El Luchador no ha sumado punto alguno en la Regional Preferente (Foto: Francisco Natera).
El Luchador no ha sumado punto alguno en la Regional Preferente (Foto: Francisco Natera).

Francisco Natera. El arbitraje de Roberto Couñago en el Ciudad de Ibiza VS Luchador (1-0) no gustó nada en la expedición verdiblanca. El colegiado, a juicio del segundo entrenador del equipo sanantoniense, Diego Ribas, se cebó con su equipo, mostrando todo un carrusel de cartulinas amarillas, además de expulsar a Jonathan y a Emilio, encargado de material. “Parece que el árbitro ha venido a cargarse al Luchador. No sé si es de manera premeditada, pero llevamos ya dos partidos seguidos viendo cosas muy raras”, denuncia el preparador.

Ribas recuerda, asimismo, que Couñago no quiso señalar una pena máxima de libro en el primer tiempo, cuando el resultado era 0-0. “No ha pitado un penalti claro a nuestro favor”, apunta el segundo de a bordo del Luchador, que prosigue: “Y terminamos el partido con un expulsado y con un montón de tarjetas por hablar, mientras que el rival no vio ninguna. Todos conocemos al Ciudad de Ibiza. ¿Acaso ellos no protestan?”.

Pero el entrenador fue más lejos y no dudó en cambiar su modo de actuar en el banquillo para comprobar si así el trío arbitral respeta más al Luchador. “A partir de ahora, en lugar de ir a buenas voy a amenazarles; a ver si así funciona porque parece que contra nosotros vale todo. Las expulsiones han sido de chiste”, señala, indignado, Ribas.

El míster cuenta, por ejemplo, cómo expulsó Couñago a Emilio. “Le ha echado por ponerse bien los pantalones. El árbitro le dijo que no podía levantarse y el encargado del material le respondió que no había hecho nada. Seguidamente, el colegiado le dijo que no le discutiera y que estaba amonestado, así que tenía que salir del campo, que estaba expulsado. Emilio no había hecho nada”, indica Ribas, que añade: “Si eso no es premeditación no lo entiendo”.

La próxima jornada, el Luchador se enfrenta al Portmany y en las filas verdiblancas ya no se fían ni un pelo de la labor del colegiado que vaya a pitar el partido. “A ver a quién nos ponen; espero que pite un colegiado de categoría superior y que no pongan niños de auxiliares”, concluye un Diego Ribas que está muy harto de los arbitrajes que está sufriendo su equipo, que sigue sin puntuar cuando se han consumido ya cuatro jornadas de la Regional Preferente.

Diego Ribas: “A partir de ahora, en lugar de ir a buenas, voy a amenazar al árbitro”

El Luchador no ha sumado punto alguno en la Regional Preferente (Foto: Francisco Natera).
El Luchador no ha sumado punto alguno en la Regional Preferente (Foto: Francisco Natera).
Francisco Natera. El arbitraje de Roberto Couñago en el Ciudad de Ibiza VS Luchador (1-0) no gustó nada en la expedición verdiblanca. El colegiado, a juicio del segundo entrenador del equipo sanantoniense, Diego Ribas, se cebó con su equipo, mostrando todo un carrusel de cartulinas amarillas, además de expulsar a Jonathan y a Emilio, encargado de material. "Parece que el árbitro ha venido a cargarse al Luchador. No sé si es de manera premeditada, pero llevamos ya dos partidos seguidos viendo cosas muy raras", denuncia el preparador. Ribas recuerda, asimismo, que Couñago no quiso señalar una pena máxima de libro en el primer tiempo, cuando el resultado era 0-0. "No ha pitado un penalti claro a nuestro favor", apunta el segundo de a bordo del Luchador, que prosigue: "Y terminamos el partido con un expulsado y con un montón de tarjetas por hablar, mientras que el rival no vio ninguna. Todos conocemos al Ciudad de Ibiza. ¿Acaso ellos no protestan?". Pero el entrenador fue más lejos y no dudó en cambiar su modo de actuar en el banquillo para comprobar si así el trío arbitral respeta más al Luchador. "A partir de ahora, en lugar de ir a buenas voy a amenazarles; a ver si así funciona porque parece que contra nosotros vale todo. Las expulsiones han sido de chiste", señala, indignado, Ribas. El míster cuenta, por ejemplo, cómo expulsó Couñago a Emilio. "Le ha echado por ponerse bien los pantalones. El árbitro le dijo que no podía levantarse y el encargado del material le respondió que no había hecho nada. Seguidamente, el colegiado le dijo que no le discutiera y que estaba amonestado, así que tenía que salir del campo, que estaba expulsado. Emilio no había hecho nada", indica Ribas, que añade: "Si eso no es premeditación no lo entiendo". La próxima jornada, el Luchador se enfrenta al Portmany y en las filas verdiblancas ya no se fían ni un pelo de la labor del colegiado que vaya a pitar el partido. "A ver a quién nos ponen; espero que pite un colegiado de categoría superior y que no pongan niños de auxiliares", concluye un Diego Ribas que está muy harto de los arbitrajes que está sufriendo su equipo, que sigue sin puntuar cuando se han consumido ya cuatro jornadas de la Regional Preferente.

3 Comentarios

  1. Ayer estuve viendo el partido y en muchas de las cosas tienes razon pero en otras no. Vuestro portero cometio un penalti agarrando al delantero contrario ,y en el segundo penalti que si que se pito el portero debio ser expulsado x segunda amarilla. En el anterior partido contra el puig no hubo nada raro

  2. A llorar a la iglesia!!! Ya sabemos todos la credibilidad y las “buenas formas” de Juanma mulio y diego. Ahora resultara que tenéis 0 puntos por un complot! JAJAJA lo que tenéis que hacer es reconocer que el ciudad de ibiza os dio un baño de principio a fin y hacer autocrítica.

Dejar respuesta