Armando, segundo por la derecha de los jugadores de pie.
Armando, segundo por la derecha de los jugadores de pie.

David Alba Armando se fue del Formentera el año pasado, siendo su marcha un auténtico palo para el senegalés. Tras cinco excelentes años en el club de la pitiusa menor, se despedía por la puerta trasera. La desilusión fue tan grande que contempló seriamente la retirada. “Quiero ver si el fútbol es importante para mí”, dijo hace solo unos meses a Fútbol Pitiuso.

Tras un verano de auténtica locura de la regional ibicenca, en la que estuvo a punto de fichar por el desaparecido Sant Jordi, el centrocampista recaló en el Ciudad de Ibiza junto a un grupo de jugadores que han hecho saltar la banca de la Liga Interpueblos (al menos en estas primeras tres jornadas). El City es un tirano que ha destruido a todos los equipos con los que se ha enfrentado hasta la fecha.

Adrián y Álvaro ponen los goles, pero sin el trabajo de Armando, Lolo y compañía todo sería más complicado. El entrenador Ibon Begoña ha creado un equipo al que será muy complicado arrebatar la primera plaza de la competición doméstica y ha conseguido, por otra parte, retornar la ilusión perdida al futbolista de origen africano. “Me ha devuelto las ganas de jugar al fútbol”, destaca el jugador, que asegura que le hacen sentir “muy importante”. Y esto último, evidentemente, se nota en la cancha. “Ibon es una persona que habla claro”, explica.

Armando, eso sí, considera que antes de pensar en el ascenso a Tercera División, el equipo debe concentrarse en acabar entre los seis primeros puestos, los que dan acceso a disputar la Preferente. “Y si luego la ganamos podremos hablar de subir”, destaca el pivote, que apela al “partido a partido” para conseguir el éxito final. Y necesitará mucho el Ciudad de Ibiza de la experiencia de Armando tanto para compensar al equipo en el centro del campo como para aplacar la euforia de un conjunto llamado a ganar con solvencia la competición.

El Ciudad de Ibiza hace feliz a Armando

Armando, segundo por la derecha de los jugadores de pie.
Armando, segundo por la derecha de los jugadores de pie.
David Alba Armando se fue del Formentera el año pasado, siendo su marcha un auténtico palo para el senegalés. Tras cinco excelentes años en el club de la pitiusa menor, se despedía por la puerta trasera. La desilusión fue tan grande que contempló seriamente la retirada. "Quiero ver si el fútbol es importante para mí", dijo hace solo unos meses a Fútbol Pitiuso. Tras un verano de auténtica locura de la regional ibicenca, en la que estuvo a punto de fichar por el desaparecido Sant Jordi, el centrocampista recaló en el Ciudad de Ibiza junto a un grupo de jugadores que han hecho saltar la banca de la Liga Interpueblos (al menos en estas primeras tres jornadas). El City es un tirano que ha destruido a todos los equipos con los que se ha enfrentado hasta la fecha. Adrián y Álvaro ponen los goles, pero sin el trabajo de Armando, Lolo y compañía todo sería más complicado. El entrenador Ibon Begoña ha creado un equipo al que será muy complicado arrebatar la primera plaza de la competición doméstica y ha conseguido, por otra parte, retornar la ilusión perdida al futbolista de origen africano. "Me ha devuelto las ganas de jugar al fútbol", destaca el jugador, que asegura que le hacen sentir "muy importante". Y esto último, evidentemente, se nota en la cancha. "Ibon es una persona que habla claro", explica. Armando, eso sí, considera que antes de pensar en el ascenso a Tercera División, el equipo debe concentrarse en acabar entre los seis primeros puestos, los que dan acceso a disputar la Preferente. "Y si luego la ganamos podremos hablar de subir", destaca el pivote, que apela al "partido a partido" para conseguir el éxito final. Y necesitará mucho el Ciudad de Ibiza de la experiencia de Armando tanto para compensar al equipo en el centro del campo como para aplacar la euforia de un conjunto llamado a ganar con solvencia la competición.

3 Comentarios

Dejar respuesta