El jugador del Formentera, con su hija en brazos, saluda a un rival antes de un partido.
El jugador del Formentera, con su hija en brazos, saluda a un rival antes de un partido.

Francisco Natera El fútbol es un deporte bipolar. Como jugador, puedes sentirte con la autoestima por las nubes o todo lo contrario, con la moral por lo suelos. Y el formenterense Armando, después de vivir durante su carrera la cara más amable del balompié, está sufriendo en estos momentos su aspecto más frustrante y cruel. El entrenador Luis Elcacho no cuenta con él y el mediocentro senegalés acumula ya ocho jornadas sin ver su nombre en ninguna convocatoria. Algo realmente desesperante para un futbolista que lo ha jugado todo desde siempre.

Armando, uno de los jugadores top del equipo formenterense desde que desembarcó en la isla de la mano de Miguel Ángel Ruiz, jugó su último partido como titular en la jornada 24, el pasado 8 de febrero. Fue en el campo del Atlético Rafal y el cuadro rojinegro venció 0-2. Al centrocamista, sin saberlo, le deparaba un futuro gris desde entonces. En la fecha siguiente, el 15 de febrero y frente al Campos, Elcacho decidió sentar a Armando. El grupo ganó 2-0 y el pivote defensivo tuvo que celebrar la victoria desde el banco.

El futbolista africano, después, ya no ha vuelto a ir convocado. “La verdad es que no me gusta nada mi situación, pero el míster no cuenta conmigo y tengo que respetarlo. No me queda otra”, asegura un Armando que, preguntado por si sabe por qué no entra en las listas del míster ilerdense responde: “Pues imagino que será por decisión técnica porque lo cierto es que yo me encuentro muy bien y estoy entrenando como siempre. Soy el mismo Armando”, afirma.

El mediocentro explica que al principio fue muy duro afrontar su nueva realidad en el Formentera. “Lo he pasado bastante mal, sobre todo durante los primeros partidos, pero ya me he hecho a la idea y ahora lo llevo algo mejor. Está claro que uno lo que quiere es jugar, pero ahora me ha tocado vivir esto, así que lo único que puede hacer es seguir entrenando duro y estar preparado para cuando el entrenador decida contar conmigo”, indica el jugador.

Pero la situación de Armando, no obstante, está haciendo mella en su confianza y ganas de jugar al fútbol. Hasta el punto que ha pensado seriamente en colgar las botas cuando acabe la temporada. “He pensado en dejarlo; de hecho quiero dejarlo. Mi idea es no empezar la temporada que viene y desconectar un poco porque este año lo he pasado muy mal”, se sincera el centrocampista, que añade: “Acabaré la campaña con el equipo porque me comprometí a ello en su día. Y seguiré hasta el final dándolo todo y entregado al proyecto, pero necesito despejarme y comprobar hasta qué punto el fútbol es tan importante en mi vida”.

Armando, de todos modos, no está solo en estos duros momentos. Cuenta con el apoyo de su familia y de sus amigos. “Agradezco mucho el calor que estoy recibiendo de mi gente. Ellos me dicen que no deje el fútbol, que como mucho esté tres meses sin jugar para tomar oxígeno y demás, pero no lo veo claro”, sostiene el senegalés, quien, tiene en su casa a las dos fans más incondicionales: su mujer y su pequeña hija, el verdadero motor de su vida. “Mis reinas están a muerte conmigo y gracias a ellas sobrellevo todo esto con mejor ánimo”, concluye.

Armando: “Quiero dejar el fútbol”

El jugador del Formentera, con su hija en brazos, saluda a un rival antes de un partido.
El jugador del Formentera, con su hija en brazos, saluda a un rival antes de un partido.
Francisco Natera El fútbol es un deporte bipolar. Como jugador, puedes sentirte con la autoestima por las nubes o todo lo contrario, con la moral por lo suelos. Y el formenterense Armando, después de vivir durante su carrera la cara más amable del balompié, está sufriendo en estos momentos su aspecto más frustrante y cruel. El entrenador Luis Elcacho no cuenta con él y el mediocentro senegalés acumula ya ocho jornadas sin ver su nombre en ninguna convocatoria. Algo realmente desesperante para un futbolista que lo ha jugado todo desde siempre.Armando, uno de los jugadores top del equipo formenterense desde que desembarcó en la isla de la mano de Miguel Ángel Ruiz, jugó su último partido como titular en la jornada 24, el pasado 8 de febrero. Fue en el campo del Atlético Rafal y el cuadro rojinegro venció 0-2. Al centrocamista, sin saberlo, le deparaba un futuro gris desde entonces. En la fecha siguiente, el 15 de febrero y frente al Campos, Elcacho decidió sentar a Armando. El grupo ganó 2-0 y el pivote defensivo tuvo que celebrar la victoria desde el banco.El futbolista africano, después, ya no ha vuelto a ir convocado. "La verdad es que no me gusta nada mi situación, pero el míster no cuenta conmigo y tengo que respetarlo. No me queda otra", asegura un Armando que, preguntado por si sabe por qué no entra en las listas del míster ilerdense responde: "Pues imagino que será por decisión técnica porque lo cierto es que yo me encuentro muy bien y estoy entrenando como siempre. Soy el mismo Armando", afirma.El mediocentro explica que al principio fue muy duro afrontar su nueva realidad en el Formentera. "Lo he pasado bastante mal, sobre todo durante los primeros partidos, pero ya me he hecho a la idea y ahora lo llevo algo mejor. Está claro que uno lo que quiere es jugar, pero ahora me ha tocado vivir esto, así que lo único que puede hacer es seguir entrenando duro y estar preparado para cuando el entrenador decida contar conmigo", indica el jugador.Pero la situación de Armando, no obstante, está haciendo mella en su confianza y ganas de jugar al fútbol. Hasta el punto que ha pensado seriamente en colgar las botas cuando acabe la temporada. "He pensado en dejarlo; de hecho quiero dejarlo. Mi idea es no empezar la temporada que viene y desconectar un poco porque este año lo he pasado muy mal", se sincera el centrocampista, que añade: "Acabaré la campaña con el equipo porque me comprometí a ello en su día. Y seguiré hasta el final dándolo todo y entregado al proyecto, pero necesito despejarme y comprobar hasta qué punto el fútbol es tan importante en mi vida".Armando, de todos modos, no está solo en estos duros momentos. Cuenta con el apoyo de su familia y de sus amigos. "Agradezco mucho el calor que estoy recibiendo de mi gente. Ellos me dicen que no deje el fútbol, que como mucho esté tres meses sin jugar para tomar oxígeno y demás, pero no lo veo claro", sostiene el senegalés, quien, tiene en su casa a las dos fans más incondicionales: su mujer y su pequeña hija, el verdadero motor de su vida. "Mis reinas están a muerte conmigo y gracias a ellas sobrellevo todo esto con mejor ánimo", concluye.

9 Comentarios

  1. PUES POR SANTA EULALIA SE DEBEN ESTAR FROTANDO LAS MANOS …..eres un grande armando, en la isla ya sabemos porque el mister no te tiene en cuenta.. (puro orgullo)lo demas que declare es puro bla-bla…..¡¡¡¡ tu sigue hechandole dos cojones como siempre ……

  2. Que me suena esta historia !!!
    A Titi le hizo algo parecido… Pero bueno, Luis puede hacer lo que quiera en Formentera.
    Sin que nadie tenga cojones de reprocharle .
    Dentro de unos años veo a Luis elcacho alcalde de Formentera..jajajaja

  3. Lastima… Animo y acabar la temporada a tope. Haber si tendran que tirar de ti en el play off, donde hay que meterle mas cojones aun.

    Luis alcalde? Ja ja ja. Este se va de aqui cuando no se pueda exprimir mas el club. Haber q legado nos deja.

  4. No es chaquetero ni mucho menos, hay que ver todo en esta vida nada es blanco ni nada es negro. Mi nick ya viene de cuando se iban sus figuras por “motivos personales”

  5. Pep no te enteras de nada, pero no te preocupes eso les pasa a muchos hablan sin saber. Si la mitad supieran lo que pasa muchos estarian callados.

Dejar respuesta