El central del Formentera ultima su puesta a punto después de cuatro meses recuperándonse de una lesión.
El central del Formentera ultima su puesta a punto después de cuatro meses recuperándonse de una lesión (Foto: KCC Photography).

Paco Natera Con la llegada del nuevo año, al jugador del Formentera Ayala se le abre de par en par una venta de esperanza después cuatro meses en el dique seco por mor de la lesión de rodilla que sufrió en el partido de Copa en el campo del Alcoyano. El defensa, que se operó el pasado 2 de octubre, ve cada vez más cerca la luz al final del túnel y, si todo va bien, en unas cuatro semanas podría reaparecer en partido oficial. El central cuenta ya los días que le quedan para volver a disfrutar del fútbol. “Tengo ya unas ganas locas”, exclama el andaluz, que ya ha comenzado a entrenar con sus compañeros y a tocar balón. “Me encuentro muy bien, aunque todavía me falta algo de confianza, sobre todo al saltar”, comenta.

Las sensaciones de Ayala son muy positivas después del infierno por el que ha tenido que pasar. “La verdad es que he pasado todo un calvario, pero al menos estoy saliendo de la lesión antes de lo normal. Según los especialistas, con lo que me ha pasado a mí podría haber estado de baja mucho más tiempo”, indica el defensor, que padeció una rotura del cóndilo de la rótula en su rodilla izquierda. “Me han tenido que extirpar todo el cartílago y ahora tengo que adaptarme poco a poco”, afirma el formenterense. “De momento, todo va viento en popa, lo cual es muy buena señal”, reitera.

Durante el periodo de convalecencia, Ayala no ha estado solo. Compañeros, directivos y cuerpo técnico se han volcado con el jugador, apoyo que quiere agradecer públicamente. “Han estado pendiente de mí cada día y me han ayudado en todo”, asegura el defensor, que también ha tenido el calor de su gente. “Mi familia y mi pareja también se han volcado”, añade el futbolista, que también tiene palabras de agradecimiento hacia Gerard Garcés, el preparador físico del equipo. “Ha sido mis pies y mis manos durante todo este tiempo, por lo que le doy mil gracias”, resalta el futbolista, que tiene muy claro una cosa: “Volveré a competir a mi mejor nivel”.

Ayala: “Volveré a competir a mi mejor nivel”

El central del Formentera ultima su puesta a punto después de cuatro meses recuperándonse de una lesión.
El central del Formentera ultima su puesta a punto después de cuatro meses recuperándonse de una lesión (Foto: KCC Photography).
Paco Natera Con la llegada del nuevo año, al jugador del Formentera Ayala se le abre de par en par una venta de esperanza después cuatro meses en el dique seco por mor de la lesión de rodilla que sufrió en el partido de Copa en el campo del Alcoyano. El defensa, que se operó el pasado 2 de octubre, ve cada vez más cerca la luz al final del túnel y, si todo va bien, en unas cuatro semanas podría reaparecer en partido oficial. El central cuenta ya los días que le quedan para volver a disfrutar del fútbol. "Tengo ya unas ganas locas", exclama el andaluz, que ya ha comenzado a entrenar con sus compañeros y a tocar balón. "Me encuentro muy bien, aunque todavía me falta algo de confianza, sobre todo al saltar", comenta. Las sensaciones de Ayala son muy positivas después del infierno por el que ha tenido que pasar. "La verdad es que he pasado todo un calvario, pero al menos estoy saliendo de la lesión antes de lo normal. Según los especialistas, con lo que me ha pasado a mí podría haber estado de baja mucho más tiempo", indica el defensor, que padeció una rotura del cóndilo de la rótula en su rodilla izquierda. "Me han tenido que extirpar todo el cartílago y ahora tengo que adaptarme poco a poco", afirma el formenterense. "De momento, todo va viento en popa, lo cual es muy buena señal", reitera. Durante el periodo de convalecencia, Ayala no ha estado solo. Compañeros, directivos y cuerpo técnico se han volcado con el jugador, apoyo que quiere agradecer públicamente. "Han estado pendiente de mí cada día y me han ayudado en todo", asegura el defensor, que también ha tenido el calor de su gente. "Mi familia y mi pareja también se han volcado", añade el futbolista, que también tiene palabras de agradecimiento hacia Gerard Garcés, el preparador físico del equipo. "Ha sido mis pies y mis manos durante todo este tiempo, por lo que le doy mil gracias", resalta el futbolista, que tiene muy claro una cosa: "Volveré a competir a mi mejor nivel".

No hay comentarios

Dejar respuesta