Por Pablo Sierra del Sol

El objetivo que se le escapó a la Unión Deportiva Ibiza en una tanda de penaltis –perdida de manera inexplicable en la ciudad deportiva del Levante– se ha logrado en los despachos después de semanas de nervios y tensión. El ascenso empezó a valorarse como una opción el 23 de julio, cuando el Lorca Club de Fútbol, deshecho institucionalmente por sus números rojos, presentaba su renuncia a participar en Segunda División B. La Federación Española no la aceptó e incluyó a los murcianos en el bombo que sorteó el calendario, pero día a día se agotaban las posibilidades del Lorca para abonar su deuda y seguir compitiendo en el fútbol de bronce. La última semana ha sido vibrante para el Ibiza que preside Amadeo Salvo, que ha ido ganando méritos para sustituir al Lorca en el grupo IV de Segunda B, la categoría en la que jugará durante la temporada que está a punto de comenzar.

Miércoles 1 de agosto (minutos después de medianoche)

Los rumores que llegaban desde la Región de Murcia son totalmente ciertos. El Lorca Club de Fútbol no ha pagado los 482 mil euros que adeuda a la Federación Española. Xu Genbao, el propietario del Lorca, no ha encontrado un comprador con líquido para enfriar dentro del plazo marcado por el ente que preside Luis Rubiales la deuda que abrasa al club. A fecha de 31 de julio nadie ha pagado. Teóricamente, esta sociedad anónima que hasta junio compitió en Segunda A descenderá por impagos a Tercera División. Así lo dice un comunicado federativo, donde se especifica que el proceso de descenso de los lorquinos se ha iniciado y que esta inhabilitación abre la puerta del ascenso a otros equipos. Sin embargo, como la resolución no es firme, los tiempos del comunicado se conjugan en condicional y subjuntivo. Aún podría haber cambios. La Unión Deportiva Ibiza, que ya ha activado días antes toda su maquinaria para saber qué se cuece en Las Rozas, empieza a soñar con alcanzar la categoría que se le escapó en Bunyol contra el Atlético Levante el pasado 24 de junio. Eso sí, para hacerse con la plaza no basta con apoquinar el casi medio millón de euros que debe el Lorca CF. Primero, tienen que renunciar a subir los equipos con mejor derecho deportivo que el Ibiza: todos los murcianos que juegan en Tercera y, también, la Sociedad Deportiva Logroñés, el único no ascendido que consiguió más puntos que los ibicencos durante la temporada pasada. No parece sencillo, pero tampoco es una quimera.

Jueves 2 de agosto

Antes de que se cumpliera el plazo para pagar se especuló con que un empresario turco iba a comprar el Lorca FC. Después se oyó que Xu Genbao lo vendería a un grupo de inversores alemanes. Ni un acuerdo ni el otro se cerró antes de que llegara agosto. Y con el cambio de mes, precisamente, aparece el deseado comprador: un fondo de inversión encabezado por el abogado madrileño Roberto Torres compra el paquete de acciones del empresario chino. Lo hace tarde para competir en Segunda B, pero la nueva propiedad no se rinde.

Viernes 3 de junio

Buscando resquicios en el reglamento de la Federación Española, Roberto Torres deposita un aval bancario que acredita que el Lorca FC puede pagar los 482 mil euros que le piden desde Madrid. La cosa se complica porque, además, Torres, presenta alegaciones ante el descenso administrativo que le espera al club que sus socios y él acaban de comprar, una entidad sin jugadores ni empleados a tres semanas de que empiece la Liga, pero que cobrará un millón y medio del seguro de la Liga de Fútbol Profesional si finalmente puede competir en Segunda B. Es decir, el negocio no es tan ruinoso como podría parecer en un principio, aunque para eso hace falta el plácet de la Federación Española, algo complicado de conseguir porque marcaría un peligroso precedente en estos tiempos en los que los dirigentes del fútbol predican el fair play financiero. Sin embargo, en la UD Ibiza más de uno tuerce el morro. El primer equipo juega un amistoso por la tarde contra el San Rafael mientras sus aficionados actualizan Twitter obsesivamente. Las noticias escasean y, ante la amenaza del renacido Lorca, ni siquiera alegra leer este mensaje en la cuenta del Logroñés: “Si nos conseguís un patrocinio de 482.000 euros, nos lo pensamos, va. Pero va a ser que no. Un saludo”.

Lunes 6 de junio

Ha pasado el fin de semana y casi todo el mundo sigue sin noticias. La mañana es tensa. La web de la Federación Española no da noticias de la Segunda B. Twitter, tampoco. A las dos de la tarde concluye el plazo para que los candidatos a sustituir al Lorca FC envíen sus solicitudes. El Ibiza cumple el trámite, pero se desconoce oficialmente qué otros equipos se han sumado también a la carrera y, sobre todo, nadie sabe qué va a ocurrir con los lorquinos. Son optimistas tanto la directiva del club ibicenco como los dirigentes de la Federación Balear, muy interesados en que los de Can Misses acompañen al Atlético Baleares en la división de bronce, aunque en principio vayan a jugar en grupos distintos. Los medios de la ciudad más importante del oeste murciano fríen a llamadas a clubes como el Yeclano, el Atlético Pulpileño o el Churra, pero ninguno de ellos parece capacitado para pagar los 482 mil euros indispensables para subir a Segunda B. Tampoco da la sensación de que pueda abonarlos el Lorca Deportiva, el heredero del Lorca histórico, aunque refundado, que también compite en Tercera. Un periodista lorquino define así la situación: “El presidente del Lorca Deportiva, aunque tuviera el dinero en la mano, nunca diría públicamente que su equipo ha presentado candidatura para sustituir al Lorca Club de Fútbol en Segunda B porque, si finalmente no hay descenso del vecino, el ridículo que haría en la ciudad sería espantoso”. El lunes se marcha sin novedades. Lo único que pasa es que no pasa nada. Todavía.

Martes 7 de junio

En la víspera de San Ciriaco, patrón de la ciudad de Ibiza, se resuelve el misterio. Y eso que el día amanece nublado informativamente. Los canales oficiales de la Federación Española no dicen ni media sobre el caso que tiene en vilo a la mayoría (y son más de los que parecen) de aficionados que siguen la Segunda B por todo el país. El gabinete de prensa del ente está ocupado en informar de la visita del presidente Rubiales a Tánger para presentar la Supercopa de España que se jugará en la ciudad marroquí… hasta que cae la primera bomba a las dos de la tarde: tras estudiar las alegaciones del Lorca CF, los responsables del departamento de Competiciones confirman su descenso por impagos a Tercera. Comienza entonces el capítulo definitivo de esta historia. A la hora de comer, la UD Ibiza parece la candidata con mejores números para llevarse el premio gordo del sorteo. Así lo confirma un nuevo tuit publicado en la cuenta de la Federación Española a las cuatro de la tarde. La siesta salta por los aires ante el anuncio: es el ibicenco el club que reúne más méritos deportivos entre los candidatos interesados en cubrir el hueco de los lorquinos en el grupo cuarto. Cádiz B y Real Jáen tendrían también el dinero para pagar la deuda, pero suman menos puntos entre la temporada regular y el playoff de la 2017/2018. La familia Salvo envía los 482 mil euros a la cuenta corriente facilitada desde Las Rozas minutos después de que se haga pública esa información. Y lo anuncia la UD Ibiza en Twitter, la red social que canaliza el flujo más importante de noticias futbolísticas, a las cinco de la tarde. En el momento en que se escriben estas líneas, el tuit que narra un sufrido ascenso en los despachos acumula 117 comentarios, 605 retuits y más de un millar de likes. La cuenta @ibizaud crece más de trescientos seguidos en menos de 24 horas. La entrada del club ibicenco en Segunda B ha sido un bombazo. Pese a que ningún ascenso administrativo se puede celebrar con la misma euforia con la que se festeja en el campo, Amadeo Salvo, que durante la tarde del martes se encuentra de viaje, cree que el esfuerzo económico vertido en el club que puso en pie en el verano de 2015 ha merecido la pena.

Miércoles 8 de agosto

A menos de tres semanas para que se inicie la competición quedan muchos flecos que resolver. Nuevos refuerzos, posibles bajas, campaña de abonados… Lo que no cambiará será el grupo en el que competirá el conjunto de Vila. Al Conquense le interesaría trocar su plaza en la liga levantina por la del Ibiza, que jugará en la meridional, pero los calendarios ya están cerrados. Probablemente, si se mantiene en la categoría, el equipo celeste se enrolará en la 2019/2020 en el grupo III. Mientras tanto debe poner rumbo al sur y planificar un viaje a Heliópolis para enfrentarse al Sevilla Atlético en la primera jornada del campeonato. Muchas dudas que deberán resolverse contra el reloj y que hoy, a partir de la una menos cuarto, empezarán a clarificarse en la rueda de prensa que el propio Salvo ofrecerá en Can Misses. Un estadio al que vuelve el fútbol de bronce más de nueve años después. Y, según el empresario valenciano, lo hace para quedarse. Como mínimo. Porque el objetivo de Salvo (ya lo dijo hace años) es alcanzar la Liga de Fútbol Profesional.

La semana que cambió el destino del Ibiza

Por Pablo Sierra del Sol El objetivo que se le escapó a la Unión Deportiva Ibiza en una tanda de penaltis –perdida de manera inexplicable en la ciudad deportiva del Levante– se ha logrado en los despachos después de semanas de nervios y tensión. El ascenso empezó a valorarse como una opción el 23 de julio, cuando el Lorca Club de Fútbol, deshecho institucionalmente por sus números rojos, presentaba su renuncia a participar en Segunda División B. La Federación Española no la aceptó e incluyó a los murcianos en el bombo que sorteó el calendario, pero día a día se agotaban las posibilidades del Lorca para abonar su deuda y seguir compitiendo en el fútbol de bronce. La última semana ha sido vibrante para el Ibiza que preside Amadeo Salvo, que ha ido ganando méritos para sustituir al Lorca en el grupo IV de Segunda B, la categoría en la que jugará durante la temporada que está a punto de comenzar. Miércoles 1 de agosto (minutos después de medianoche) Los rumores que llegaban desde la Región de Murcia son totalmente ciertos. El Lorca Club de Fútbol no ha pagado los 482 mil euros que adeuda a la Federación Española. Xu Genbao, el propietario del Lorca, no ha encontrado un comprador con líquido para enfriar dentro del plazo marcado por el ente que preside Luis Rubiales la deuda que abrasa al club. A fecha de 31 de julio nadie ha pagado. Teóricamente, esta sociedad anónima que hasta junio compitió en Segunda A descenderá por impagos a Tercera División. Así lo dice un comunicado federativo, donde se especifica que el proceso de descenso de los lorquinos se ha iniciado y que esta inhabilitación abre la puerta del ascenso a otros equipos. Sin embargo, como la resolución no es firme, los tiempos del comunicado se conjugan en condicional y subjuntivo. Aún podría haber cambios. La Unión Deportiva Ibiza, que ya ha activado días antes toda su maquinaria para saber qué se cuece en Las Rozas, empieza a soñar con alcanzar la categoría que se le escapó en Bunyol contra el Atlético Levante el pasado 24 de junio. Eso sí, para hacerse con la plaza no basta con apoquinar el casi medio millón de euros que debe el Lorca CF. Primero, tienen que renunciar a subir los equipos con mejor derecho deportivo que el Ibiza: todos los murcianos que juegan en Tercera y, también, la Sociedad Deportiva Logroñés, el único no ascendido que consiguió más puntos que los ibicencos durante la temporada pasada. No parece sencillo, pero tampoco es una quimera.
Jueves 2 de agosto Antes de que se cumpliera el plazo para pagar se especuló con que un empresario turco iba a comprar el Lorca FC. Después se oyó que Xu Genbao lo vendería a un grupo de inversores alemanes. Ni un acuerdo ni el otro se cerró antes de que llegara agosto. Y con el cambio de mes, precisamente, aparece el deseado comprador: un fondo de inversión encabezado por el abogado madrileño Roberto Torres compra el paquete de acciones del empresario chino. Lo hace tarde para competir en Segunda B, pero la nueva propiedad no se rinde. Viernes 3 de junio Buscando resquicios en el reglamento de la Federación Española, Roberto Torres deposita un aval bancario que acredita que el Lorca FC puede pagar los 482 mil euros que le piden desde Madrid. La cosa se complica porque, además, Torres, presenta alegaciones ante el descenso administrativo que le espera al club que sus socios y él acaban de comprar, una entidad sin jugadores ni empleados a tres semanas de que empiece la Liga, pero que cobrará un millón y medio del seguro de la Liga de Fútbol Profesional si finalmente puede competir en Segunda B. Es decir, el negocio no es tan ruinoso como podría parecer en un principio, aunque para eso hace falta el plácet de la Federación Española, algo complicado de conseguir porque marcaría un peligroso precedente en estos tiempos en los que los dirigentes del fútbol predican el fair play financiero. Sin embargo, en la UD Ibiza más de uno tuerce el morro. El primer equipo juega un amistoso por la tarde contra el San Rafael mientras sus aficionados actualizan Twitter obsesivamente. Las noticias escasean y, ante la amenaza del renacido Lorca, ni siquiera alegra leer este mensaje en la cuenta del Logroñés: “Si nos conseguís un patrocinio de 482.000 euros, nos lo pensamos, va. Pero va a ser que no. Un saludo”.
Lunes 6 de junio Ha pasado el fin de semana y casi todo el mundo sigue sin noticias. La mañana es tensa. La web de la Federación Española no da noticias de la Segunda B. Twitter, tampoco. A las dos de la tarde concluye el plazo para que los candidatos a sustituir al Lorca FC envíen sus solicitudes. El Ibiza cumple el trámite, pero se desconoce oficialmente qué otros equipos se han sumado también a la carrera y, sobre todo, nadie sabe qué va a ocurrir con los lorquinos. Son optimistas tanto la directiva del club ibicenco como los dirigentes de la Federación Balear, muy interesados en que los de Can Misses acompañen al Atlético Baleares en la división de bronce, aunque en principio vayan a jugar en grupos distintos. Los medios de la ciudad más importante del oeste murciano fríen a llamadas a clubes como el Yeclano, el Atlético Pulpileño o el Churra, pero ninguno de ellos parece capacitado para pagar los 482 mil euros indispensables para subir a Segunda B. Tampoco da la sensación de que pueda abonarlos el Lorca Deportiva, el heredero del Lorca histórico, aunque refundado, que también compite en Tercera. Un periodista lorquino define así la situación: “El presidente del Lorca Deportiva, aunque tuviera el dinero en la mano, nunca diría públicamente que su equipo ha presentado candidatura para sustituir al Lorca Club de Fútbol en Segunda B porque, si finalmente no hay descenso del vecino, el ridículo que haría en la ciudad sería espantoso”. El lunes se marcha sin novedades. Lo único que pasa es que no pasa nada. Todavía. Martes 7 de junio En la víspera de San Ciriaco, patrón de la ciudad de Ibiza, se resuelve el misterio. Y eso que el día amanece nublado informativamente. Los canales oficiales de la Federación Española no dicen ni media sobre el caso que tiene en vilo a la mayoría (y son más de los que parecen) de aficionados que siguen la Segunda B por todo el país. El gabinete de prensa del ente está ocupado en informar de la visita del presidente Rubiales a Tánger para presentar la Supercopa de España que se jugará en la ciudad marroquí… hasta que cae la primera bomba a las dos de la tarde: tras estudiar las alegaciones del Lorca CF, los responsables del departamento de Competiciones confirman su descenso por impagos a Tercera. Comienza entonces el capítulo definitivo de esta historia. A la hora de comer, la UD Ibiza parece la candidata con mejores números para llevarse el premio gordo del sorteo. Así lo confirma un nuevo tuit publicado en la cuenta de la Federación Española a las cuatro de la tarde. La siesta salta por los aires ante el anuncio: es el ibicenco el club que reúne más méritos deportivos entre los candidatos interesados en cubrir el hueco de los lorquinos en el grupo cuarto. Cádiz B y Real Jáen tendrían también el dinero para pagar la deuda, pero suman menos puntos entre la temporada regular y el playoff de la 2017/2018. La familia Salvo envía los 482 mil euros a la cuenta corriente facilitada desde Las Rozas minutos después de que se haga pública esa información. Y lo anuncia la UD Ibiza en Twitter, la red social que canaliza el flujo más importante de noticias futbolísticas, a las cinco de la tarde. En el momento en que se escriben estas líneas, el tuit que narra un sufrido ascenso en los despachos acumula 117 comentarios, 605 retuits y más de un millar de likes. La cuenta @ibizaud crece más de trescientos seguidos en menos de 24 horas. La entrada del club ibicenco en Segunda B ha sido un bombazo. Pese a que ningún ascenso administrativo se puede celebrar con la misma euforia con la que se festeja en el campo, Amadeo Salvo, que durante la tarde del martes se encuentra de viaje, cree que el esfuerzo económico vertido en el club que puso en pie en el verano de 2015 ha merecido la pena.
Miércoles 8 de agosto A menos de tres semanas para que se inicie la competición quedan muchos flecos que resolver. Nuevos refuerzos, posibles bajas, campaña de abonados… Lo que no cambiará será el grupo en el que competirá el conjunto de Vila. Al Conquense le interesaría trocar su plaza en la liga levantina por la del Ibiza, que jugará en la meridional, pero los calendarios ya están cerrados. Probablemente, si se mantiene en la categoría, el equipo celeste se enrolará en la 2019/2020 en el grupo III. Mientras tanto debe poner rumbo al sur y planificar un viaje a Heliópolis para enfrentarse al Sevilla Atlético en la primera jornada del campeonato. Muchas dudas que deberán resolverse contra el reloj y que hoy, a partir de la una menos cuarto, empezarán a clarificarse en la rueda de prensa que el propio Salvo ofrecerá en Can Misses. Un estadio al que vuelve el fútbol de bronce más de nueve años después. Y, según el empresario valenciano, lo hace para quedarse. Como mínimo. Porque el objetivo de Salvo (ya lo dijo hace años) es alcanzar la Liga de Fútbol Profesional.

No hay comentarios

Dejar respuesta