El incombustible delegado el Formentera lleva más de 17 años ligados al club.
El incombustible delegado el Formentera lleva más de 17 años ligados al club.

David Alba La película favorita del delegado José Pose es “La vida es bella”. Un título que podría corresponder, quizás, a sus más de 17 años de servicio en la S.D. Formentera. Un club en el que ha soñado, como muchos jugadores, pero en la sombra de los banquillos o tras las puertas de los vestuarios. Porque este gallego de 50 años, encontró en la Pitiusa menor el Sol que se oculta detrás de las nubes de su Coruña natal y encontró en ella, como dice su estimado Sabina en la canción ‘Peces de ciudad’, una isla en la que naufragar.

Más de un lustro y muchos recuerdos que viven en cada rincón de un pequeño campo municipal de fútbol. “Guardo muy buena relación con muchos jugadores que ya no están”, explica Pose. “Papi, Titi o Damián son grandes amigos, pero también otros que estuvieron poco tiempo como David Pino, Arguilaga o Arimany”, recuerda el gallego, que asegura que siempre le felicitan por su cumpleaños o por Navidad.

Pero, por supuesto, el delegado también tiene en la memoria a todos aquellos que contribuyeron a hacer al club formenterense más grande, cuando el equipo militaba en regional y eran tiempos “más difíciles”. En este sentido, Pose entiende que su papel en el Formentera es “formar parte de un grupo de amigos que desinteresadamente trabaja para que los niños puedan jugar al fútbol”. “Me siento muy valorado”, admite el coruñés, que agradece “el cariño” que le ofrecen “cada día todos los jugadores y técnicos” del club.

Por eso, lleva fantásticamente bien viajar los sábados y los domingos con el primer equipo. “Tengo la suerte de que mi esposa me quiere fuera de casa los fines de semana”, bromea este hombre de fútbol, que reconoce que tiene más relación social, como es normal, con los jugadores que llevan más tiempo en el equipo que con los recién llegados.

Y es que el tiempo crea amigos… y anécdotas. “El primer día que llegó Winde (jugador de nacionalidad senegalesa) a Ibiza jugamos un partido en San Antonio y cuando volvíamos a Formentera, no estaba”, cuenta el Pose. “Así que comencé a preguntar a los senegaleses que se dedican a la venta ambulante a ver si sabían dónde estaba. Finalmente, lo encontré en un locutorio y, por los pelos, pudimos coger la última barca”, recuerda divertido el gallego.

Por otra parte, a día de hoy, hay un tema que le preocupa: la ley con la que el Gobierno pretende fiscalizar a trabajadores voluntarios que haría inasumible la carga económica en los clubes más modestos y amenaza seriamente al fútbol base. “Es muy triste ver llorar a los niños por no poder jugar”, asegura Pose, uno de los grandes del Formentera.

José Pose: “El primer día de Winde en el Formentera le perdimos por Ibiza y tuve que preguntar a vendedores ambulantes por su paradero”

El incombustible delegado el Formentera lleva más de 17 años ligados al club.
El incombustible delegado el Formentera lleva más de 17 años ligados al club.
David Alba La película favorita del delegado José Pose es "La vida es bella". Un título que podría corresponder, quizás, a sus más de 17 años de servicio en la S.D. Formentera. Un club en el que ha soñado, como muchos jugadores, pero en la sombra de los banquillos o tras las puertas de los vestuarios. Porque este gallego de 50 años, encontró en la Pitiusa menor el Sol que se oculta detrás de las nubes de su Coruña natal y encontró en ella, como dice su estimado Sabina en la canción 'Peces de ciudad', una isla en la que naufragar. Más de un lustro y muchos recuerdos que viven en cada rincón de un pequeño campo municipal de fútbol. "Guardo muy buena relación con muchos jugadores que ya no están", explica Pose. "Papi, Titi o Damián son grandes amigos, pero también otros que estuvieron poco tiempo como David Pino, Arguilaga o Arimany", recuerda el gallego, que asegura que siempre le felicitan por su cumpleaños o por Navidad. Pero, por supuesto, el delegado también tiene en la memoria a todos aquellos que contribuyeron a hacer al club formenterense más grande, cuando el equipo militaba en regional y eran tiempos "más difíciles". En este sentido, Pose entiende que su papel en el Formentera es "formar parte de un grupo de amigos que desinteresadamente trabaja para que los niños puedan jugar al fútbol". "Me siento muy valorado", admite el coruñés, que agradece "el cariño" que le ofrecen "cada día todos los jugadores y técnicos" del club. Por eso, lleva fantásticamente bien viajar los sábados y los domingos con el primer equipo. "Tengo la suerte de que mi esposa me quiere fuera de casa los fines de semana", bromea este hombre de fútbol, que reconoce que tiene más relación social, como es normal, con los jugadores que llevan más tiempo en el equipo que con los recién llegados. Y es que el tiempo crea amigos... y anécdotas. "El primer día que llegó Winde (jugador de nacionalidad senegalesa) a Ibiza jugamos un partido en San Antonio y cuando volvíamos a Formentera, no estaba", cuenta el Pose. "Así que comencé a preguntar a los senegaleses que se dedican a la venta ambulante a ver si sabían dónde estaba. Finalmente, lo encontré en un locutorio y, por los pelos, pudimos coger la última barca", recuerda divertido el gallego. Por otra parte, a día de hoy, hay un tema que le preocupa: la ley con la que el Gobierno pretende fiscalizar a trabajadores voluntarios que haría inasumible la carga económica en los clubes más modestos y amenaza seriamente al fútbol base. "Es muy triste ver llorar a los niños por no poder jugar", asegura Pose, uno de los grandes del Formentera.

3 Comentarios

  1. 17 anys i nomes recordes el darrers 5… El Formentera sembla que acaba de neixer ara.
    Gran feina de tots per tenir aquet equipas, pero cal no olblidar lo que son, lo que hem set y que aquet club te molta mes historia que aixo.

    Gran Formentera. ,!

  2. Muy grande Doctor, un ejemplo a segui y un espejo donde mirarse, sabes que te aprecio mucho y siempre e seguido tus consejos, eres como un padre para muchos. Gracias por esta dedicacion!!!

Dejar respuesta