El paso a la madurez del Vitamelo FS

0
353
La hinchada del Vitamelo recibe a sus héroes tras conseguir su primera Liga en Tercera División.

David Alba Los padres, en el trato con sus hijos, están curados de espanto. Por eso, el progenitor de Estefan Lanchon, un joven fanático del fútbol de salón, accedió a ayudar a su chaval en el sueño de crear un club de futsal en 2009. El nuevo equipo sería el Vitamelo F.S, nombre que comparte con el negocio de los Lanchon en Santa Eulària y en pocos años se convertiría en el equipo de futsal más importante de Ibiza.

“El equipo se creó para jugar una copa juvenil escolar en 2004”, recuerda Estefan, que, por aquel entonces, contaba con 17 años. Sin embargo, el problema surgió al año siguiente. Los libros hicieron que muchos de aquellos amigos abandonaran la isla en busca de una titulación universitaria. Lanchon marchó a Barcelona y Jorge Gabaldón, conocido como Yuyu, hizo las maletas para estudiar INEF en Toledo.

Pero la distancia no sofocó la llama del futbol sala. Cuatro años después, Lanchon y Yuyu seguían teniendo la mosca detrás de la oreja y dieron el paso definitivo para constituir el Vitamelo F.S. “Jorge seguía en Toledo y yo en Barcelona, pero convencimos a nuestros padres que nos pagaran los billetes para venir cada fin de semana bajo la promesa de devolverles el dinero con el tiempo”, confiesa Estefan.

Las cosas comenzaron bien. Tanto la Federación como el Ayuntamiento se volcaron con un proyecto ilusionante. “Al ser nuevos, el primer año entrenamos en las pistas exteriores, pero era normal porque acabábamos de llegar y había mucha demanda en el pabellón”, explica Lanchon, que agradece el asesoramiento del entonces delegado insular de fútbol sala Toni Costa.

Foto del primer partido oficial del equipo frente al Gasifred B en Santa Eularia  (Enero 2010).
Foto del primer partido oficial del equipo frente al Gasifred B en Santa Eularia (Enero 2010).

Pero todo el esfuerzo de las instituciones no habría cundido sin los éxitos deportivos del Vitamelo FS. “Por suerte, en la temporada 2010 ascendimos a la Tercera División y conseguimos un acuerdo con la Peña Deportiva de colaboración –destaca –. Al principio eran ayudas y ya hoy en día estamos integrados en su propio presupuesto”.

Y como se dice en Catalunya, “qui paga, mana”. De esta forma, el joven ex directivo del equipo de Santa Eulària indica que el futuro del club “lo marca la directiva de club peñista” y señala que “antes de finalizar la temporada, el Vitamelo será absorbido definitivamente por la Peña Deportiva”.

En este sentido, opina que cree que esto último es “necesario para seguir avanzando” y destaca que “más allá de los ascensos” lo importante es que han asentado una masa social y una cantera. “Son necesarias más horas de entrenamiento en el pabellón para el fútbol base”, asevera.

Esto último se antoja fundamental en un club que ha crecido gracias a la ilusión y el amor de unos chicos por el fútbol sala. Una ilusión que debe seguir siendo transmitida porque, una vez absorbido por la Peña, el Vitamelo F.S. madurará. Pasará de ser ese club adolescente a un equipo completamente adulto que deberá recordar aquello que les ha hecho tan grandes.

Celebración de la primera Liga de Tercera División en mayo de 2015.
Celebración de la primera Liga de Tercera División en mayo de 2015.

El paso a la madurez del Vitamelo FS

David Alba Los padres, en el trato con sus hijos, están curados de espanto. Por eso, el progenitor de Estefan Lanchon, un joven fanático del fútbol de salón, accedió a ayudar a su chaval en el sueño de crear un club de futsal en 2009. El nuevo equipo sería el Vitamelo F.S, nombre que comparte con el negocio de los Lanchon en Santa Eulària y en pocos años se convertiría en el equipo de futsal más importante de Ibiza. “El equipo se creó para jugar una copa juvenil escolar en 2004”, recuerda Estefan, que, por aquel entonces, contaba con 17 años. Sin embargo, el problema surgió al año siguiente. Los libros hicieron que muchos de aquellos amigos abandonaran la isla en busca de una titulación universitaria. Lanchon marchó a Barcelona y Jorge Gabaldón, conocido como Yuyu, hizo las maletas para estudiar INEF en Toledo. Pero la distancia no sofocó la llama del futbol sala. Cuatro años después, Lanchon y Yuyu seguían teniendo la mosca detrás de la oreja y dieron el paso definitivo para constituir el Vitamelo F.S. “Jorge seguía en Toledo y yo en Barcelona, pero convencimos a nuestros padres que nos pagaran los billetes para venir cada fin de semana bajo la promesa de devolverles el dinero con el tiempo”, confiesa Estefan. Las cosas comenzaron bien. Tanto la Federación como el Ayuntamiento se volcaron con un proyecto ilusionante. “Al ser nuevos, el primer año entrenamos en las pistas exteriores, pero era normal porque acabábamos de llegar y había mucha demanda en el pabellón”, explica Lanchon, que agradece el asesoramiento del entonces delegado insular de fútbol sala Toni Costa.
Foto del primer partido oficial del equipo frente al Gasifred B en Santa Eularia  (Enero 2010).
Foto del primer partido oficial del equipo frente al Gasifred B en Santa Eularia (Enero 2010).
Pero todo el esfuerzo de las instituciones no habría cundido sin los éxitos deportivos del Vitamelo FS. “Por suerte, en la temporada 2010 ascendimos a la Tercera División y conseguimos un acuerdo con la Peña Deportiva de colaboración –destaca –. Al principio eran ayudas y ya hoy en día estamos integrados en su propio presupuesto”. Y como se dice en Catalunya, “qui paga, mana”. De esta forma, el joven ex directivo del equipo de Santa Eulària indica que el futuro del club “lo marca la directiva de club peñista” y señala que “antes de finalizar la temporada, el Vitamelo será absorbido definitivamente por la Peña Deportiva”. En este sentido, opina que cree que esto último es “necesario para seguir avanzando” y destaca que “más allá de los ascensos” lo importante es que han asentado una masa social y una cantera. “Son necesarias más horas de entrenamiento en el pabellón para el fútbol base”, asevera. Esto último se antoja fundamental en un club que ha crecido gracias a la ilusión y el amor de unos chicos por el fútbol sala. Una ilusión que debe seguir siendo transmitida porque, una vez absorbido por la Peña, el Vitamelo F.S. madurará. Pasará de ser ese club adolescente a un equipo completamente adulto que deberá recordar aquello que les ha hecho tan grandes.
Celebración de la primera Liga de Tercera División en mayo de 2015.
Celebración de la primera Liga de Tercera División en mayo de 2015.

No hay comentarios

Dejar respuesta