Jordi Tur pide el balón durante el derbi juvenil ante el Espanyol (MANEL MONTILLA - MD)
Jordi Tur pide el balón durante el derbi juvenil ante el Espanyol (MANEL MONTILLA – MD)

mundodeportivo.com Ha sido una de las sorpresas positivas de la temporada. Una revelación. Jordi Tur aterrizó en Sant Joan Despí el pasado verano sin hacer mucho ruido, procedente de un club modesto, y gracias a su trabajo, disciplina, polivalencia y espíritu de equipo se ha confirmado como uno de los mejores del año no solo del Juvenil B sino también como uno de los refuerzos más prometedores de la cantera.

Fue Abel Salcido, el ojeador del Barça en el País Vasco, quien advirtió al club de su calidad. Lo enviaron a uno de los sectores de la segunda fase del Campeonato de España de Selecciones Territoriales Sub-16, que se disputaba en Zaragoza. Y pese a que cayó eliminada, Abel Salcido tomó buena nota de un centrocampista que era el motor de la selección balear: Jordi Tur.

García Pimienta, técnico entonces del Juvenil B, se desplazó a Ibiza para verlo en directo y dio el visto bueno a una apuesta que, por desconocida en el mundo del fútbol base, parecía arriesgada. Curiosamente, uno de aquellos partidos de seguimiento a Jordi Tur, ‘Pimi’ lo presenció al lado de sus padres, sin que lo supieran ni el técnico ni los familiares del futbolista hasta poco tiempo después.

En su tierra, Jordi Tur (Ibiza, 19 de mayo de 1998) solo militó en dos equipos: la Penya Blanc-i-Blava, desde su etapa pre-benjamín hasta la infantil y con la que ganó la Liga de Ibiza benjamín y el Campeonato de Baleares alevín, y el Sant Rafel, los dos años de cadete. La pasada temporada, no obstante, ya disputó varios partidos con el Juvenil.

Jordi se adaptó enseguida al ritmo de vida de La Masia y a la filosofía de juego del Barça. Gracias a su buena pretemporada (marcó su primer gol, de cabeza, ante el Legia Varsovia en el importante torneo de Hungría), se ganó la titularidad en el estreno liguero en el campo del Gironés-Sàbat, pero el Juvenil B cayó 2-1 y lo pagó con la suplencia. Pero fueron solo dos semanas.

En la cuarta jornada, regresó al once, fue el mejor ante el Gavà con dos tantos y a partir de entonces, a pesar de un mínimo parón forzado por una leve lesión muscular, se ha convertido en una pieza importante tanto para García Pimienta primero como para Franc Artiga después. Lleva seis goles, solo superado por los delanteros Marc Río y Carles Pérez y el capitán Carles Aleñà.

Tur, diestro, es bueno técnicamente, se asocia bien, es trabajador y disciplinado y está siempre dispuesto a aprender. También lejos del césped. Es un estudiante aplicado de Primero de Bachillerato, como su compañero de habitación en La Masia, Álex Blanco, y apunta a la carrera de Económicas.

Pese a que en Ibiza siempre actuó en el centro del campo, y la de interior es su posición ideal, Jordi Tur juega bien en todas las posiciones gracias a su inteligencia táctica. Ha suplido con solvencia las ausencias de Dani Morer en el lateral derecho, ha brillado también como extremo derecho e incluso contra la Blanca Subur destacó como falso 9. Pasa desapercibido y, por su carácter discreto y humilde, seguirá pasando desapercibido, pero llegará lejos.

Jordi Tur, de apuesta a realidad

Jordi Tur pide el balón durante el derbi juvenil ante el Espanyol (MANEL MONTILLA - MD)
Jordi Tur pide el balón durante el derbi juvenil ante el Espanyol (MANEL MONTILLA - MD)
mundodeportivo.com Ha sido una de las sorpresas positivas de la temporada. Una revelación. Jordi Tur aterrizó en Sant Joan Despí el pasado verano sin hacer mucho ruido, procedente de un club modesto, y gracias a su trabajo, disciplina, polivalencia y espíritu de equipo se ha confirmado como uno de los mejores del año no solo del Juvenil B sino también como uno de los refuerzos más prometedores de la cantera.Fue Abel Salcido, el ojeador del Barça en el País Vasco, quien advirtió al club de su calidad. Lo enviaron a uno de los sectores de la segunda fase del Campeonato de España de Selecciones Territoriales Sub-16, que se disputaba en Zaragoza. Y pese a que cayó eliminada, Abel Salcido tomó buena nota de un centrocampista que era el motor de la selección balear: Jordi Tur.García Pimienta, técnico entonces del Juvenil B, se desplazó a Ibiza para verlo en directo y dio el visto bueno a una apuesta que, por desconocida en el mundo del fútbol base, parecía arriesgada. Curiosamente, uno de aquellos partidos de seguimiento a Jordi Tur, ‘Pimi’ lo presenció al lado de sus padres, sin que lo supieran ni el técnico ni los familiares del futbolista hasta poco tiempo después.En su tierra, Jordi Tur (Ibiza, 19 de mayo de 1998) solo militó en dos equipos: la Penya Blanc-i-Blava, desde su etapa pre-benjamín hasta la infantil y con la que ganó la Liga de Ibiza benjamín y el Campeonato de Baleares alevín, y el Sant Rafel, los dos años de cadete. La pasada temporada, no obstante, ya disputó varios partidos con el Juvenil.Jordi se adaptó enseguida al ritmo de vida de La Masia y a la filosofía de juego del Barça. Gracias a su buena pretemporada (marcó su primer gol, de cabeza, ante el Legia Varsovia en el importante torneo de Hungría), se ganó la titularidad en el estreno liguero en el campo del Gironés-Sàbat, pero el Juvenil B cayó 2-1 y lo pagó con la suplencia. Pero fueron solo dos semanas.En la cuarta jornada, regresó al once, fue el mejor ante el Gavà con dos tantos y a partir de entonces, a pesar de un mínimo parón forzado por una leve lesión muscular, se ha convertido en una pieza importante tanto para García Pimienta primero como para Franc Artiga después. Lleva seis goles, solo superado por los delanteros Marc Río y Carles Pérez y el capitán Carles Aleñà.Tur, diestro, es bueno técnicamente, se asocia bien, es trabajador y disciplinado y está siempre dispuesto a aprender. También lejos del césped. Es un estudiante aplicado de Primero de Bachillerato, como su compañero de habitación en La Masia, Álex Blanco, y apunta a la carrera de Económicas.Pese a que en Ibiza siempre actuó en el centro del campo, y la de interior es su posición ideal, Jordi Tur juega bien en todas las posiciones gracias a su inteligencia táctica. Ha suplido con solvencia las ausencias de Dani Morer en el lateral derecho, ha brillado también como extremo derecho e incluso contra la Blanca Subur destacó como falso 9. Pasa desapercibido y, por su carácter discreto y humilde, seguirá pasando desapercibido, pero llegará lejos.

1 Comentario

  1. Jordi estoy encantada de que te vaya saliendo bien las cosas.te mereces esto y mucho mas por tu dedicación,tu trabajo por tu simpatía y por ser un grande tan humilde. sigue como ahora y se tu mismo siempre.

Dejar respuesta