Jairo (d) se pone en una barrera durante el pasado encuentro (Natera).

El Portmany no quiere ser menos que sus rivales y también ha movido ficha en el mercado de fichajes antes de que arranque la fase decisiva de la temporada, la Regional Preferente. La operación con Roberto, el goleador de Nervión, no ha podido cerrarse, pero los responsbles del club sí han llegado a un acuerdo con el futbolista del Atlético Jesús Jairo. El mediocentro ha obtenido la carta de libertad sin problemas y llega a San Antonio “contento, ilusionado y con ganas de arrimar el hombro”.
Este asturiano, que la temporada pasada militó en el Puig d’en Valls -aunque no la acabó-, tiene experiencia en Tercera División en equipos peninsulares. No en vano militó en el Banyoles y el Binéfar, además de hacer la pretemporada con el Español B. El nuevo fichaje es zurdo, puede jugar de pivote organizador o en la media punta y resaltan de él su buen golpeo a balón parado, la briega que ofrece en la medular, sus milimétricos cambios de juego y sus letales asistencias, aunque la velocidad no es una de sus mejores virtudes. En definitiva, Jairo tiene calidad suficiente como para hacer un buen papel con los portmanyistas, pese a que no se encuentra en su mejor momento físico. Y es que, tal y como indica, “antes de empezar a jugar en Ibiza llevaba cinco años inactivo, sin competir”.

El centrocampista es un pasador nato (Natera).

“Lo dejé con 22 años por motivos personales y este parón lo he notado. Ahora tengo 29, pero estoy feliz de poder volver a pisar un terreno de juego y trato de recuperar mi mejor versión con los entrenamientos diarios” añade el ya exrojiblanco, que se considera “un jugador algo agresivo”. “Aunque no tanto. El aficionado puede pensar que soy demasiado duro por las 15 tarjetas amarillas que me han enseñado, pero nada más lejos de la realidad. Del total, al menos 11 han sido por protestar”, prosigue.
Jairo cumple su tercer ciclo de sanciones la próxima jornada, por lo que no podrá ser alineado en el debut del Portmany en la Regional Preferente (domingo, 17:30 horas), en casa y frente al Formentera B. Para el centrocampista, el hecho de que el bloque sanantoniense se haya fijado en él es todo un orgullo y tratará de devolver esta confianza con trabajo. “Mi intención es ayudar al equipo en su objetivo de ganar la liguilla. Soy uno más del grupo y pondré mi granito de arena”, subraya Jairo, un jugador que aterriza en el pueblo de la puesta de sol con la máxima ambición y con el convencimiento de que el Portmany tiene plantilla para luchar por el título. “Pienso que el equipo tiene calidad para ganar la Preferente y ojalá se consiga el ascenso a Tercera División”, apunta el futbolista, que no quiso despedirse sin agradecer el buen trato recibido durante su etapa en el Jesús. “Todos se han portado muy bien conmigo, así que sólo tengo buenas palabras hacia ellos”.

Oliva (c), lesionado, se despide hasta la próxima campaña (Natera).

Oliva, adiós
Otro de los jugadores del Jesús a quien se le ofertó la posibilidad de defender la zamarra rojilla para la Prefrerente fue Oliva, que ya jugó la temporada pasada en San Antonio. El de Torremolinos, con problemas en una de sus rodillas, se vio obligado a rechazar el ofrecimiento. “No puedo seguir; tengo una distensión y tengo que frenar. De hecho, la temporada ya ha acabado para mí, así que ahora sólo pienso en recuperarme para estar en buenas condiciones para la próxima campaña”, apunta el delantero, uno de los máximo goleadores del curso (10 tantos) y el Pichichi del Portmany la anterior campaña con 21 chicharros (16 en la Interpublos y 5 en la Preferente).

El Portmany se refuerza con Jairo, del Jesús

Jairo (d) se pone en una barrera durante el pasado encuentro (Natera).

El Portmany no quiere ser menos que sus rivales y también ha movido ficha en el mercado de fichajes antes de que arranque la fase decisiva de la temporada, la Regional Preferente. La operación con Roberto, el goleador de Nervión, no ha podido cerrarse, pero los responsbles del club sí han llegado a un acuerdo con el futbolista del Atlético Jesús Jairo. El mediocentro ha obtenido la carta de libertad sin problemas y llega a San Antonio "contento, ilusionado y con ganas de arrimar el hombro".
Este asturiano, que la temporada pasada militó en el Puig d'en Valls -aunque no la acabó-, tiene experiencia en Tercera División en equipos peninsulares. No en vano militó en el Banyoles y el Binéfar, además de hacer la pretemporada con el Español B. El nuevo fichaje es zurdo, puede jugar de pivote organizador o en la media punta y resaltan de él su buen golpeo a balón parado, la briega que ofrece en la medular, sus milimétricos cambios de juego y sus letales asistencias, aunque la velocidad no es una de sus mejores virtudes. En definitiva, Jairo tiene calidad suficiente como para hacer un buen papel con los portmanyistas, pese a que no se encuentra en su mejor momento físico. Y es que, tal y como indica, "antes de empezar a jugar en Ibiza llevaba cinco años inactivo, sin competir".

El centrocampista es un pasador nato (Natera).
"Lo dejé con 22 años por motivos personales y este parón lo he notado. Ahora tengo 29, pero estoy feliz de poder volver a pisar un terreno de juego y trato de recuperar mi mejor versión con los entrenamientos diarios" añade el ya exrojiblanco, que se considera "un jugador algo agresivo". "Aunque no tanto. El aficionado puede pensar que soy demasiado duro por las 15 tarjetas amarillas que me han enseñado, pero nada más lejos de la realidad. Del total, al menos 11 han sido por protestar", prosigue.
Jairo cumple su tercer ciclo de sanciones la próxima jornada, por lo que no podrá ser alineado en el debut del Portmany en la Regional Preferente (domingo, 17:30 horas), en casa y frente al Formentera B. Para el centrocampista, el hecho de que el bloque sanantoniense se haya fijado en él es todo un orgullo y tratará de devolver esta confianza con trabajo. "Mi intención es ayudar al equipo en su objetivo de ganar la liguilla. Soy uno más del grupo y pondré mi granito de arena", subraya Jairo, un jugador que aterriza en el pueblo de la puesta de sol con la máxima ambición y con el convencimiento de que el Portmany tiene plantilla para luchar por el título. "Pienso que el equipo tiene calidad para ganar la Preferente y ojalá se consiga el ascenso a Tercera División", apunta el futbolista, que no quiso despedirse sin agradecer el buen trato recibido durante su etapa en el Jesús. "Todos se han portado muy bien conmigo, así que sólo tengo buenas palabras hacia ellos".

Oliva (c), lesionado, se despide hasta la próxima campaña (Natera).

Oliva, adiós
Otro de los jugadores del Jesús a quien se le ofertó la posibilidad de defender la zamarra rojilla para la Prefrerente fue Oliva, que ya jugó la temporada pasada en San Antonio. El de Torremolinos, con problemas en una de sus rodillas, se vio obligado a rechazar el ofrecimiento. "No puedo seguir; tengo una distensión y tengo que frenar. De hecho, la temporada ya ha acabado para mí, así que ahora sólo pienso en recuperarme para estar en buenas condiciones para la próxima campaña", apunta el delantero, uno de los máximo goleadores del curso (10 tantos) y el Pichichi del Portmany la anterior campaña con 21 chicharros (16 en la Interpublos y 5 en la Preferente).


No hay comentarios

Dejar respuesta