Tras el varapalo de Buñol (donde el Ibiza cayó eliminado de la final del playoff en los penaltis), el sueño de la Segunda B puede hacerse realidad para el Ibiza si prospera la reclamación que han presentado esta misma mañana en la Federación Española los responsables del club celeste, en la que solicitan la plaza que deja el desaparecido Lorca, noticia que ha adelantado el periodista de IB3 Raúl Medrano. Además de la entidad presidida por Amadeo Salvo, clubes como el Yeclano, Mérida o Plasencia también optan a ocupar un lugar en el fútbol de bronce, pero los de Can Misses sostienen que la plaza les correspondería a ellos, acogiéndose al artículo 197.2 del reglamento general de la RFEF.

“Si un equipo ya adscrito de antes a una división o categoría por haberla mantenido en razón a la puntuación obtenida en el campeonato anterior, renunciase a participar en el próximo, se le incorporará a la inmediatamente inferior y, de producirse idéntica renuncia a participar en ella, a la siguiente, y así sucesivamente. En el supuesto de que finalmente participase en alguna, no podrá ascender a la superior hasta transcurrida una temporada. La RFEF determinará la vacante o vacantes en las respectivas división o divisiones en que se produzcan con sujeción a los principios generales contenidos en el ordenamiento deportivo, que no son otros sino el mejor derecho del equipo de la categoría inferior que con mayor puntuación no hubiere obtenido el ascenso y, en su caso, el de territorialidad”, dice la normativa.

Fuentes del Ibiza consultadas por Fútbol Pitiuso explican que el principio de territorialidad no es relevante en este supuesto, por lo que se agarran, para lograr el puesto que deja libre el club murciano, a la vía deportiva, que les llevó a quedar eliminados por el Levante B en la tercera y última ronda del playoff de ascenso a Segunda B en los penaltis. De todos los equipos que llegaron a la final de la pasada liguilla (Socuéllamos, Villarrobledo, San Fernando, Cádiz B, Orihuela, Yeclano, Compostela y Portugalete), el conjunto unionista es el que mejor puntuación registra (un total de 101, con 88 en Liga y 13 en playoff) y, además, es el único adversario que fue apeado en la tanda de penaltis. No obstante, la temporada pasada la Peña ascendió a Segunda B en los despachos, ocupando la plaza del Mallorca B, atendiéndose en este caso a la vía de la territorialidad. Eso sí, los unionistas tendrían que competir en el Grupo 4, circunstancia que para nada importa.

Hace unas horas, la abogada en derecho deportivo Ornella D. Bellia ha comentado en su cuenta oficial de Twitter lo siguiente: “Como abogada especializada en derecho deportivo me parece muy claro lo que dicta el Reglamento de la  Real Federación Española de Fútbol. La UD Ibiza es el club que habiendo participado en la fase de ascenso a Segunda B, haya llegado a la eliminatoria más alta y no haya obtenido el ascenso”. Así pues, el club que preside Amadeo Salvo podría tener muchas opciones de competir la temporada que viene en el fútbol de bronce, aunque la decisión final la tendrá el ente federativo. Mientras tanto, tanto el club ibicenco como su afición no pierden la esperanza de poder cumplir con el objetivo marcado, aunque sea finalmente en los despachos.

El Ibiza podría jugar en Segunda B

Tras el varapalo de Buñol (donde el Ibiza cayó eliminado de la final del playoff en los penaltis), el sueño de la Segunda B puede hacerse realidad para el Ibiza si prospera la reclamación que han presentado esta misma mañana en la Federación Española los responsables del club celeste, en la que solicitan la plaza que deja el desaparecido Lorca, noticia que ha adelantado el periodista de IB3 Raúl Medrano. Además de la entidad presidida por Amadeo Salvo, clubes como el Yeclano, Mérida o Plasencia también optan a ocupar un lugar en el fútbol de bronce, pero los de Can Misses sostienen que la plaza les correspondería a ellos, acogiéndose al artículo 197.2 del reglamento general de la RFEF. "Si un equipo ya adscrito de antes a una división o categoría por haberla mantenido en razón a la puntuación obtenida en el campeonato anterior, renunciase a participar en el próximo, se le incorporará a la inmediatamente inferior y, de producirse idéntica renuncia a participar en ella, a la siguiente, y así sucesivamente. En el supuesto de que finalmente participase en alguna, no podrá ascender a la superior hasta transcurrida una temporada. La RFEF determinará la vacante o vacantes en las respectivas división o divisiones en que se produzcan con sujeción a los principios generales contenidos en el ordenamiento deportivo, que no son otros sino el mejor derecho del equipo de la categoría inferior que con mayor puntuación no hubiere obtenido el ascenso y, en su caso, el de territorialidad", dice la normativa. Fuentes del Ibiza consultadas por Fútbol Pitiuso explican que el principio de territorialidad no es relevante en este supuesto, por lo que se agarran, para lograr el puesto que deja libre el club murciano, a la vía deportiva, que les llevó a quedar eliminados por el Levante B en la tercera y última ronda del playoff de ascenso a Segunda B en los penaltis. De todos los equipos que llegaron a la final de la pasada liguilla (Socuéllamos, Villarrobledo, San Fernando, Cádiz B, Orihuela, Yeclano, Compostela y Portugalete), el conjunto unionista es el que mejor puntuación registra (un total de 101, con 88 en Liga y 13 en playoff) y, además, es el único adversario que fue apeado en la tanda de penaltis. No obstante, la temporada pasada la Peña ascendió a Segunda B en los despachos, ocupando la plaza del Mallorca B, atendiéndose en este caso a la vía de la territorialidad. Eso sí, los unionistas tendrían que competir en el Grupo 4, circunstancia que para nada importa. Hace unas horas, la abogada en derecho deportivo Ornella D. Bellia ha comentado en su cuenta oficial de Twitter lo siguiente: "Como abogada especializada en derecho deportivo me parece muy claro lo que dicta el Reglamento de la  Real Federación Española de Fútbol. La UD Ibiza es el club que habiendo participado en la fase de ascenso a Segunda B, haya llegado a la eliminatoria más alta y no haya obtenido el ascenso". Así pues, el club que preside Amadeo Salvo podría tener muchas opciones de competir la temporada que viene en el fútbol de bronce, aunque la decisión final la tendrá el ente federativo. Mientras tanto, tanto el club ibicenco como su afición no pierden la esperanza de poder cumplir con el objetivo marcado, aunque sea finalmente en los despachos.

1 Comentario

Dejar respuesta