El presidente del CD Ibiza  dialoga con un aficiondo esta tarde en el campo del San Rafael.
El presidente del CD Ibiza dialoga con un aficiondo esta tarde en el campo del San Rafael.

Comunicado oficial para prensa, socios y junta directiva del Club Deportivo Ibiza:

Yo, José Cosme Vidal Torres, en calidad de presidente del Club Deportivo Ibiza y en mi propio nombre, quiero manifestar los siguientes puntos en mi nombre para aclarar todo lo acaecido desde el inicio de las gestiones realizadas con los intermediarios del principal patrocinador del CD Ibiza.

A finales de enero se pone en contacto conmigo Roberto Álvarez para proponerme un acuerdo de financiación del club con la vista puesta en un ascenso de categoría. Quedamos para una primera reunión a la que asisten, además de Álvarez, Alessandro Gaucci y su abogado Francisco José Serrano, quienes serán los intermediarios de esta operación con la empresa italiana Quimera Gold. En representación del club asistí yo como presidente acompañado por Domingo Novoa, en calidad de colaborador y patrocinador del club.

Gaucci expone su interés por llegar a un acuerdo de financiación del club por parte de una empresa italiana y yo por mi parte expongo a los intermediarios los antecedentes y las malas experiencias anteriores con las desaparecidas SD Ibiza y UD Ibiza, no queriendo volver a repetir una historia por desgracia ya conocida del Ibiza.

Al día siguiente les presentamos un borrador de acuerdo de financiación que tras recibir el visto bueno tanto de Gaucci como del abogado Francisco Serrano, lo remiten a los inversores.

En pocos días nos llega la propuesta de dichos inversores quienes se comprometen a financiar al club con 60.000 euros a fondo perdido para acabar esta temporada sin reclamación alguna para el club en un futuro de dicho dinero. Insisten asimismo, tanto inversores como intermediarios, en que el objetivo final es convertir el club en una Sociedad Anónima Deportiva (SAD) y en la posibilidad de comprar una plaza en tercera división en caso de no lograr el ascenso por méritos deportivos. Ante su premura yo insistí en que para entrar en el club se tenía que hacer de manera pausada a modo de patrocinio a lo que ellos accedieron.

Tras estas reuniones convoco la junta directiva para exponerles la propuesta y explico que unos inversores italianos ofrecen al club 60.000 euros en un único pago a fondo perdido para terminar esta temporada con la condición de entrar en la junta directiva una vez finalizada la temporada, es decir el 30 de junio. Igualmente expongo la voluntad del patrocinador de aportar una importante cantidad de dinero en caso de lograr el ascenso de categoría de cara a preparar la siguiente temporada y la conversión del club en SAD.

La junta aprueba por unanimidad recibir el dinero en concepto de patrocinio manteniendo una junta directiva ibicenca al 51% hasta el 30 de Junio, en el que se realizaría una asamblea de socios para ratificar los acuerdos e incorporar nuevos directivos y convertir el club en SAD.
En esta misma junta varios directivos insisten en la importancia del asesoramiento legal antes de firmar posibles acuerdos a lo que respondo que estoy asesorado y que Francisco Serrano, como letrado, se ha ofrecido también asesorar al club en las negociaciones.

Tras comunicar a los intermediarios la predisposición por parte de la junta directiva a aceptar el patrocinio con las condiciones acordadas se convoca una reunión para el uno de marzo y una rueda de prensa para el 2 de marzo.

A Ibiza llegan el día 1 la totalidad de los intermediarios y empresa patrocinadora, conociendo en ese momento a Massimo Anselm, propietario de la empresa Chimera Gold y a su abogado Filippo Billi, quienes muestran además su intención de presentar su marca de gafas en la isla de Ibiza.

En una reunión previa a la rueda de prensa, el abogado Francisco Serrano propone cambiar algunos puntos del borrador de acuerdo como la forma de pago, que pasa a ser de un único pago a tres plazos. Ante la posibilidad en ese momento de conseguir la adecuada asistencia jurídica se realiza la rueda de prensa ante los medios de comunicación de Ibiza sin firmar el acuerdo.

Tras la rueda de prensa y aún sin asesoramiento jurídico, ante la prisa de los inversores que debían coger un vuelo de vuelta, firmé el acuerdo con los cambios propuestos por Serrano sin consultar a la junta directiva del club.

Emplazados a una nueva reunión el día 22 de marzo, días antes recibo varias llamadas del abogado de Quimera Gold, Filippo Billi, preguntando si había organizado ya la nueva junta directiva. Fue entonces cuando vi que entre los puntos que se habían modificado de la propuesta inicial se había incluido una reducción de la actual junta directiva de forma que intermediarios e inversores estuvieran en mayoría.

En ese momento me sentí engañado a la vez que comprendí el error que había supuesto el no informar a la junta directiva de la modificación de puntos del acuerdo previa a su firma.

El lunes 23 de Marzo, en mi encuentro con los intermediarios e inversores, Francisco Serrano me manifiesta cierto nerviosismo por parte de su representado e inversores alegando que no había cumplido el acuerdo sobre la reducción de la junta directiva y otorgar la mayoría a los interesados. El abogado Francisco Serrano, me presionó entonces a otorgar y firmar unos poderes y autorizaciones a personas propuestas por la empresa patrocinadoras para trabajar en nombre del club, lo cual acepté y firme sin conocimiento ni consulta alguna a mi junta directiva, fiándome de sus consejos.

En este sentido y siguiendo instrucciones de Serrano y en el total convencimiento de que actuaba de buena fe en interés de que el acuerdo entre ambas partes fructificara, convoqué para el día 25 de marzo a mi junta directiva para debatir los siguientes puntos:

Aceptación de 16 nuevos socios en el club, de los cuales se incorporarían 6 como directivos y convocatoria de asamblea general. Todo ello se aprobó por unanimidad, junto con los ruegos y preguntas, porque la junta directiva seguía con la idea de que los puntos mencionados se realizarían a partir del 30 de junio, pudiendo trabajar con absoluta libertad hasta dicha fecha.

Asimismo se solicitó en junta crear una comisión negociadora para estudiar todo lo que estaba sucediendo y, en especial, tratar el tema de los pagos por parte de Quimera Gold. El tema económico era lo que más preocupaba en la junta directiva, con los compromisos adquiridos para con los jugadores recientemente incorporados al club y con contrato en vigor, así como la razón por la que buscaban querían modificar los estatutos y hacer una nueva junta de manera inmediata.

El acta de esta junta recoge como presentes a los directivos Antonio Roldán y Juan Riera, quienes en realidad no asistieron y delegaron su voto.
Francisco Serrano redacta la convocatoria de una asamblea extraordinaria para el día 13 de abril.

Antes de comenzar dicha asamblea extraordinaria y en un clima de extraordinaria crispación, varios directivos increpan a Francisco Serrano y le recriminan que pretende engañar y estafar al club mediante engaños a su presidente. Igualmente se le invita a abandonar la asamblea a lo que el abogado responde que está legitimado por los poderes y autorizaciones que yo había firmado con desconocimiento de la junta directiva.

Se intenta entonces un acercamiento por parte de la directiva con la empresa patrocinadora y llegar a ciertos acuerdos antes de exponerlos en asamblea. Consultado el secretario del club, este alega que no es posible reducir el número de miembros de la junta directiva ya que se cometería una irregularidad delante de la Dirección General de Deportes (FFIB) y del Consell Insular d’Eivissa.

Propone en cualquier caso el señor Serrano seguir adelante y que “ya lo arreglaríamos” a lo que yo como presidente me opongo. Asimismo, los directivos afean al señor Serrano su ánimo de cometer una ilegalidad.

La asamblea comienza finalmente aprobándose con 26 votos a favor y una abstención los puntos uno y dos, referentes a la aceptación de 16 nuevos socios en el club, de los cuales se incorporarían 6 como directivos.

Llegados al punto tres del orden del día y negándose la junta directiva en rotundo a otorgar la mayoría a los italianos se produce un distanciamiento importante por ambas partes. Es en ese momento cuando uno de los socios propone firmar un contrato privado donde ambas partes se comprometen a cumplir todos los términos del acuerdo a partir del 30 de Junio, elevando dicho contrato a público y ante notario. En dicho contrato y a cambio de que Quimera Gold cumpliera con los pagos la junta directiva les otorga el poder de negociar deportivamente en nombre del CD Ibiza hasta la realización de la nueva asamblea la próxima temporada. Satisfechas ambas partes con esta solución se aprueba por unanimidad.

Durante los ruegos y preguntas un socio y un intermediario proponen la destitución del entrenador Víctor Langreo, aceptada por 26 votos a favor y uno en contra. Esta medida se toma con la intención de que Langreo pueda cobrar la totalidad de su contrato, más primas si se gana la actual liga y se logra el ascenso, y poder asegurar el dinero pactado con la empresa inversora. Se da por finalizada la asamblea con acuerdo por ambas partes.

El día 14 me reúno con los intermediarios de la empresa inversora para negociar el convenio y se rompen las negociaciones al negarse la parte interesada a otorgar un cese digno al entrenador tal y como se había acordado en la asamblea.

Llegados a este punto no puedo más que pedir disculpas públicas, en primer lugar a mi junta directiva, a los socios, simpatizantes, patrocinadores, cuerpo técnico, jugadores y al entorno general del club, por todo este episodio en el que yo actué con total buena fe, sin mala intención, pensando que hacía lo mejor para el club, para la sociedad ibicenca y para todos los amantes del fútbol. Tras reconocer todo un cúmulo de errores achacables a mi actuación, pongo mi cargo de presidente a disposición de la junta directiva y del club, para que ellos tomen las acciones que crean más convenientes y oportunas para esta situación creada.
En Ibiza a 18 de Abril de 2015
Pepe Vidal

Pepe Vidal pide perdón y pone su cargo a disposición de su directiva

El presidente del CD Ibiza  dialoga con un aficiondo esta tarde en el campo del San Rafael.
El presidente del CD Ibiza dialoga con un aficiondo esta tarde en el campo del San Rafael.
Comunicado oficial para prensa, socios y junta directiva del Club Deportivo Ibiza: Yo, José Cosme Vidal Torres, en calidad de presidente del Club Deportivo Ibiza y en mi propio nombre, quiero manifestar los siguientes puntos en mi nombre para aclarar todo lo acaecido desde el inicio de las gestiones realizadas con los intermediarios del principal patrocinador del CD Ibiza. A finales de enero se pone en contacto conmigo Roberto Álvarez para proponerme un acuerdo de financiación del club con la vista puesta en un ascenso de categoría. Quedamos para una primera reunión a la que asisten, además de Álvarez, Alessandro Gaucci y su abogado Francisco José Serrano, quienes serán los intermediarios de esta operación con la empresa italiana Quimera Gold. En representación del club asistí yo como presidente acompañado por Domingo Novoa, en calidad de colaborador y patrocinador del club. Gaucci expone su interés por llegar a un acuerdo de financiación del club por parte de una empresa italiana y yo por mi parte expongo a los intermediarios los antecedentes y las malas experiencias anteriores con las desaparecidas SD Ibiza y UD Ibiza, no queriendo volver a repetir una historia por desgracia ya conocida del Ibiza. Al día siguiente les presentamos un borrador de acuerdo de financiación que tras recibir el visto bueno tanto de Gaucci como del abogado Francisco Serrano, lo remiten a los inversores. En pocos días nos llega la propuesta de dichos inversores quienes se comprometen a financiar al club con 60.000 euros a fondo perdido para acabar esta temporada sin reclamación alguna para el club en un futuro de dicho dinero. Insisten asimismo, tanto inversores como intermediarios, en que el objetivo final es convertir el club en una Sociedad Anónima Deportiva (SAD) y en la posibilidad de comprar una plaza en tercera división en caso de no lograr el ascenso por méritos deportivos. Ante su premura yo insistí en que para entrar en el club se tenía que hacer de manera pausada a modo de patrocinio a lo que ellos accedieron. Tras estas reuniones convoco la junta directiva para exponerles la propuesta y explico que unos inversores italianos ofrecen al club 60.000 euros en un único pago a fondo perdido para terminar esta temporada con la condición de entrar en la junta directiva una vez finalizada la temporada, es decir el 30 de junio. Igualmente expongo la voluntad del patrocinador de aportar una importante cantidad de dinero en caso de lograr el ascenso de categoría de cara a preparar la siguiente temporada y la conversión del club en SAD. La junta aprueba por unanimidad recibir el dinero en concepto de patrocinio manteniendo una junta directiva ibicenca al 51% hasta el 30 de Junio, en el que se realizaría una asamblea de socios para ratificar los acuerdos e incorporar nuevos directivos y convertir el club en SAD. En esta misma junta varios directivos insisten en la importancia del asesoramiento legal antes de firmar posibles acuerdos a lo que respondo que estoy asesorado y que Francisco Serrano, como letrado, se ha ofrecido también asesorar al club en las negociaciones. Tras comunicar a los intermediarios la predisposición por parte de la junta directiva a aceptar el patrocinio con las condiciones acordadas se convoca una reunión para el uno de marzo y una rueda de prensa para el 2 de marzo. A Ibiza llegan el día 1 la totalidad de los intermediarios y empresa patrocinadora, conociendo en ese momento a Massimo Anselm, propietario de la empresa Chimera Gold y a su abogado Filippo Billi, quienes muestran además su intención de presentar su marca de gafas en la isla de Ibiza. En una reunión previa a la rueda de prensa, el abogado Francisco Serrano propone cambiar algunos puntos del borrador de acuerdo como la forma de pago, que pasa a ser de un único pago a tres plazos. Ante la posibilidad en ese momento de conseguir la adecuada asistencia jurídica se realiza la rueda de prensa ante los medios de comunicación de Ibiza sin firmar el acuerdo. Tras la rueda de prensa y aún sin asesoramiento jurídico, ante la prisa de los inversores que debían coger un vuelo de vuelta, firmé el acuerdo con los cambios propuestos por Serrano sin consultar a la junta directiva del club. Emplazados a una nueva reunión el día 22 de marzo, días antes recibo varias llamadas del abogado de Quimera Gold, Filippo Billi, preguntando si había organizado ya la nueva junta directiva. Fue entonces cuando vi que entre los puntos que se habían modificado de la propuesta inicial se había incluido una reducción de la actual junta directiva de forma que intermediarios e inversores estuvieran en mayoría. En ese momento me sentí engañado a la vez que comprendí el error que había supuesto el no informar a la junta directiva de la modificación de puntos del acuerdo previa a su firma. El lunes 23 de Marzo, en mi encuentro con los intermediarios e inversores, Francisco Serrano me manifiesta cierto nerviosismo por parte de su representado e inversores alegando que no había cumplido el acuerdo sobre la reducción de la junta directiva y otorgar la mayoría a los interesados. El abogado Francisco Serrano, me presionó entonces a otorgar y firmar unos poderes y autorizaciones a personas propuestas por la empresa patrocinadoras para trabajar en nombre del club, lo cual acepté y firme sin conocimiento ni consulta alguna a mi junta directiva, fiándome de sus consejos. En este sentido y siguiendo instrucciones de Serrano y en el total convencimiento de que actuaba de buena fe en interés de que el acuerdo entre ambas partes fructificara, convoqué para el día 25 de marzo a mi junta directiva para debatir los siguientes puntos: Aceptación de 16 nuevos socios en el club, de los cuales se incorporarían 6 como directivos y convocatoria de asamblea general. Todo ello se aprobó por unanimidad, junto con los ruegos y preguntas, porque la junta directiva seguía con la idea de que los puntos mencionados se realizarían a partir del 30 de junio, pudiendo trabajar con absoluta libertad hasta dicha fecha. Asimismo se solicitó en junta crear una comisión negociadora para estudiar todo lo que estaba sucediendo y, en especial, tratar el tema de los pagos por parte de Quimera Gold. El tema económico era lo que más preocupaba en la junta directiva, con los compromisos adquiridos para con los jugadores recientemente incorporados al club y con contrato en vigor, así como la razón por la que buscaban querían modificar los estatutos y hacer una nueva junta de manera inmediata. El acta de esta junta recoge como presentes a los directivos Antonio Roldán y Juan Riera, quienes en realidad no asistieron y delegaron su voto. Francisco Serrano redacta la convocatoria de una asamblea extraordinaria para el día 13 de abril. Antes de comenzar dicha asamblea extraordinaria y en un clima de extraordinaria crispación, varios directivos increpan a Francisco Serrano y le recriminan que pretende engañar y estafar al club mediante engaños a su presidente. Igualmente se le invita a abandonar la asamblea a lo que el abogado responde que está legitimado por los poderes y autorizaciones que yo había firmado con desconocimiento de la junta directiva. Se intenta entonces un acercamiento por parte de la directiva con la empresa patrocinadora y llegar a ciertos acuerdos antes de exponerlos en asamblea. Consultado el secretario del club, este alega que no es posible reducir el número de miembros de la junta directiva ya que se cometería una irregularidad delante de la Dirección General de Deportes (FFIB) y del Consell Insular d’Eivissa. Propone en cualquier caso el señor Serrano seguir adelante y que “ya lo arreglaríamos” a lo que yo como presidente me opongo. Asimismo, los directivos afean al señor Serrano su ánimo de cometer una ilegalidad. La asamblea comienza finalmente aprobándose con 26 votos a favor y una abstención los puntos uno y dos, referentes a la aceptación de 16 nuevos socios en el club, de los cuales se incorporarían 6 como directivos. Llegados al punto tres del orden del día y negándose la junta directiva en rotundo a otorgar la mayoría a los italianos se produce un distanciamiento importante por ambas partes. Es en ese momento cuando uno de los socios propone firmar un contrato privado donde ambas partes se comprometen a cumplir todos los términos del acuerdo a partir del 30 de Junio, elevando dicho contrato a público y ante notario. En dicho contrato y a cambio de que Quimera Gold cumpliera con los pagos la junta directiva les otorga el poder de negociar deportivamente en nombre del CD Ibiza hasta la realización de la nueva asamblea la próxima temporada. Satisfechas ambas partes con esta solución se aprueba por unanimidad. Durante los ruegos y preguntas un socio y un intermediario proponen la destitución del entrenador Víctor Langreo, aceptada por 26 votos a favor y uno en contra. Esta medida se toma con la intención de que Langreo pueda cobrar la totalidad de su contrato, más primas si se gana la actual liga y se logra el ascenso, y poder asegurar el dinero pactado con la empresa inversora. Se da por finalizada la asamblea con acuerdo por ambas partes. El día 14 me reúno con los intermediarios de la empresa inversora para negociar el convenio y se rompen las negociaciones al negarse la parte interesada a otorgar un cese digno al entrenador tal y como se había acordado en la asamblea. Llegados a este punto no puedo más que pedir disculpas públicas, en primer lugar a mi junta directiva, a los socios, simpatizantes, patrocinadores, cuerpo técnico, jugadores y al entorno general del club, por todo este episodio en el que yo actué con total buena fe, sin mala intención, pensando que hacía lo mejor para el club, para la sociedad ibicenca y para todos los amantes del fútbol. Tras reconocer todo un cúmulo de errores achacables a mi actuación, pongo mi cargo de presidente a disposición de la junta directiva y del club, para que ellos tomen las acciones que crean más convenientes y oportunas para esta situación creada. En Ibiza a 18 de Abril de 2015 Pepe Vidal

6 Comentarios

  1. Cuánto se le puede adeudar al entrenador? 6000€? Que digan que si,y aun les quedan 34000€ para dos meses. La q has liao pollito….

Dejar respuesta