Jordi Riera, entrenador del Ibiza, ha hecho historia en la sociedad que preside Amadeo Salvo ascendiendo al juvenil a Liga Nacional en su segunda temporada al frente del plantel. El joven estratega asegura estar muy feliz por la gesta conseguida, destacando el compromiso y la actitud a lo largo del curso de sus jugadores, que también han escrito con letras de oro este capítulo legendario de las memorias de la unión deportiva. El míster unionista, que ya se encuentra trabajando en la preparación del nuevo e ilusionante proyecto deportivo, explica sus sensaciones en una entrevista concedida al departamento de comunicación del club celeste.

¿Como valoras la temporada realizado por el equipo?

La verdad que ha sido muy positiva y tremendamente competida. Durante toda la campaña ha reinado la igualdad y ha habido en todo momento mucho nivel, pero hemos conseguido mantener una regularidad durante todo el año, sobreponiéndonos de los tres primeros malos resultados. Lo cierto es que no ha sido fácil.

El equipo ha sellado una identidad de juego propia que lo ha llevado a conseguir el objetivo con unos datos espectaculares (17 partidos consecutivos invicto con 15 victorias y 2 empates) tras un inicio irregular, con un empate y dos derrotas.

Teníamos una idea de cómo queríamos jugar y sabíamos que construir esta forma de entender el fútbol nos iba a llevar tiempo. Al final, creo que hemos conseguido forjar una identidad y un equipo competitivo y unido. En estas edades a veces no es fácil, pero los chicos no han fallado los días de entrenamiento y les hemos exigido muchas semanas cuatro días de entreno, sesiones previas de vídeo… de ahí que diga que somos unos privilegiados por habernos encontrado un grupo que ha aceptado tan bien esta exigencia y ha tenido tantas ganas de trabajar.

En el plano personal, ¿cuáles son tus sensaciones tras el ascenso de categoría?

Estoy muy contento; ver a los jugadores así de felices es la mejor sensación. Sabemos que ganar es muy difícil, ya que a veces aunque trabajes muy bien no lo consigues. Como entrenador nunca había ganado nada así. Somos conscientes de lo que cuesta y responsables para cuidar de esta oportunidad.

¿Cómo valoras este ascenso para el futuro de la Academia del Ibiza?

A nivel de Academia, estoy seguro que esto va a suponer un  paso adelante. El juvenil es nuestro equipo referente en la estructura y tenerlo compitiendo en Liga Nacional va a suponer una oportunidad muy grande para los chicos que vienen por abajo, de seguir progresando y creciendo dentro del club con nuestras ideas. Esto nos va a reforzar en nuestra idea de crear una identidad, desde bien abajo para que lleguen arriba preparados.

Lindo y querido

Jordi Riera, entrenador del Ibiza, ha hecho historia en la sociedad que preside Amadeo Salvo ascendiendo al juvenil a Liga Nacional en su segunda temporada al frente del plantel. El joven estratega asegura estar muy feliz por la gesta conseguida, destacando el compromiso y la actitud a lo largo del curso de sus jugadores, que también han escrito con letras de oro este capítulo legendario de las memorias de la unión deportiva. El míster unionista, que ya se encuentra trabajando en la preparación del nuevo e ilusionante proyecto deportivo, explica sus sensaciones en una entrevista concedida al departamento de comunicación del club celeste.

¿Como valoras la temporada realizado por el equipo?

La verdad que ha sido muy positiva y tremendamente competida. Durante toda la campaña ha reinado la igualdad y ha habido en todo momento mucho nivel, pero hemos conseguido mantener una regularidad durante todo el año, sobreponiéndonos de los tres primeros malos resultados. Lo cierto es que no ha sido fácil.

El equipo ha sellado una identidad de juego propia que lo ha llevado a conseguir el objetivo con unos datos espectaculares (17 partidos consecutivos invicto con 15 victorias y 2 empates) tras un inicio irregular, con un empate y dos derrotas.

Teníamos una idea de cómo queríamos jugar y sabíamos que construir esta forma de entender el fútbol nos iba a llevar tiempo. Al final, creo que hemos conseguido forjar una identidad y un equipo competitivo y unido. En estas edades a veces no es fácil, pero los chicos no han fallado los días de entrenamiento y les hemos exigido muchas semanas cuatro días de entreno, sesiones previas de vídeo… de ahí que diga que somos unos privilegiados por habernos encontrado un grupo que ha aceptado tan bien esta exigencia y ha tenido tantas ganas de trabajar.

En el plano personal, ¿cuáles son tus sensaciones tras el ascenso de categoría?

Estoy muy contento; ver a los jugadores así de felices es la mejor sensación. Sabemos que ganar es muy difícil, ya que a veces aunque trabajes muy bien no lo consigues. Como entrenador nunca había ganado nada así. Somos conscientes de lo que cuesta y responsables para cuidar de esta oportunidad.

¿Cómo valoras este ascenso para el futuro de la Academia del Ibiza?

A nivel de Academia, estoy seguro que esto va a suponer un  paso adelante. El juvenil es nuestro equipo referente en la estructura y tenerlo compitiendo en Liga Nacional va a suponer una oportunidad muy grande para los chicos que vienen por abajo, de seguir progresando y creciendo dentro del club con nuestras ideas. Esto nos va a reforzar en nuestra idea de crear una identidad, desde bien abajo para que lleguen arriba preparados.

No hay comentarios

Dejar respuesta