El gol de Álex Romero

0
1057

Que el partido de ayer, el que enfrentó al Portmany y al Inter Ibiza en San Antonio, prometía emociones fuertes ningún aficionado al fútbol doméstico lo ponía en duda. Pero lo que pocos imaginaban es que saltasen chispas, muchas, en el terreno de juego, donde se vivió un choque bronco y de alta tensión.

Hubo de todo: expectación en la grada, con buena asistencia de espectadores e intensidad, demasiada, sobre la hierba, con un equipo, el Portmany, que defendía el liderato y otra escuadra, el Inter, que apuraba sus últimos cartuchos en su pelea por meterse en la pelea por el título. Con tanto en juego, era de esperar que se librara un fútbol de combate y músculo recio.

Cinco goles, tres penaltis (dos a favor del equipo local y uno para el visitante), todo un rosario de cartulinas amarillas (8 para los portmanyistas y 4 para los intersitas) y cinco expulsados es el bagaje de un partido tenso donde el colegiado, Antonio Firvida, para nada tuvo una tarde placentera.

Tomás Rojo, del Portmany, vio la segunda amonestación en el tiempo añadido, mientras que el futbolista gualdiazul Enzo tomó el camino de la ducha en el 18 tras ver roja directa. También fue expulsado el jugador del Inter Lautaro, por doble amonestación en el 58, dejando a su equipo más de media hora con clara desventaja. En el descuento, con la situación muy caliente, sufrió expulsión directa Matías Vilvaldo y ya con el partido acabado el trencilla mostró la roja a Sebastián. Los de Fourcade acabaron el duelo con 9 futbolistas.

En cuanto al juego, fue el Inter el que se adelantó en el marcador gracias a un penalti que transformó Caio en el minuto 38. Los intersitas, con un jugador menos, hicieron lo más difícil, batir a un Portmany atascado de cara a portería. Pero la alegría del conjunto de Can Cantó duró muy poco, ya que el cuadro local igualó el marcador a las puertas del intermedio merced a otra pena maxima que materializó en gol Toni Ramírez en el 45. Pese al jarro de agua fría, el Inter no se vino abajo y nada más empezar la segunda mitad estableció el 1-2 gracias a un tanto de Julián Telechea en el 47. Éxtasis entre la afición gualdiazul que se desplazó a San Antonio para dar calor a su equipo.

Aunque el Portmany no decayó y se encargó de aguar la fiesta de los hinchas del Inter y del plantel de Carlos Fourcade enseguida. No habían pasado ni seis minutos del jolgorio intersita cuando el árbitro señaló otro penalti, el tercero del encuentro, a favor de los de Carlos Marí. Robertito no falló en el 53 y metió a los suyos en la pelea por los tres puntos ante el delirio de los seguidores portmanyistas, que empezaban a soñar con la victoria tras lo muy cuesta arriba que se puso el duelo para el bloque rojillo.

Las espadas estaban en todo lo alto, con dos equipos que buscaban dar el golpe definitivo, aunque con el Inter mermado por la expulsión de Enzo en la primera parte. Los de Carlos Fourcade, ya con dos hombres menos, tiraron de casta y raza para noquear a su oponente, pero no hayó el camino del gol. Todo lo contrario que el Portmany, que sí vio la red gracias a Álex Romero en el 75. El delantero desató la locura en la grada y dio una peleada y reñida victoria a su equipo, que sigue en lo más alto de la tabla y que se jugará el título de la Regional Preferente la próxima jornada, en Can Misses ante el Ciudad de Ibiza, al que le separa dos puntos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.