No hay tiempo que perder. El entrenador del San Rafael, Buti, se encuentra desde ya inmerso de lleno en la planificación del que será su exclusivo proyecto deportivo para la temporada 2018-2019. El estratega de Villarreal, que echa mañana el telón al campeonato liguero en el terreno de juego del Llosetense, ya tiene el visto bueno de los dirigentes del club para diseñar la nueva plantilla blue una vez salvada la categoría, aunque el potencial de la misma está supeditada, lógicamente, al presupuesto que se logre cerrar durante los próximos días. En este sentido, la directiva que encabeza Paco Bonet tiene que mantener aún una serie de reuniones con sus principales patrocinadores para saber si el curso próximo apoyarán en lo económico a la entidad y cuánto dinero están dispuestos a poner encima de la mesa.

“Seguiré el año que viene al frente del equipo y ya estoy trabajando en la confección del plantel, aunque aún no sé exactamente con cuánto presupuesto podré contar porque el club aún está tratando de cerrar acuerdos con algunos sponsors”, ha señalado Buti, que querría contar con la mayor parte del equipo de la campaña que finaliza este fin de semana. “A mí me gustaría disponer de todos los futbolistas posibles, pero sin saber con cuánto dinero podremos contar es complicado saberlo. Yo tengo una idea, pero veremos a ver qué pasa”, agrega el preparador, que ya tiene en mente algunos posibles refuerzos de jugadores de la isla que podrían ser interesantes para su estrategia deportiva. Sea como fuere, Buti, a expensas del parné que le darán los rectores para construir el nuevo San Rafael, tiene muy claro que hará un equipo competitivo que vuelva a ilusionar a la afición.

Buti no pierde tiempo

No hay tiempo que perder. El entrenador del San Rafael, Buti, se encuentra desde ya inmerso de lleno en la planificación del que será su exclusivo proyecto deportivo para la temporada 2018-2019. El estratega de Villarreal, que echa mañana el telón al campeonato liguero en el terreno de juego del Llosetense, ya tiene el visto bueno de los dirigentes del club para diseñar la nueva plantilla blue una vez salvada la categoría, aunque el potencial de la misma está supeditada, lógicamente, al presupuesto que se logre cerrar durante los próximos días. En este sentido, la directiva que encabeza Paco Bonet tiene que mantener aún una serie de reuniones con sus principales patrocinadores para saber si el curso próximo apoyarán en lo económico a la entidad y cuánto dinero están dispuestos a poner encima de la mesa. "Seguiré el año que viene al frente del equipo y ya estoy trabajando en la confección del plantel, aunque aún no sé exactamente con cuánto presupuesto podré contar porque el club aún está tratando de cerrar acuerdos con algunos sponsors", ha señalado Buti, que querría contar con la mayor parte del equipo de la campaña que finaliza este fin de semana. "A mí me gustaría disponer de todos los futbolistas posibles, pero sin saber con cuánto dinero podremos contar es complicado saberlo. Yo tengo una idea, pero veremos a ver qué pasa", agrega el preparador, que ya tiene en mente algunos posibles refuerzos de jugadores de la isla que podrían ser interesantes para su estrategia deportiva. Sea como fuere, Buti, a expensas del parné que le darán los rectores para construir el nuevo San Rafael, tiene muy claro que hará un equipo competitivo que vuelva a ilusionar a la afición.

No hay comentarios

Dejar respuesta