El delantero del Sanra es el Pichichi del plantel con 12 dianas (Natera).

Adrián Ramos es un hombre feliz. Es dichososo fuera y dentro de los terrenos de juego y este estado permanente de bienestar se refleja en cada partido que disputa portando la elástica del San Rafael, equipo con el que se deja el alma por conseguir la victoria. El goleador, después del chicharro que marcó ante el Formentera la pasada jornada, se ha erigido como el Pichichi del plantel con 12 dianas -once lleva Salinas- y, aunque prefiere no mejorse a la hora de prometer una cifra de aquí al final, sí garantiza trabajo e implicación. Y es que el cañonero del Sanra sueña con jugar la promoción de ascenso. Sabe Ramos que, pese a que el grupo está a tres puntos del play-off cuando faltan sólo 8 jornadas, alcanzar los puestos nobles es complicado, pero como él mismo subraya “la esperanza es lo último que se pierde”.
“Nosotros afrontamos cada encuentro con la intención se sumar los tres puntos y la liguilla la jugaremos si al final estamos entre los cuatro primeros, aunque he de decir que no es nuestro objetivo”, añade el delantero, que afronta este curso su cuarta temporada en el coliseo blue.
El colectivo rafeler, de la mano de Vicente Román, está firmando en la 2012-2013 un ejercicio brillante. Las cosas no salieron al principio, pero cuando el final está a la vuelta de la esquina, el equipo está en disposición de promocionar y sacarse la espinita de la precedente sesión. Preguntado por cuál San Rafael es mejor, Adrián Ramos no lo duda y responde: “La verdad es que tanto el año pasado como éste hemos sido un buen grupo, pero me quedo con el San Rafael de esta temporada, que es la mejor de las cuatro que lllevo aquí”.
El ariete, mientras tanto, quiere seguir disfrutando del fútbol y ayudar con sus goles a una plantilla en la que “confía cien por cien” para hacerla grande y respetada en el arichipiélago balear.

Adrián Ramos: “Me quedo con el San Rafael de esta temporada”

El delantero del Sanra es el Pichichi del plantel con 12 dianas (Natera).

Adrián Ramos es un hombre feliz. Es dichososo fuera y dentro de los terrenos de juego y este estado permanente de bienestar se refleja en cada partido que disputa portando la elástica del San Rafael, equipo con el que se deja el alma por conseguir la victoria. El goleador, después del chicharro que marcó ante el Formentera la pasada jornada, se ha erigido como el Pichichi del plantel con 12 dianas -once lleva Salinas- y, aunque prefiere no mejorse a la hora de prometer una cifra de aquí al final, sí garantiza trabajo e implicación. Y es que el cañonero del Sanra sueña con jugar la promoción de ascenso. Sabe Ramos que, pese a que el grupo está a tres puntos del play-off cuando faltan sólo 8 jornadas, alcanzar los puestos nobles es complicado, pero como él mismo subraya "la esperanza es lo último que se pierde".
"Nosotros afrontamos cada encuentro con la intención se sumar los tres puntos y la liguilla la jugaremos si al final estamos entre los cuatro primeros, aunque he de decir que no es nuestro objetivo", añade el delantero, que afronta este curso su cuarta temporada en el coliseo blue.
El colectivo rafeler, de la mano de Vicente Román, está firmando en la 2012-2013 un ejercicio brillante. Las cosas no salieron al principio, pero cuando el final está a la vuelta de la esquina, el equipo está en disposición de promocionar y sacarse la espinita de la precedente sesión. Preguntado por cuál San Rafael es mejor, Adrián Ramos no lo duda y responde: "La verdad es que tanto el año pasado como éste hemos sido un buen grupo, pero me quedo con el San Rafael de esta temporada, que es la mejor de las cuatro que lllevo aquí".
El ariete, mientras tanto, quiere seguir disfrutando del fútbol y ayudar con sus goles a una plantilla en la que "confía cien por cien" para hacerla grande y respetada en el arichipiélago balear.

No hay comentarios

Dejar respuesta