La Peña Deportiva está pagando un alto precio por su liderato y si en lo deportivo las cosas le van sobre ruedas en el apartado físico parece que le ha mirado un tuerto. Ausin se había recuperado antes de lo previsto de su lesión de rodilla pero en el último entrenamiento resbaló solo y todo parece indicar que podría haberse roto los ligamentos de la rodilla o el menisco. José Luis, que ya andaba renqueante, se ha producido también esta semana una lesión importante en el tobillo que le mantendrá en el dique seco por espacio aproximado de un mes y medio.
Esta es la triste realidad de la enfermería del conjunto de Santa Eulària, que no sale de una y se mete en otra. Auténtica mala suerte la que está teniendo el conjunto santaeulaliense en el capítulo de lesiones. A la larga lista de bajas de esta jornada se unen, además de las mencionadas, las de Aitor, Raúl, Carvajal y De Pablos, que se ha resentido de la fractura de una costilla.
Con este panorama viaja la Peña de Mario Ormaechea esta jornada al campo del Soller (domingo, 16,30 horas) para disputar un partido en el que estos últimos se juegan uno de los pocos cartuchos que les quedan para agrrarse a una Liga de la que ya están más fuera que dentro. No todo son malas, puesto que el míster recupera para este choque a Pando y Youssouf y podrá convocar a Newman y Cruz, que poco a poco van recobrando la forma tras un largo periodo de inactividad por sus respectivas lesiones.
No lo veía claro Ormaechea la pasda jornada ante el Isleño y empató después de ir ganando 2 a 0 y lo mismo le ocurre esta semana. “El Soller está luchando por no descender y ahora mismo sabe que las pocas opciones que le quedan de mantener la categoría pasan por ganarnos a nosotros. Juegan en su casa y en su campo suele haber mucha gente independientemente de la marcha que lleve el equipo en la competición. Todos saben que se le agota el tiempo y espero a un rival desesperado y al límite”, comenta.
Sobre las lesiones, el preparador peñista ya no sabe qué decir. “Es verdadera mala suerte porque llevamos toda la temporada igual prácticamente desde el principio. Las bajas son cosas que no ayudan en nada y un contratiempo más del que tenemos que reponernos para intentar mantener la ventaja que tenemos sobre los equipos que van por detrás nuestra”, comentó.

noudiari.es

La Peña viaja a Sóller con una larga lista de bajas y el temor de que Ausin se haya vuelto a romper


La Peña Deportiva está pagando un alto precio por su liderato y si en lo deportivo las cosas le van sobre ruedas en el apartado físico parece que le ha mirado un tuerto. Ausin se había recuperado antes de lo previsto de su lesión de rodilla pero en el último entrenamiento resbaló solo y todo parece indicar que podría haberse roto los ligamentos de la rodilla o el menisco. José Luis, que ya andaba renqueante, se ha producido también esta semana una lesión importante en el tobillo que le mantendrá en el dique seco por espacio aproximado de un mes y medio.
Esta es la triste realidad de la enfermería del conjunto de Santa Eulària, que no sale de una y se mete en otra. Auténtica mala suerte la que está teniendo el conjunto santaeulaliense en el capítulo de lesiones. A la larga lista de bajas de esta jornada se unen, además de las mencionadas, las de Aitor, Raúl, Carvajal y De Pablos, que se ha resentido de la fractura de una costilla.
Con este panorama viaja la Peña de Mario Ormaechea esta jornada al campo del Soller (domingo, 16,30 horas) para disputar un partido en el que estos últimos se juegan uno de los pocos cartuchos que les quedan para agrrarse a una Liga de la que ya están más fuera que dentro. No todo son malas, puesto que el míster recupera para este choque a Pando y Youssouf y podrá convocar a Newman y Cruz, que poco a poco van recobrando la forma tras un largo periodo de inactividad por sus respectivas lesiones.
No lo veía claro Ormaechea la pasda jornada ante el Isleño y empató después de ir ganando 2 a 0 y lo mismo le ocurre esta semana. “El Soller está luchando por no descender y ahora mismo sabe que las pocas opciones que le quedan de mantener la categoría pasan por ganarnos a nosotros. Juegan en su casa y en su campo suele haber mucha gente independientemente de la marcha que lleve el equipo en la competición. Todos saben que se le agota el tiempo y espero a un rival desesperado y al límite”, comenta.
Sobre las lesiones, el preparador peñista ya no sabe qué decir. “Es verdadera mala suerte porque llevamos toda la temporada igual prácticamente desde el principio. Las bajas son cosas que no ayudan en nada y un contratiempo más del que tenemos que reponernos para intentar mantener la ventaja que tenemos sobre los equipos que van por detrás nuestra”, comentó.

noudiari.es

No hay comentarios

Dejar respuesta