La veterana jugadora, de 37 años, posa con sus dos hijos.
La veterana jugadora, de 37 años, posa con sus dos hijos.

Paco Natera El Atlético Jesús femenino, octavo de una Liga de diez rivales, no acaba de cogerle el tranquillo a la competición autonómica. Las rojiblancas únicamente han ganado tres partidos esta temporada, mientras que el resto, diez, los han saldado con derrota. El conjunto que entrena Pierre Alain salta al verde con ambición y ganas de disfrutar del fútbol, pero la juventud de muchas de sus jugadoras, así como la falta de acoplamiento del bloque hacen de los triunfos una meta difícil de conseguir.

La veterana jugadora Diana Albaladejo, conocida en el mundillo como hippie, explica que el plantel tiene, jugadora por jugadora, mucha calidad, pero recuerda que el juego en equipo no acaba de cuajar. “El Jesús de esta temporada tiene muchas chicas nuevas, al igual que el entrenador, que también lo es. Necesitamos tiempo para adaptarnos a estos cambios porque pienso que a nivel individual lo hacemos muy bien. Sólo tenemos que mejorar de modo colectivo”, indica.

La centrocampista, de 37 años, se muestra, no obstante, optimista de cara al último tramo de un torneo al que le quedan cuatro jornadas para su conclusión. “Este año nos lo hemos planteado como un periodo para conocernos mejor entre nosotras, así como para aprender el nuevo planteamiento táctico del míster. De todas maneras, tengo que decir que poco a poco vamos ganando en forma física y el sistema de Pierre se va afianzando. Tenemos ilusión, la verdad y ganas de seguir aprendiendo cada día un poquito más”, sostiene.

Diana es una de esas futbolistas con muchos kilómetros recorridos. El balón forma parte de su filosofía de vida y no piensa en colgar las botas. “Para mí, este deporte es un placer; lo hago porque me encanta y me lo paso bien”, afirma una jugadora que se deja la piel sobre el terreno de juego. “Intento dar siempre lo máximo de mí y mi principal objetivo es sentir que lo he dado todo cuando he acabado de jugar. Sinceramente, pienso que lo estoy consiguiendo”, explica.

La rojiblanca es toda una todoterreno cuando se viste de corto. Y es que se adapta perfectamente en todas las zonas del rectángulo de juego. En este sentido, se define como una futbolista polivalente. “Puedo jugar en muchas posiciones y siempre me esfuerzo en el campo. Además, me considero muy luchadora”, comenta la hippie, que también resalta su lealtad en el grupo. “Me gusta mucho apoyar a mis compañeras”, afirma la experimentada jugadora.

El fútbol ha dado a Diana mucho. Recuerdos imborrables, risas, anécdotas… Pero, sin lugar a dudas, la futbolista del Jesús resalta la importancia que han tenido entrenadores, rivales y compañeras en su carrera deportiva. “No ha nada en especial que haya marcado todos estos años, pero sí diría que el día a día ha sido y es determinante. De todas estas personas ha aprendido algo y esto es lo que me mantiene con ilusión por seguir jugando”, señala.

Vivir el presente es uno de los lemas de Diana, que prefiere no ver más allá del día a día. La futbolista explica que toma las decisiones en función de sus vivencias. Es por ello que no se plantea otra cosa que disfrutar del presente. “Hace 25 años que juego a fútbol y, de momento, seguiré ligada al balón. No sé que pasará después porque no suelo hacer planes de futuro”, indica Diana, que quiere gradecer públicamente el apoyo de la afición. “Pese a los malos resultados, la hinchada está ahí y es de agradecer”, concluye.

La pasión de Diana por el fútbol

La veterana jugadora, de 37 años, posa con sus dos hijos.
La veterana jugadora, de 37 años, posa con sus dos hijos.
Paco Natera El Atlético Jesús femenino, octavo de una Liga de diez rivales, no acaba de cogerle el tranquillo a la competición autonómica. Las rojiblancas únicamente han ganado tres partidos esta temporada, mientras que el resto, diez, los han saldado con derrota. El conjunto que entrena Pierre Alain salta al verde con ambición y ganas de disfrutar del fútbol, pero la juventud de muchas de sus jugadoras, así como la falta de acoplamiento del bloque hacen de los triunfos una meta difícil de conseguir.La veterana jugadora Diana Albaladejo, conocida en el mundillo como hippie, explica que el plantel tiene, jugadora por jugadora, mucha calidad, pero recuerda que el juego en equipo no acaba de cuajar. "El Jesús de esta temporada tiene muchas chicas nuevas, al igual que el entrenador, que también lo es. Necesitamos tiempo para adaptarnos a estos cambios porque pienso que a nivel individual lo hacemos muy bien. Sólo tenemos que mejorar de modo colectivo", indica.La centrocampista, de 37 años, se muestra, no obstante, optimista de cara al último tramo de un torneo al que le quedan cuatro jornadas para su conclusión. "Este año nos lo hemos planteado como un periodo para conocernos mejor entre nosotras, así como para aprender el nuevo planteamiento táctico del míster. De todas maneras, tengo que decir que poco a poco vamos ganando en forma física y el sistema de Pierre se va afianzando. Tenemos ilusión, la verdad y ganas de seguir aprendiendo cada día un poquito más", sostiene.Diana es una de esas futbolistas con muchos kilómetros recorridos. El balón forma parte de su filosofía de vida y no piensa en colgar las botas. "Para mí, este deporte es un placer; lo hago porque me encanta y me lo paso bien", afirma una jugadora que se deja la piel sobre el terreno de juego. "Intento dar siempre lo máximo de mí y mi principal objetivo es sentir que lo he dado todo cuando he acabado de jugar. Sinceramente, pienso que lo estoy consiguiendo", explica.La rojiblanca es toda una todoterreno cuando se viste de corto. Y es que se adapta perfectamente en todas las zonas del rectángulo de juego. En este sentido, se define como una futbolista polivalente. "Puedo jugar en muchas posiciones y siempre me esfuerzo en el campo. Además, me considero muy luchadora", comenta la hippie, que también resalta su lealtad en el grupo. "Me gusta mucho apoyar a mis compañeras", afirma la experimentada jugadora.El fútbol ha dado a Diana mucho. Recuerdos imborrables, risas, anécdotas... Pero, sin lugar a dudas, la futbolista del Jesús resalta la importancia que han tenido entrenadores, rivales y compañeras en su carrera deportiva. "No ha nada en especial que haya marcado todos estos años, pero sí diría que el día a día ha sido y es determinante. De todas estas personas ha aprendido algo y esto es lo que me mantiene con ilusión por seguir jugando", señala.Vivir el presente es uno de los lemas de Diana, que prefiere no ver más allá del día a día. La futbolista explica que toma las decisiones en función de sus vivencias. Es por ello que no se plantea otra cosa que disfrutar del presente. "Hace 25 años que juego a fútbol y, de momento, seguiré ligada al balón. No sé que pasará después porque no suelo hacer planes de futuro", indica Diana, que quiere gradecer públicamente el apoyo de la afición. "Pese a los malos resultados, la hinchada está ahí y es de agradecer", concluye.

No hay comentarios

Dejar respuesta