noudiari.es Ganar la Liga es algo que a nadie se le pasaba por la cabeza en Santa Eulària a principios de temporada. Sin embargo, a estas alturas, a ocho jornadas para el final de la competición y a cuatro puntos del líder, el Mallorca B, esta idea ha cobrado fuerza. De lograrlo, directiva, cuerpo técnico y futbolistas alcanzarían un hito histórico jamás conseguido antes por nadie en el club y por muy pocos en Baleares: revalidar el título de campeón y ser por segundo año consecutivo el mejor equipo del torneo. Pocas cosas pueden representar mayor aliciente para los peñistas en un tramo final de campeonato que destila emoción tanto por arriba como por abajo, donde está todo por decidir.

Para no perder el tren de la Liga se antoja imprescindible que el conjunto de Mario Ormaecha se imponga este domingo (18 horas) al Playas de Calvià, uno de los pocos rivales que ha conseguido derrotar este curso a los santaeulalienses, 2 a 1, en la primera vuelta del torneo. Necesita y se merece sin duda la Peña el apoyo de la afición de cara a un encuentro complicado ante un adversario de esos que se baten el cobre en el rectángulo, rascan en el centro del campo y no desfallecen con el paso de los minutos. “El Playas de Calvià es un buen bloque, un rival muy complicado que reparte patadas que da gusto, encaja muy pocos goles y que emplea un 4-1-4-1 que le permite cerrarse atrás a la perfección”, advierte el preparador peñista.

La Peña tiene 16 jugadores disponibles porque recupera para esta jornada a los sancionados Paolo y Seral, con lo que afrontará el partido con lo puesto, sin necesidad de hacer ningún descarte porque no hay más. “Solo en tres ocasiones en todo lo que va de temporada he podido hacer una convocatoria dejando a jugadores en la grada, puesto que dos de los que empezaron con el grupo han tenido que pasar por la sala de operaciones”, recuerda Ormaechea, que cree que, “dadas las circunstancias”, es “increíble” lo que está logrando su conjunto. Y no le falta razón, puesto que la suerte en cuanto a lesiones no ha acompañado al equipo ni esta ni la anterior campaña.

La Peña quiere mantener viva la Liga ante el Playas de Calvià

noudiari.es Ganar la Liga es algo que a nadie se le pasaba por la cabeza en Santa Eulària a principios de temporada. Sin embargo, a estas alturas, a ocho jornadas para el final de la competición y a cuatro puntos del líder, el Mallorca B, esta idea ha cobrado fuerza. De lograrlo, directiva, cuerpo técnico y futbolistas alcanzarían un hito histórico jamás conseguido antes por nadie en el club y por muy pocos en Baleares: revalidar el título de campeón y ser por segundo año consecutivo el mejor equipo del torneo. Pocas cosas pueden representar mayor aliciente para los peñistas en un tramo final de campeonato que destila emoción tanto por arriba como por abajo, donde está todo por decidir.Para no perder el tren de la Liga se antoja imprescindible que el conjunto de Mario Ormaecha se imponga este domingo (18 horas) al Playas de Calvià, uno de los pocos rivales que ha conseguido derrotar este curso a los santaeulalienses, 2 a 1, en la primera vuelta del torneo. Necesita y se merece sin duda la Peña el apoyo de la afición de cara a un encuentro complicado ante un adversario de esos que se baten el cobre en el rectángulo, rascan en el centro del campo y no desfallecen con el paso de los minutos. “El Playas de Calvià es un buen bloque, un rival muy complicado que reparte patadas que da gusto, encaja muy pocos goles y que emplea un 4-1-4-1 que le permite cerrarse atrás a la perfección”, advierte el preparador peñista.La Peña tiene 16 jugadores disponibles porque recupera para esta jornada a los sancionados Paolo y Seral, con lo que afrontará el partido con lo puesto, sin necesidad de hacer ningún descarte porque no hay más. “Solo en tres ocasiones en todo lo que va de temporada he podido hacer una convocatoria dejando a jugadores en la grada, puesto que dos de los que empezaron con el grupo han tenido que pasar por la sala de operaciones”, recuerda Ormaechea, que cree que, “dadas las circunstancias”, es “increíble” lo que está logrando su conjunto. Y no le falta razón, puesto que la suerte en cuanto a lesiones no ha acompañado al equipo ni esta ni la anterior campaña.

No hay comentarios

Dejar respuesta