Patiño debutó con el Puig d’en Valls tras cuatro temporadas entrenando y progresando en el club pistacho (Fco. Natera).

Francisco Natera. El partido del sábado pasado entre el Puig d’en Valls y el Sant Jordi no fue uno más ni para el equipo pistacho ni para uno de sus integrantes. Después de cuatro temporadas peleando incombustiblemente con una tremenda ilusión por hacerse con una ficha, debutó Javi M. Patiño, un tipo excepcional que, a sus 36 años, vio cumplido un sueño: defender la elástica de un club por el que se ha entregado en cuerpo y alma y en el que aspira a continuar arrimando el hombro una temporada más.
El esfuerzo y la lucha de este veterano futbolista se vieron recompensados con su fichaje oficial por el Puig hace escasos dias. Desde que puso sus pies en el pueblo del molino, Javi M. Patiño, que llegó procedente de la Peña Independiente y tras haber superado una grave enfermedad, se prestó a ofrecer lo mejor de sí mismo y a aportar su granito de arena. A pesar de no ser un virtuoso con el balón, el extécnico Vergel le abrió las puertas del vestuario, permitiéndole entrenar con el grupo y formar parte del plantel. El defensa, desde entonces, ha mostrado un comportamiento intachable y nunca ha dicho una palabra más alta que otra, convirtiéndose en un gran compañero, querido y respetado por el resto de jugadores. Federativamente, no perteneció al Puig d’en Valls, pero él siempre se sintió uno más y así siempre se lo hicieron saber todos los componentes del club presidido por Manuel Díaz.

El veterano jugador posa con el capitán del Sant Jordi y los árbitros.

Javi M. Patiño alcanzó el éxtasis cuando Buti, el míster, le alineó la anterior jornada en el once titular. Con el brazalete de capitán y el dorsal 20 a su espalda, el futbolista experimentó todo un mundo de sensaciones cuando saltó al verde liderando a su equipo. No era para menos. Y es que tras un largo periodo dándolo todo, dentro y fuera del campo, y a pesar de no ser un crack, como él mismo asegura, este ibicenco, que jamás tiró la toalla pese a los obstáculos que la vida le puso, pudo sentirse jugador de fútbol, su gran pasión, y vivir este deporte desde la cancha.
“Me sentí muy contento, feliz y emocionado, aunque también algo nervioso. De todos modos, con el paso de los minutos la tensión propia de cualquier debut fue desapareciendo y empecé a econtrarme cada vez más cómodo. Además, siempre tuve el apoyo de mis compañeros, algo que agradecí mucho”, sostiene el jugador, que sólo disfrutó del primer tiempo y unos pocos minutos del segundo. “Fue suficiente. Sé que voy a tener complicado tener más oportunidades porque en el grupo hay mucha calidad, aunque el estrenarme supuso una superación para mí, así que ya soy feliz, juegue o no juegue más”, prosigue Javi M. Patiño, que recibió todo un señor detalle de parte de sus colegas de equipo al finalizar el encuentro. “En la hoja donde Buti, el entrenador, escribe la lista de jugadores para el partido me firmaron todos, un gran regalo que pienso enmarcar y guardar como recuerdo de ese día”, asevera. Una fecha que grabará a fuego en su memoria este maduro futbolista, que recibió un merecido homenaje cuando el técnico lo sustituyó. Sus compañeros y toda la grada le aplaudieron en un momento mágico. “Fue bonito, especial”, recalca el pistacho, que percibió todo un subidón emocional en ese instante. “Me gustaría agradecer a la directiva, al cuerpo técnico y a los jugadores todo el apoyo que siempre me han dado. Para mí era muy importante poder vestirme de corto y jugar unos minutos y lo he conseguido. Me he superado a mí mismo”, concluye.

Patiño, en un lance del partido disputado ante el Sant Jordi.

Sin lugar a dudas, Javi M. Patiño es todo un ejemplo de superación, una lección para todos nosotros. Es un gran deportista que  ha sabido superar las dificultades y escalar a la gloria. La vida de este chico ha cambiado para siempre gracias a la extraordinaria familia del Puig d’en Valls.

LA PLANTILLA ESTÁ A MUERTE CON ÉL

Buti: “Ha demostrado tener un gran compromiso con el club”

“Patiño como jugador es polivalente; puede jugar de lateral, interior y mediapunta, pero donde más destaca es como persona. Le conozco desde hace dos temporadas y siempre ha demostrado tener un gran compromiso con el club, equipo y compañeros. Nunca ha faltado a un entrenamiento y un técnico agradece tal muestra de fidelidad e implicación.
Siempre aporta comentarios positivos y sobre todo resalta por su gran perseverancia, participando en lo que se le ha requerido desde el equipo con buena predisposición.
Todo esto son motivos más que suficientes para hacerle la ficha y que participe de manera formal con el grupo, puesto que todos ya lo considerábamos como parte importante y ejemplo de superación dentro del vestuario. Así que el hecho de que jugara el pasado partido y actuara como capitán no obedece a un premio sino a un reconocimiento que se tiene bien ganado”.
Antonio Vargas: “Siempre está dispuesto a ayudar”
“Patiño es una gran persona. Ojalá todas ufera como él. Es muy importante en nuestro equipo y siempre está dispuesto a ayudar en lo que haga falta. El sábado pasado estuve en la grada y disfruté como un enando viendo lo feliz que saltó al campo para jugar su primer partido oficial”.
Gamba: “Llevaba muchos años en la sombra”
“Es todo honestidad. Llega el primero en cada entrenamiento y nunca falla. La verdad es que estamos todos muy contentos con él. Llevo muchos años compartiendo vestuario con él y hay veces que lo mataría, pero hay que quererlo como es, un 10 como persona y como compañero. Llevaba muchos años en la sombra y se merecía la ovación que le dimos los jugadores y el público. Cumplió con creces y nos sorprendimos mucho con su rendimiento”.

En su estreno lució el brazalete de capitán.

Patiño: “Me he superado a mí mismo”

Patiño debutó con el Puig d'en Valls tras cuatro temporadas entrenando y progresando en el club pistacho (Fco. Natera).

Francisco Natera. El partido del sábado pasado entre el Puig d'en Valls y el Sant Jordi no fue uno más ni para el equipo pistacho ni para uno de sus integrantes. Después de cuatro temporadas peleando incombustiblemente con una tremenda ilusión por hacerse con una ficha, debutó Javi M. Patiño, un tipo excepcional que, a sus 36 años, vio cumplido un sueño: defender la elástica de un club por el que se ha entregado en cuerpo y alma y en el que aspira a continuar arrimando el hombro una temporada más.
El esfuerzo y la lucha de este veterano futbolista se vieron recompensados con su fichaje oficial por el Puig hace escasos dias. Desde que puso sus pies en el pueblo del molino, Javi M. Patiño, que llegó procedente de la Peña Independiente y tras haber superado una grave enfermedad, se prestó a ofrecer lo mejor de sí mismo y a aportar su granito de arena. A pesar de no ser un virtuoso con el balón, el extécnico Vergel le abrió las puertas del vestuario, permitiéndole entrenar con el grupo y formar parte del plantel. El defensa, desde entonces, ha mostrado un comportamiento intachable y nunca ha dicho una palabra más alta que otra, convirtiéndose en un gran compañero, querido y respetado por el resto de jugadores. Federativamente, no perteneció al Puig d'en Valls, pero él siempre se sintió uno más y así siempre se lo hicieron saber todos los componentes del club presidido por Manuel Díaz.

El veterano jugador posa con el capitán del Sant Jordi y los árbitros.
Javi M. Patiño alcanzó el éxtasis cuando Buti, el míster, le alineó la anterior jornada en el once titular. Con el brazalete de capitán y el dorsal 20 a su espalda, el futbolista experimentó todo un mundo de sensaciones cuando saltó al verde liderando a su equipo. No era para menos. Y es que tras un largo periodo dándolo todo, dentro y fuera del campo, y a pesar de no ser un crack, como él mismo asegura, este ibicenco, que jamás tiró la toalla pese a los obstáculos que la vida le puso, pudo sentirse jugador de fútbol, su gran pasión, y vivir este deporte desde la cancha.
"Me sentí muy contento, feliz y emocionado, aunque también algo nervioso. De todos modos, con el paso de los minutos la tensión propia de cualquier debut fue desapareciendo y empecé a econtrarme cada vez más cómodo. Además, siempre tuve el apoyo de mis compañeros, algo que agradecí mucho", sostiene el jugador, que sólo disfrutó del primer tiempo y unos pocos minutos del segundo. "Fue suficiente. Sé que voy a tener complicado tener más oportunidades porque en el grupo hay mucha calidad, aunque el estrenarme supuso una superación para mí, así que ya soy feliz, juegue o no juegue más", prosigue Javi M. Patiño, que recibió todo un señor detalle de parte de sus colegas de equipo al finalizar el encuentro. "En la hoja donde Buti, el entrenador, escribe la lista de jugadores para el partido me firmaron todos, un gran regalo que pienso enmarcar y guardar como recuerdo de ese día", asevera. Una fecha que grabará a fuego en su memoria este maduro futbolista, que recibió un merecido homenaje cuando el técnico lo sustituyó. Sus compañeros y toda la grada le aplaudieron en un momento mágico. "Fue bonito, especial", recalca el pistacho, que percibió todo un subidón emocional en ese instante. "Me gustaría agradecer a la directiva, al cuerpo técnico y a los jugadores todo el apoyo que siempre me han dado. Para mí era muy importante poder vestirme de corto y jugar unos minutos y lo he conseguido. Me he superado a mí mismo", concluye.

Patiño, en un lance del partido disputado ante el Sant Jordi.
Sin lugar a dudas, Javi M. Patiño es todo un ejemplo de superación, una lección para todos nosotros. Es un gran deportista que  ha sabido superar las dificultades y escalar a la gloria. La vida de este chico ha cambiado para siempre gracias a la extraordinaria familia del Puig d'en Valls.

LA PLANTILLA ESTÁ A MUERTE CON ÉL

Buti: "Ha demostrado tener un gran compromiso con el club"
"Patiño como jugador es polivalente; puede jugar de lateral, interior y mediapunta, pero donde más destaca es como persona. Le conozco desde hace dos temporadas y siempre ha demostrado tener un gran compromiso con el club, equipo y compañeros. Nunca ha faltado a un entrenamiento y un técnico agradece tal muestra de fidelidad e implicación.
Siempre aporta comentarios positivos y sobre todo resalta por su gran perseverancia, participando en lo que se le ha requerido desde el equipo con buena predisposición.
Todo esto son motivos más que suficientes para hacerle la ficha y que participe de manera formal con el grupo, puesto que todos ya lo considerábamos como parte importante y ejemplo de superación dentro del vestuario. Así que el hecho de que jugara el pasado partido y actuara como capitán no obedece a un premio sino a un reconocimiento que se tiene bien ganado".

Antonio Vargas: "Siempre está dispuesto a ayudar"
"Patiño es una gran persona. Ojalá todas ufera como él. Es muy importante en nuestro equipo y siempre está dispuesto a ayudar en lo que haga falta. El sábado pasado estuve en la grada y disfruté como un enando viendo lo feliz que saltó al campo para jugar su primer partido oficial".

Gamba: "Llevaba muchos años en la sombra"
"Es todo honestidad. Llega el primero en cada entrenamiento y nunca falla. La verdad es que estamos todos muy contentos con él. Llevo muchos años compartiendo vestuario con él y hay veces que lo mataría, pero hay que quererlo como es, un 10 como persona y como compañero. Llevaba muchos años en la sombra y se merecía la ovación que le dimos los jugadores y el público. Cumplió con creces y nos sorprendimos mucho con su rendimiento".

En su estreno lució el brazalete de capitán.

No hay comentarios

Dejar respuesta