David Cárdenas, capitán del equipo verdiblanco.
David Cárdenas, capitán del equipo verdiblanco.

Paco Natera Ha perdido los últimos nueve encuentros de Liga y tan sólo ha sumado cuatro puntos, mas el Luchador no deja de mostrar buena cara al mal tiempo que le está tocando vivir. Mucho ha llovido desde que el equipo que entrena Carlos Casanova consiguiera su único triunfo. Fue en la tercera jornada, ante la UD Ibiza (0-1). Y más tiempo ha pasado aún desde que el grupo de San Antonio arrancara su primer punto en el estreno de la competición, en casa y ante el Inter (2-2). Pero el plantel verdiblanco se ha conjurado para revertir su mala dinámica de resultados y que su afición no tenga que esperar mucho más para festejar la segunda victoria de la temporada.

Y un jugador del equipo es el reflejo de ese espíritu positivo que intenta proyectar el Luchador sobre la hierba. David Cárdenas, a sus 33 años y después de doce campañas defendiendo el escudo del club, no dudó en liderar el nuevo proyecto deportivo después de la estampida de jugadores que sufrió el equipo una vez concluido el curso pasado. El veterano mediocentro decidió descolgar las botas tras dos años sabáticos para ayudar el club en un momento tan delicado. El centrocampista, desde entonces, se ha convertido en el guía del plantel sanantoniense y en el gran motivador de un grupo que, pese a todo, cree en la reacción.

David Cárdenas asegura que la situación por la que atraviesa el Luchador se debe a varios factores. “La verdad es que se han juntado muchas casas. Para empezar, la plantilla es prácticamente nueva y sólo mantenemos cinco futbolistas de la temporada anterior. Además, por diferentes motivos, no hemos podido entrenar con regularidad el grupo al completo y hemos tenido muchas ausencias por lesiones. Aunque también tengo que decir que nuestros rivales han sido superiores a nosotros”, analiza el alma mater de un Luchador hundido en la tabla, pero con ganas de salir a flote.

El mediocentro no se da por vencido y asegura tener la receta para que el equipo empiece a remontar el vuelo. “Tenemos que seguir currando más porque, como dice nuestro míster, los demás equipos nos llevan dos meses de trabajo de adelanto. También nos hace falta un poco de suerte y cuidar un pelín más los detalles en los partidos; tenemos que estar más concentrados y evitar, en la medida de lo posible, los fallos individuales. Pero, sobre todo, la clave radica en la unidad del grupo. Tenemos que hacernos fuertes y creer en nosotros. Si pulimos estas carencias estoy convencido que saldremos de ahí abajo”, afirma.

Paco Natera Fotografía Deportiva
Paco Natera Fotografía Deportiva

Que pasen los fines de semana y el triunfo no llegue mina la moral de cualquier equipo, por muy fuerte que sea. Y el Luchador no escapa a la depresión que causa el no disfrutar del éxito deportivo. “Está claro que al cien por cien no estamos, pero el grupo tiene ganas de conseguir la victoria. En el equipo hay chavales jóvenes que pueden estar más afectados, pero los veteranos les apoyamos y les insuflamos fuerzas y buena onda. Les decimos que tenemos que seguir trabajando, que los resultados acabarán llegando tarde o temprano y que el grupo debe permanecer unido”, sostiene el capitán.

Pero no sólo David Cárdenas ejerce de líder. El entrenador, Carlos Casanova, también tira del carro, a pesar de debutar esta temporada en los banquillos de la Liga Interpueblos. El mediocentro habla maravillas del estratega. “Personalmente, apoyo su filosofía de juego. Creemos en él y en su metodología de trabajo. Lo cierto es que los jugadores intentamos ayudarle en todo lo que podemos”, aclara el mediocentro, que añade: “Su idea de fútbol es muy buena. Empezamos jugando ejerciendo una fuerte presión arriba para robar el balón y estar cerca de la portería rival, pero como los resultados no nos acompañan hemos retrasado las líneas para no arriesgar tanto atrás”.

El Luchador no se rinde. Quiere seguir peleando y afronta la segunda vuelta de la temporada con la máxima ambición y convencido de sus posiblidades. Y el papel de la afición es vital en el resurgir del equipo. “Nuestra gente nos apoya mucho, a pesar de las dificultades por las que estamos pasando. Y seguro que seguirán arrimando el hombro, así que el equipo lo va  a dar todo por nuestros hinchas”, apostilla un David Cárdenas que explica que “el Luchador intentará dar más guerra hasta el final del campeonato”. “La idea es llegar a la Primera Regional con más fuerza y ganas para intentar hacer un gran papel porque ganarla será complicado por la igualdad que hay”, concluye el capitán verdiblanco.

El Luchador no pierde la sonrisa

David Cárdenas, capitán del equipo verdiblanco.
David Cárdenas, capitán del equipo verdiblanco.
Paco Natera Ha perdido los últimos nueve encuentros de Liga y tan sólo ha sumado cuatro puntos, mas el Luchador no deja de mostrar buena cara al mal tiempo que le está tocando vivir. Mucho ha llovido desde que el equipo que entrena Carlos Casanova consiguiera su único triunfo. Fue en la tercera jornada, ante la UD Ibiza (0-1). Y más tiempo ha pasado aún desde que el grupo de San Antonio arrancara su primer punto en el estreno de la competición, en casa y ante el Inter (2-2). Pero el plantel verdiblanco se ha conjurado para revertir su mala dinámica de resultados y que su afición no tenga que esperar mucho más para festejar la segunda victoria de la temporada.Y un jugador del equipo es el reflejo de ese espíritu positivo que intenta proyectar el Luchador sobre la hierba. David Cárdenas, a sus 33 años y después de doce campañas defendiendo el escudo del club, no dudó en liderar el nuevo proyecto deportivo después de la estampida de jugadores que sufrió el equipo una vez concluido el curso pasado. El veterano mediocentro decidió descolgar las botas tras dos años sabáticos para ayudar el club en un momento tan delicado. El centrocampista, desde entonces, se ha convertido en el guía del plantel sanantoniense y en el gran motivador de un grupo que, pese a todo, cree en la reacción.David Cárdenas asegura que la situación por la que atraviesa el Luchador se debe a varios factores. "La verdad es que se han juntado muchas casas. Para empezar, la plantilla es prácticamente nueva y sólo mantenemos cinco futbolistas de la temporada anterior. Además, por diferentes motivos, no hemos podido entrenar con regularidad el grupo al completo y hemos tenido muchas ausencias por lesiones. Aunque también tengo que decir que nuestros rivales han sido superiores a nosotros", analiza el alma mater de un Luchador hundido en la tabla, pero con ganas de salir a flote.El mediocentro no se da por vencido y asegura tener la receta para que el equipo empiece a remontar el vuelo. "Tenemos que seguir currando más porque, como dice nuestro míster, los demás equipos nos llevan dos meses de trabajo de adelanto. También nos hace falta un poco de suerte y cuidar un pelín más los detalles en los partidos; tenemos que estar más concentrados y evitar, en la medida de lo posible, los fallos individuales. Pero, sobre todo, la clave radica en la unidad del grupo. Tenemos que hacernos fuertes y creer en nosotros. Si pulimos estas carencias estoy convencido que saldremos de ahí abajo", afirma.
Paco Natera Fotografía Deportiva
Paco Natera Fotografía Deportiva
Que pasen los fines de semana y el triunfo no llegue mina la moral de cualquier equipo, por muy fuerte que sea. Y el Luchador no escapa a la depresión que causa el no disfrutar del éxito deportivo. "Está claro que al cien por cien no estamos, pero el grupo tiene ganas de conseguir la victoria. En el equipo hay chavales jóvenes que pueden estar más afectados, pero los veteranos les apoyamos y les insuflamos fuerzas y buena onda. Les decimos que tenemos que seguir trabajando, que los resultados acabarán llegando tarde o temprano y que el grupo debe permanecer unido", sostiene el capitán.Pero no sólo David Cárdenas ejerce de líder. El entrenador, Carlos Casanova, también tira del carro, a pesar de debutar esta temporada en los banquillos de la Liga Interpueblos. El mediocentro habla maravillas del estratega. "Personalmente, apoyo su filosofía de juego. Creemos en él y en su metodología de trabajo. Lo cierto es que los jugadores intentamos ayudarle en todo lo que podemos", aclara el mediocentro, que añade: "Su idea de fútbol es muy buena. Empezamos jugando ejerciendo una fuerte presión arriba para robar el balón y estar cerca de la portería rival, pero como los resultados no nos acompañan hemos retrasado las líneas para no arriesgar tanto atrás".El Luchador no se rinde. Quiere seguir peleando y afronta la segunda vuelta de la temporada con la máxima ambición y convencido de sus posiblidades. Y el papel de la afición es vital en el resurgir del equipo. "Nuestra gente nos apoya mucho, a pesar de las dificultades por las que estamos pasando. Y seguro que seguirán arrimando el hombro, así que el equipo lo va  a dar todo por nuestros hinchas", apostilla un David Cárdenas que explica que "el Luchador intentará dar más guerra hasta el final del campeonato". "La idea es llegar a la Primera Regional con más fuerza y ganas para intentar hacer un gran papel porque ganarla será complicado por la igualdad que hay", concluye el capitán verdiblanco.

No hay comentarios

Dejar respuesta