El señor de la final

0
707
El incombustible Diego Romero, a sus 42 años, sigue disfrutando del fútbol en el Santanyí. En la imagen, posa con sus dos hijos (Foto: Fútbol Pitiuso).

Paco Natera Tras eliminar en semifinales del play-off al Sineu, la UD Ibiza se mide, en la final, al Santanyí. Los unionistas se encuentran a 180 minutos de la Tercera División y este domingo, en el campo del rival mallorquín, arrancan los primeros 90 a partir de las 17:00 horas. El conjunto rojiblanco se clasificó acabó su competición en cuarta posición con 64 puntos y recibe al equipo de David Porras en la última ronda después de eliminar a La Unión.

En el Santanyí juega un viejo conocido por la afición pitiusa. Se trata del incombustible Diego Romero, quien, a sus 42 años, sigue ligado al mundo del balón con más pasión que nunca. El veterano centrocampista, que militó en el Formentera y el Sant Jordi, llegó a su nuevo equipo tras pasar por el Montuïri de Tercera y su objetivo no es otro que guiar al conjunto que dirige Sergio Tíscar hacia el sueño del ascenso.

Pero antes de ver cumplido su sueño, el centrocampista y sus compañeros tendrán que vérselas con una UD Ibiza que también va lanzada hacia la Tercera División. El argentino sabe que los de David Porras son una escuadra poderosa y que superarles no va a ser nada fácil. “Es un gran equipo, diseñado para ascender. Cuenta con jugadores de mucha calidad y talento, por lo que la eliminatoria va a ser muy disputada”, apunta.

Ali baba

No obstante, Diego Romero avisa que en el Santanyí no son cojos y que también tienen futbolistas buenos. “Nosotros somos un rival fuerte y nos gusta tratar bien el balón, jugarlo desde atrás. Tenemos futbolistas que vienen de jugar en Tercera División y algunos han pasado por Segunda B. La UD Ibiza tiene mucho potencial, pero nosotros somos un equipo sólido y peligroso también”, asegura.

El Santanyí, a lo largo de la temporada, únicamente ha ganado 8 partidos como local, empatando 6 y perdiendo 5. De los 48 goles que ha registrado en total, en casa sólo ha marcado 26 y la mayor goleada que ha firmado delante de su afición fue ante el Independiente en la jornada 28 (4-0). Sólo en un partido marcó tres goles (3-1 frente al Sóller en la fecha 3), saldando la mayoría de victorias con marcadores apretados.

La estadística dice, así pues, que el conjunto mallorquín no se muestra muy fiero de cara a puerta cuando juega en su terreno de juego, pero sí que es un equipo fuerte en defensa, ya que únicamente ha encajado como local 19 goles en 38 jornadas de Liga. Como mucho, el Santanyí ha recibido dos tantos a la largo del campeonato y sólo una vez recibió tres dianas en su feudo, cuando el Playas de Calvià ganó 2-3 en le jornada 24.

Babymoon

“En casa nos mostramos sólidos, sobre todo en defensa, donde a nuestros rivales les cuesta hacer gol”, apostilla Diego Romero, que reconoce que su equipo no es muy letal de cara a puerta cuando juegan delante de su parroquia. “Creo que el encuentro de ida será muy disputado y espero que se vea un gran partido. Las dimensiones del terreno de juego ayudarán a que se pueda practicar un buen fútbol”, aclara el mediocampista de Quilmes.

Al preguntarle por las opciones que tiene el Santanyí en la eliminatoria frente a la UD Ibiza, Diego Romero explica que “todo pasa por conseguir el mejor resultado que podamos en casa y, sobre todo, no encajar ningún gol”. No obstante, el argentino sabe que los ibicencos tienen mucha dinamita. “Conozco a algunos jugadores, sobre a todo a Copi, con quien me he enfrentado en Andalucía. Es un gran rematador y muy peligroso”, avisa el futbolista.

“De todos modos, al final nos jugamos una eliminatoria a dos partidos. Seremos once contra once y todo puede pasar. En este tipo de enfrentamientos todo se iguala mucho y si no estás muy concentrado o tienes un mal día, por mucha calidad que tengas, te puede pasar factura”, agrega Diego  Romero, que se muestra con optimismo de cara a la final del play-off. “Nosotros también queremos subir a Tercera y pienso que podemos lograrlo”, dice.

Mobile Ibiza

Y el apoyo de la afición del Santanyí será clave en los últimos dos partidos de la temporada. “Nuestra gente está animada y está viniendo al campo a apoyarnos. Lo cierto es que sentimos el calor de nuestra afición y nos empujarán en la final de la promoción”, indica Diego Romero, que sueña con un nuevo ascenso en su carrera deportiva. “Ojalá podamos celebrarlo porque este club, que es un histórico, merece estar en Tercera”, concluye.

El señor de la final

Paco Natera Tras eliminar en semifinales del play-off al Sineu, la UD Ibiza se mide, en la final, al Santanyí. Los unionistas se encuentran a 180 minutos de la Tercera División y este domingo, en el campo del rival mallorquín, arrancan los primeros 90 a partir de las 17:00 horas. El conjunto rojiblanco se clasificó acabó su competición en cuarta posición con 64 puntos y recibe al equipo de David Porras en la última ronda después de eliminar a La Unión.En el Santanyí juega un viejo conocido por la afición pitiusa. Se trata del incombustible Diego Romero, quien, a sus 42 años, sigue ligado al mundo del balón con más pasión que nunca. El veterano centrocampista, que militó en el Formentera y el Sant Jordi, llegó a su nuevo equipo tras pasar por el Montuïri de Tercera y su objetivo no es otro que guiar al conjunto que dirige Sergio Tíscar hacia el sueño del ascenso.Pero antes de ver cumplido su sueño, el centrocampista y sus compañeros tendrán que vérselas con una UD Ibiza que también va lanzada hacia la Tercera División. El argentino sabe que los de David Porras son una escuadra poderosa y que superarles no va a ser nada fácil. "Es un gran equipo, diseñado para ascender. Cuenta con jugadores de mucha calidad y talento, por lo que la eliminatoria va a ser muy disputada", apunta.Ali babaNo obstante, Diego Romero avisa que en el Santanyí no son cojos y que también tienen futbolistas buenos. "Nosotros somos un rival fuerte y nos gusta tratar bien el balón, jugarlo desde atrás. Tenemos futbolistas que vienen de jugar en Tercera División y algunos han pasado por Segunda B. La UD Ibiza tiene mucho potencial, pero nosotros somos un equipo sólido y peligroso también", asegura.El Santanyí, a lo largo de la temporada, únicamente ha ganado 8 partidos como local, empatando 6 y perdiendo 5. De los 48 goles que ha registrado en total, en casa sólo ha marcado 26 y la mayor goleada que ha firmado delante de su afición fue ante el Independiente en la jornada 28 (4-0). Sólo en un partido marcó tres goles (3-1 frente al Sóller en la fecha 3), saldando la mayoría de victorias con marcadores apretados.La estadística dice, así pues, que el conjunto mallorquín no se muestra muy fiero de cara a puerta cuando juega en su terreno de juego, pero sí que es un equipo fuerte en defensa, ya que únicamente ha encajado como local 19 goles en 38 jornadas de Liga. Como mucho, el Santanyí ha recibido dos tantos a la largo del campeonato y sólo una vez recibió tres dianas en su feudo, cuando el Playas de Calvià ganó 2-3 en le jornada 24.Babymoon"En casa nos mostramos sólidos, sobre todo en defensa, donde a nuestros rivales les cuesta hacer gol", apostilla Diego Romero, que reconoce que su equipo no es muy letal de cara a puerta cuando juegan delante de su parroquia. "Creo que el encuentro de ida será muy disputado y espero que se vea un gran partido. Las dimensiones del terreno de juego ayudarán a que se pueda practicar un buen fútbol", aclara el mediocampista de Quilmes.Al preguntarle por las opciones que tiene el Santanyí en la eliminatoria frente a la UD Ibiza, Diego Romero explica que "todo pasa por conseguir el mejor resultado que podamos en casa y, sobre todo, no encajar ningún gol". No obstante, el argentino sabe que los ibicencos tienen mucha dinamita. "Conozco a algunos jugadores, sobre a todo a Copi, con quien me he enfrentado en Andalucía. Es un gran rematador y muy peligroso", avisa el futbolista."De todos modos, al final nos jugamos una eliminatoria a dos partidos. Seremos once contra once y todo puede pasar. En este tipo de enfrentamientos todo se iguala mucho y si no estás muy concentrado o tienes un mal día, por mucha calidad que tengas, te puede pasar factura", agrega Diego  Romero, que se muestra con optimismo de cara a la final del play-off. "Nosotros también queremos subir a Tercera y pienso que podemos lograrlo", dice.Mobile IbizaY el apoyo de la afición del Santanyí será clave en los últimos dos partidos de la temporada. "Nuestra gente está animada y está viniendo al campo a apoyarnos. Lo cierto es que sentimos el calor de nuestra afición y nos empujarán en la final de la promoción", indica Diego Romero, que sueña con un nuevo ascenso en su carrera deportiva. "Ojalá podamos celebrarlo porque este club, que es un histórico, merece estar en Tercera", concluye.

No hay comentarios

Dejar respuesta