Choque entre Peña Deportiva B y Sa Pedrera Blava benjamín. L. HERRERA
Choque entre Peña Deportiva B y Sa Pedrera Blava benjamín. L. HERRERA

diariodeibiza.es Emprendedores con la que el Gobierno pretende fiscalizar a trabajadores voluntarios amenaza con herir de muerte a los clubes más modestos, entre los que se encuentran la totalidad de los de las Pitiusas. El fútbol ha sido el primero en ponerse en pie de guerra y sus máximos responsables rechazan frontalmente la aplicación tal y como está concebida. «Si esto sigue adelante al final nos obligará a dejar el club al final de la temporada. La carga económica y administrativa es inasumible», asegura el presidente de la Penya Blanc i Blava, Juanjo Bertomeu.

En este sentido, Bertomeu destacó el trabajo social que caracteriza a los equipos. La entidad que preside cuenta con 350 niños y una veintena de personas que se verían afectadas por esta medida. «Lo que hacemos redunda en la sociedad. Lo que queremos es que los chavales hagan deporte, no lucrarnos», asevera, antes de indicar que sería «más razonable», un régimen especial en el cual no tributaran las cantidades que van destinadas únicamente a cubrir gastos. De no ser así, añade, «la cuota podría llegar a duplicarse». Por lo que algunos niños se quedarían sin jugar por falta de recursos.

Los técnicos del Formentera que preside Felip Portas no se verían tan afectados, ya que en su mayoría son jugadores de la primera plantilla. Sin embargo, hasta medio centenar de colaboradores tendrían que tributar por cobrar pequeñas cantidades de dinero.

«Sería el principio del fin del fútbol modesto. Si lo que el Gobierno quiere es subsanar las situaciones irregulares en el fútbol, según el principio de importancia relativa, debería empezar por los de Primera División. Igual con un único equipo recaudarían lo mismo que con todos nosotros», apunta Portas. No en vano, la deuda de la máxima división nacional con Hacienda supera los 600 millones de euros (sin contar los que no están constituidos como Sociedades Anónimas, entre los que figuran Barcelona, Real Madrid y Athletic de Bilbao).

Un sistema que sea «pagable»
Dramática sería la situación para la Peña Deportiva, con casi 80 afectados en las dos escuadras de fútbol, a lo que se sumaría el fútbol sala y el resto de deportes minoritarios que se unen a la entidad para aprovechar su infraestructura. Su presidente, Juan Marí Dalias, apuesta por regular el deporte, pero de una manera que sea viable.

«No pueden olvidarse de que hacemos un trabajo social. ¿Quién lo hará si desaparecemos? La regulación tiene que ser algo pagable. Tal y como quieren hacerlo supone un incremento brutal de los costes», aseguró Marí, antes de apuntar que soluciones como una tarifa plana por formación sería lo más razonable.

«Estamos hablando de gente que dedica su tiempo libre, y que recibe una cantidad con la que apenas les llega para pagar la gasolina, el teléfono y cuatro coca-colas para los niños», concluye Dalias.
Por su parte, Pepe Vidal, máximo responsable del CD Ibiza, calificó la medida como «una barbaridad»: «Los que estamos aquí lo hacemos por amor al arte. Queremos seguir creciendo, pero si no paran de ponernos trabas no sé cómo lo haremos», afirmó.

En la misma línea apuntaron Iván Córdoba y Francisco Parra, mandatarios del Rápid y Portmany, respectivamente, quienes destacaron el carácter altruista de su trabajo. «Con esta ley sería bastante complicado porque no puedes trabajar como si fueras una empresa», apuntó Parra, mientras que su homólogo matizó que aún hay «mucha incertidumbre» sobre la nueva ley.

Por su parte, Javier Torres, presidente de la Penya Independent, apuntó uno de los aspectos más controvertidos, ya que los máximos dirigentes deberán responder con su patrimonio personal en caso de que existan irregularidades. «Aquí ningún directivo cobra por su trabajo. De hecho, ponemos dinero de nuestro bolsillo y gastamos muchas horas de nuestro tiempo libre para que los jóvenes puedan jugar a fútbol. Y ahora parece que Hacienda nos va a mirar con lupa y si nos equivocamos tendremos que responder nosotros. Lo estamos estudiando de cara al año que viene porque no es normal que después de tanto esfuerzo tengas que responder con tu propio patrimonio», concluyó Torres.

“La regulación laboral nos obligará a dejar el club al final de la temporada”

Choque entre Peña Deportiva B y Sa Pedrera Blava benjamín. L. HERRERA
Choque entre Peña Deportiva B y Sa Pedrera Blava benjamín. L. HERRERA
diariodeibiza.es Emprendedores con la que el Gobierno pretende fiscalizar a trabajadores voluntarios amenaza con herir de muerte a los clubes más modestos, entre los que se encuentran la totalidad de los de las Pitiusas. El fútbol ha sido el primero en ponerse en pie de guerra y sus máximos responsables rechazan frontalmente la aplicación tal y como está concebida. «Si esto sigue adelante al final nos obligará a dejar el club al final de la temporada. La carga económica y administrativa es inasumible», asegura el presidente de la Penya Blanc i Blava, Juanjo Bertomeu. En este sentido, Bertomeu destacó el trabajo social que caracteriza a los equipos. La entidad que preside cuenta con 350 niños y una veintena de personas que se verían afectadas por esta medida. «Lo que hacemos redunda en la sociedad. Lo que queremos es que los chavales hagan deporte, no lucrarnos», asevera, antes de indicar que sería «más razonable», un régimen especial en el cual no tributaran las cantidades que van destinadas únicamente a cubrir gastos. De no ser así, añade, «la cuota podría llegar a duplicarse». Por lo que algunos niños se quedarían sin jugar por falta de recursos. Los técnicos del Formentera que preside Felip Portas no se verían tan afectados, ya que en su mayoría son jugadores de la primera plantilla. Sin embargo, hasta medio centenar de colaboradores tendrían que tributar por cobrar pequeñas cantidades de dinero. «Sería el principio del fin del fútbol modesto. Si lo que el Gobierno quiere es subsanar las situaciones irregulares en el fútbol, según el principio de importancia relativa, debería empezar por los de Primera División. Igual con un único equipo recaudarían lo mismo que con todos nosotros», apunta Portas. No en vano, la deuda de la máxima división nacional con Hacienda supera los 600 millones de euros (sin contar los que no están constituidos como Sociedades Anónimas, entre los que figuran Barcelona, Real Madrid y Athletic de Bilbao). Un sistema que sea «pagable» Dramática sería la situación para la Peña Deportiva, con casi 80 afectados en las dos escuadras de fútbol, a lo que se sumaría el fútbol sala y el resto de deportes minoritarios que se unen a la entidad para aprovechar su infraestructura. Su presidente, Juan Marí Dalias, apuesta por regular el deporte, pero de una manera que sea viable. «No pueden olvidarse de que hacemos un trabajo social. ¿Quién lo hará si desaparecemos? La regulación tiene que ser algo pagable. Tal y como quieren hacerlo supone un incremento brutal de los costes», aseguró Marí, antes de apuntar que soluciones como una tarifa plana por formación sería lo más razonable. «Estamos hablando de gente que dedica su tiempo libre, y que recibe una cantidad con la que apenas les llega para pagar la gasolina, el teléfono y cuatro coca-colas para los niños», concluye Dalias. Por su parte, Pepe Vidal, máximo responsable del CD Ibiza, calificó la medida como «una barbaridad»: «Los que estamos aquí lo hacemos por amor al arte. Queremos seguir creciendo, pero si no paran de ponernos trabas no sé cómo lo haremos», afirmó. En la misma línea apuntaron Iván Córdoba y Francisco Parra, mandatarios del Rápid y Portmany, respectivamente, quienes destacaron el carácter altruista de su trabajo. «Con esta ley sería bastante complicado porque no puedes trabajar como si fueras una empresa», apuntó Parra, mientras que su homólogo matizó que aún hay «mucha incertidumbre» sobre la nueva ley. Por su parte, Javier Torres, presidente de la Penya Independent, apuntó uno de los aspectos más controvertidos, ya que los máximos dirigentes deberán responder con su patrimonio personal en caso de que existan irregularidades. «Aquí ningún directivo cobra por su trabajo. De hecho, ponemos dinero de nuestro bolsillo y gastamos muchas horas de nuestro tiempo libre para que los jóvenes puedan jugar a fútbol. Y ahora parece que Hacienda nos va a mirar con lupa y si nos equivocamos tendremos que responder nosotros. Lo estamos estudiando de cara al año que viene porque no es normal que después de tanto esfuerzo tengas que responder con tu propio patrimonio», concluyó Torres.

2 Comentarios

  1. Ahora es cuando los ” yo paso de la política” tienen que pensar y meditar que hacer!!! Este año autonómicas y generales. Ale, seguir votando al mismo partido o no votando…

Dejar respuesta