El entrenador del Algeciras, junto al banquillo visitante durante el partido de ida.
El entrenador del Algeciras, junto al banquillo visitante durante el partido de ida.

europasur.es Baldomero Hermoso Mere tiene claro el camino a seguir para superar la eliminatoria ante la Peña Deportiva Santa Eulalia el domingo en el Nuevo Mirador (12:00). El técnico del Algeciras cree firmemente que su equipo necesita jugar con el corazón caliente y la cabeza fría, marcar los tiempos del partido y no conceder un respiro a un rival al que espera agazapado y capacitado para soltar aguijonazos. Mere no teme por lo sucedido ante la Arandina y se muestra optimista por “las buenas sensaciones” que desprende la plantilla de cara al partido de vuelta de la segunda ronda por el ascenso a Segunda B, el penúltimo peldaño a la gloria.

El empate sin goles en Santa Eulalia dejó buen sabor de boca al técnico. “Somos optimistas, creo que hicimos un buen partido, tuvimos dos situaciones de gol muy claras, permitimos muy poco a un rival que como local te pone muy a prueba y fuimos muy competitivos”, sostiene. “Nos fajamos y llevamos la iniciativa durante muchas fases del partido y nos vinimos con buenas sensaciones y deseando que llegue el partido de domingo”, agrega Mere.

El preparador ha estudiado a fondo la eliminatoria que la Peña superó ante el Racing B. “Creo que tenemos que tomar como referencia el partido que jugaron en Santander, dieron la iniciativa al Racing, aguantaron el tirón inicial y aprovecharon la primera que tuvieron. A partir de ahí se presentó un partido distinto y supieron manejar. Entendemos que querrán repetir esas sensaciones y nosotros tenemos que ir en la línea contraria porque nos vamos a encontrar un rival replegado que sobre todo va a tirar del contragolpe y el juego directo, nos tocará moverlos mucho y buscar espacios, esa es nuestra tarea con balón”, señala.

Mere asume que el Algeciras deberá ser protagonista en su campo. “Tenemos claro que vamos a asumir la iniciativa y eso conlleva mover el balón de un lado a otro hasta encontrar la sorpresa, pero también tenemos más armas como el poderío en el juego aéreo ofensivo, el otro día lo demostramos. Siempre hay herramientas para tratar de cambiar el partido, aunque a lo mejor estamos hablando de más y el planteamiento de ellos es ir al ataque”, matiza. “Ya hemos jugado ese partido aquí muchas veces antes rivales que se han replegado y estamos capacitados”, insiste Mere.

La sombra de la Arandina planea sobre el Mirador, pero el míster algecirista la espanta tajante: “Miedo no tenemos, somos deportistas”, interviene. “Los jugadores nos transmiten muy buenas sensaciones, lo que nos pasó nos tiene que servir, es importante que estemos muy frescos de cabeza y muy activos de corazón porque nos interesa meterle ritmo al partido, pero es bueno también tomar las decisiones correctas y el día de la Arandina nos desfondamos a nivel mental, dejamos de creer y dejamos de llevar el iniciativa”, explica.

“Sería importante que lográsemos marcar pronto pero no siempre se puede y entonces es importante mantener la calma y ser pacientes, saber que jugamos un partido de noventa minutos que está empatado a cero. Es importante defender bien, no podemos recibir un gol a las primeras de cambio”, advierte el técnico.

El factor campo vuelve a estar presente, eso sí, con el recelo propio del que se ha llevado un escarmiento hace poco. “Por la forma de juego a ellos les convenía su campo como local, allí podían hacer más uso de sus armas, ese contexto les favorecía y nosotros nos defendimos bien”, dice Mere. “Aquí creo que es al contrario, creo que nos favorece a nosotros, pero todo eso es la teoría… los dos tenemos armas para sorprendernos”, avisa el preparador albirrojo, que se desmarca del horario o de la temperatura que pueda hacer al mediodía. “Vamos a intentar darle más importancia a lo que ocurre en el verde”.

Mere espera a una Peña capacitada para soltar aguijonazos en el nuevo Mirador

El entrenador del Algeciras, junto al banquillo visitante durante el partido de ida.
El entrenador del Algeciras, junto al banquillo visitante durante el partido de ida.
europasur.es Baldomero Hermoso Mere tiene claro el camino a seguir para superar la eliminatoria ante la Peña Deportiva Santa Eulalia el domingo en el Nuevo Mirador (12:00). El técnico del Algeciras cree firmemente que su equipo necesita jugar con el corazón caliente y la cabeza fría, marcar los tiempos del partido y no conceder un respiro a un rival al que espera agazapado y capacitado para soltar aguijonazos. Mere no teme por lo sucedido ante la Arandina y se muestra optimista por "las buenas sensaciones" que desprende la plantilla de cara al partido de vuelta de la segunda ronda por el ascenso a Segunda B, el penúltimo peldaño a la gloria.El empate sin goles en Santa Eulalia dejó buen sabor de boca al técnico. "Somos optimistas, creo que hicimos un buen partido, tuvimos dos situaciones de gol muy claras, permitimos muy poco a un rival que como local te pone muy a prueba y fuimos muy competitivos", sostiene. "Nos fajamos y llevamos la iniciativa durante muchas fases del partido y nos vinimos con buenas sensaciones y deseando que llegue el partido de domingo", agrega Mere.El preparador ha estudiado a fondo la eliminatoria que la Peña superó ante el Racing B. "Creo que tenemos que tomar como referencia el partido que jugaron en Santander, dieron la iniciativa al Racing, aguantaron el tirón inicial y aprovecharon la primera que tuvieron. A partir de ahí se presentó un partido distinto y supieron manejar. Entendemos que querrán repetir esas sensaciones y nosotros tenemos que ir en la línea contraria porque nos vamos a encontrar un rival replegado que sobre todo va a tirar del contragolpe y el juego directo, nos tocará moverlos mucho y buscar espacios, esa es nuestra tarea con balón", señala.Mere asume que el Algeciras deberá ser protagonista en su campo. "Tenemos claro que vamos a asumir la iniciativa y eso conlleva mover el balón de un lado a otro hasta encontrar la sorpresa, pero también tenemos más armas como el poderío en el juego aéreo ofensivo, el otro día lo demostramos. Siempre hay herramientas para tratar de cambiar el partido, aunque a lo mejor estamos hablando de más y el planteamiento de ellos es ir al ataque", matiza. "Ya hemos jugado ese partido aquí muchas veces antes rivales que se han replegado y estamos capacitados", insiste Mere.La sombra de la Arandina planea sobre el Mirador, pero el míster algecirista la espanta tajante: "Miedo no tenemos, somos deportistas", interviene. "Los jugadores nos transmiten muy buenas sensaciones, lo que nos pasó nos tiene que servir, es importante que estemos muy frescos de cabeza y muy activos de corazón porque nos interesa meterle ritmo al partido, pero es bueno también tomar las decisiones correctas y el día de la Arandina nos desfondamos a nivel mental, dejamos de creer y dejamos de llevar el iniciativa", explica."Sería importante que lográsemos marcar pronto pero no siempre se puede y entonces es importante mantener la calma y ser pacientes, saber que jugamos un partido de noventa minutos que está empatado a cero. Es importante defender bien, no podemos recibir un gol a las primeras de cambio", advierte el técnico.El factor campo vuelve a estar presente, eso sí, con el recelo propio del que se ha llevado un escarmiento hace poco. "Por la forma de juego a ellos les convenía su campo como local, allí podían hacer más uso de sus armas, ese contexto les favorecía y nosotros nos defendimos bien", dice Mere. "Aquí creo que es al contrario, creo que nos favorece a nosotros, pero todo eso es la teoría... los dos tenemos armas para sorprendernos", avisa el preparador albirrojo, que se desmarca del horario o de la temperatura que pueda hacer al mediodía. "Vamos a intentar darle más importancia a lo que ocurre en el verde".

No hay comentarios

Dejar respuesta