Este domingo, en Formentera, como en todas las historietas de Astérix, es la hora del gran festín.
Este domingo, en Formentera, como en todas las historietas de Astérix, es la hora del gran festín.

David Alba Estamos en el año 2015 después de Jesucristo. Todo el Fútbol Balear está dominado por equipos mallorquines. ¿Todo? ¡No! Una pequeña isla del Mediterráneo poblada por irreductibles formenterenses resiste todavía y siempre contra la dominación.

La pócima mágica de Luis Elcacho ha mantenido a raya a todas las guarniciones mallorquinas durante las 38 jornadas de liga. Al Formentera sólo le han anotado 13 goles en toda la temporada (uno cada tres partidos), pero es que si uno se fija en los tantos recibidos en casa se da cuenta de que el símil con los irreductibles galos no es tan descabellada.

Estadísticamente, son necesarios casi siete partidos para marcar en el municipal de Formentera que se ha convertido en un auténtico bastión. Nadie ha conseguido ganar en la menor de las Pitiusas desde el 26 de enero de 2014 cuando el Ciutadella venció por 0 a 1. 36 semanas invictos en casa. Y esta será la gran arma de los isleños para conseguir la gesta de ascender a Segunda B (¡Quién lo hubiera dicho hace apenas tres años cuando ascendió de la Preferente!). Y es que la trayectoria del Formentera en máxima categoría del fútbol balear parece un guión de cine. Terceros en la 2012-2013, segundos en la 2013-2014 y, finalmente, primeros en la 2014-2015.

Sin embargo, la tarea pendiente es el gol. Probablemente, el Formentera sea el campeón con menos goles a favor de toda la historia de la Tercera Balear. Solo ha anotado cuatro tantos más que el último clasificado, el At. Rafal, (41 por 37). Pero eso deja otra lectura: es el equipo que mejor ha rentabilizado sus goles. Si el equipo de Elcacho se adelanta en el marcador es muy probable que ya no se mueva hasta el final. Esta efectividad se antoja fundamental en una categoría que los últimos cinco años ha aumentado su dificultad. Cada vez es más complicado encontrar cenicientas y cualquier conjunto, a domicilio, te puede dar un susto.

De todas formas, este fin de semana, como en todas las historietas de Astérix, es la hora del gran festín. ¡Qué corran los jabalís y el vino de Armónica! ¡Ojalá el Formentera pueda celebrar un ascenso histórico a Segunda B! Con total seguridad, centenares de italianos montados en sus vespas y ataviados con sus gafas jumper rodearán el municipal de Formentera. Observarán, con sorpresa, la gran fiesta del fútbol pitiuso. “Están locos estos romanos”.

Formenterix

Este domingo, en Formentera, como en todas las historietas de Astérix, es la hora del gran festín.
Este domingo, en Formentera, como en todas las historietas de Astérix, es la hora del gran festín.
David Alba Estamos en el año 2015 después de Jesucristo. Todo el Fútbol Balear está dominado por equipos mallorquines. ¿Todo? ¡No! Una pequeña isla del Mediterráneo poblada por irreductibles formenterenses resiste todavía y siempre contra la dominación. La pócima mágica de Luis Elcacho ha mantenido a raya a todas las guarniciones mallorquinas durante las 38 jornadas de liga. Al Formentera sólo le han anotado 13 goles en toda la temporada (uno cada tres partidos), pero es que si uno se fija en los tantos recibidos en casa se da cuenta de que el símil con los irreductibles galos no es tan descabellada. Estadísticamente, son necesarios casi siete partidos para marcar en el municipal de Formentera que se ha convertido en un auténtico bastión. Nadie ha conseguido ganar en la menor de las Pitiusas desde el 26 de enero de 2014 cuando el Ciutadella venció por 0 a 1. 36 semanas invictos en casa. Y esta será la gran arma de los isleños para conseguir la gesta de ascender a Segunda B (¡Quién lo hubiera dicho hace apenas tres años cuando ascendió de la Preferente!). Y es que la trayectoria del Formentera en máxima categoría del fútbol balear parece un guión de cine. Terceros en la 2012-2013, segundos en la 2013-2014 y, finalmente, primeros en la 2014-2015. Sin embargo, la tarea pendiente es el gol. Probablemente, el Formentera sea el campeón con menos goles a favor de toda la historia de la Tercera Balear. Solo ha anotado cuatro tantos más que el último clasificado, el At. Rafal, (41 por 37). Pero eso deja otra lectura: es el equipo que mejor ha rentabilizado sus goles. Si el equipo de Elcacho se adelanta en el marcador es muy probable que ya no se mueva hasta el final. Esta efectividad se antoja fundamental en una categoría que los últimos cinco años ha aumentado su dificultad. Cada vez es más complicado encontrar cenicientas y cualquier conjunto, a domicilio, te puede dar un susto. De todas formas, este fin de semana, como en todas las historietas de Astérix, es la hora del gran festín. ¡Qué corran los jabalís y el vino de Armónica! ¡Ojalá el Formentera pueda celebrar un ascenso histórico a Segunda B! Con total seguridad, centenares de italianos montados en sus vespas y ataviados con sus gafas jumper rodearán el municipal de Formentera. Observarán, con sorpresa, la gran fiesta del fútbol pitiuso. "Están locos estos romanos".

3 Comentarios

Dejar respuesta