El San Rafael corre serio peligro de descender a Regional tras cinco temporadas consecutivas en Tercera División (Foto: Francisco Natera).
El San Rafael corre serio peligro de descender a Regional tras cinco temporadas consecutivas en Tercera División (Foto: Francisco Natera).

diariodeibiza.es La goleada encajada por el Sant Rafel el domingo pasado en el campo del Collerense (4-0) ha hecho mucho daño al equipo porque se rompió una racha de dos partidos consecutivos sin perder y sin encajar ningún gol y ha devuelto al club a la cruda realidad: hay serio peligro de que el Sant Rafel pueda perder la categoría tras cinco temporadas consecutivas en Tercera División.

La situación, por tanto, es muy preocupante, como lo es también el flojo partido que se jugó y la imagen que se dio ante un rival directo en un momento clave de la temporada.

Nadie esperaba una derrota tan dura e inoportuna, empezando por el propio entrenador Vicente Román, que había declarado en la previa que su equipo estaba «en el mejor momento de la temporada».
Los cuatro goles encajados ante el Collerense y la pérdida de los importantes tres puntos que había en juego fueron un jarro de agua fría para el técnico y el pasado lunes decidió hablar cara a cara con todos sus jugadores para evaluar la delicada situación del equipo y buscar posibles soluciones de forma inmediata.

La charla duró un cuarto de hora y en la misma el entrenador dio un toque de atención a su plantilla, que escuchó cabizbaja el duro análisis que hizo Román, que confía plenamente en sus futbolistas, pero a los que exigió que dieran lo mejor de sí mismos en las nueve jornadas que quedan para sacar al Sant Rafel de su complicada situación.

«Estuvimos hablando un rato. No fue ninguna bronca. Les dije que tienen que reaccionar en las nueve finales que nos quedan porque esto ya no es una cuestión táctica o técnica. Son ellos los que a partir de ahora tienen que dar lo mejor de sí mismos para salir del pozo en el que estamos. Me gustaría ver, por ejemplo, al mejor Adrián Ramos, al mejor Carvajal o al mejor Adrián», declaró ayer Vicente Román.
El entrenador blue les dijo a sus jugadores que la gente no sabe lo que tiene «hasta que lo pierde» y que descender era una de las peores cosas que les podía pasar. «Bajar de categoría no es agradable. Yo he vivido esta situación y se pasa mal. No es lo mismo jugar en categoría nacional que en las Ligas locales. Que sepan y valoren dónde están jugando ahora».

Nueve finales
Román no se fue por las ramas y también les exigió intensidad y competitividad a todos los componentes del equipo en los nueve encuentros que restan por disputarse. La plantilla escuchó los reproches de su entrenador sin rechistar y a continuación se pusieron todos a entrenar, algo inusual porque los lunes únicamente hacen recuperación.

«Fue bastante significativo que decidiera entrenar. Ellos también lo están pasando mal, pero estoy seguro de que reaccionarán y que el equipo se salvará. Tengo confianza plena en ellos», confesó el preparador, que asimismo admitió que alguno de sus futbolistas «no ha dado el callo en determinados encuentros porque también están saturados».

El máximo responsable del primer equipo considera que la clave para salvar la categoría será ganar los partidos de casa y dar un 200 por cien. «No le tengo miedo a ningún rival. Me preocupa más mi equipo que todos los otros. Lo que quiero es que si nos ganan sea porque han sido mejores, no porque hayan puesto más ganas. Vamos a trabajar y morir por este modesto pero importante club».

Por último, Vicente Román lamentó la situación económica que vive la entidad porque, en su opinión, ha repercutido clara y negativamente en la trayectoria del equipo: «Todos sabemos desde el mes de agosto que habría problemas para cobrar. Si todo el mundo hubiera cobrado nadie se hubiera marchado. Es difícil trabajar sin cobrar, pero a pesar de ellos este plantel lo ha hecho y ha demostrado que quiere al Sant Rafel. Nuestra obligación ahora es conseguir que el equipo no pierda la categoría»

Román da un toque de atención a sus jugadores

El San Rafael corre serio peligro de descender a Regional tras cinco temporadas consecutivas en Tercera División (Foto: Francisco Natera).
El San Rafael corre serio peligro de descender a Regional tras cinco temporadas consecutivas en Tercera División (Foto: Francisco Natera).
diariodeibiza.es La goleada encajada por el Sant Rafel el domingo pasado en el campo del Collerense (4-0) ha hecho mucho daño al equipo porque se rompió una racha de dos partidos consecutivos sin perder y sin encajar ningún gol y ha devuelto al club a la cruda realidad: hay serio peligro de que el Sant Rafel pueda perder la categoría tras cinco temporadas consecutivas en Tercera División.La situación, por tanto, es muy preocupante, como lo es también el flojo partido que se jugó y la imagen que se dio ante un rival directo en un momento clave de la temporada.Nadie esperaba una derrota tan dura e inoportuna, empezando por el propio entrenador Vicente Román, que había declarado en la previa que su equipo estaba «en el mejor momento de la temporada». Los cuatro goles encajados ante el Collerense y la pérdida de los importantes tres puntos que había en juego fueron un jarro de agua fría para el técnico y el pasado lunes decidió hablar cara a cara con todos sus jugadores para evaluar la delicada situación del equipo y buscar posibles soluciones de forma inmediata.La charla duró un cuarto de hora y en la misma el entrenador dio un toque de atención a su plantilla, que escuchó cabizbaja el duro análisis que hizo Román, que confía plenamente en sus futbolistas, pero a los que exigió que dieran lo mejor de sí mismos en las nueve jornadas que quedan para sacar al Sant Rafel de su complicada situación.«Estuvimos hablando un rato. No fue ninguna bronca. Les dije que tienen que reaccionar en las nueve finales que nos quedan porque esto ya no es una cuestión táctica o técnica. Son ellos los que a partir de ahora tienen que dar lo mejor de sí mismos para salir del pozo en el que estamos. Me gustaría ver, por ejemplo, al mejor Adrián Ramos, al mejor Carvajal o al mejor Adrián», declaró ayer Vicente Román. El entrenador blue les dijo a sus jugadores que la gente no sabe lo que tiene «hasta que lo pierde» y que descender era una de las peores cosas que les podía pasar. «Bajar de categoría no es agradable. Yo he vivido esta situación y se pasa mal. No es lo mismo jugar en categoría nacional que en las Ligas locales. Que sepan y valoren dónde están jugando ahora».Nueve finales Román no se fue por las ramas y también les exigió intensidad y competitividad a todos los componentes del equipo en los nueve encuentros que restan por disputarse. La plantilla escuchó los reproches de su entrenador sin rechistar y a continuación se pusieron todos a entrenar, algo inusual porque los lunes únicamente hacen recuperación.«Fue bastante significativo que decidiera entrenar. Ellos también lo están pasando mal, pero estoy seguro de que reaccionarán y que el equipo se salvará. Tengo confianza plena en ellos», confesó el preparador, que asimismo admitió que alguno de sus futbolistas «no ha dado el callo en determinados encuentros porque también están saturados».El máximo responsable del primer equipo considera que la clave para salvar la categoría será ganar los partidos de casa y dar un 200 por cien. «No le tengo miedo a ningún rival. Me preocupa más mi equipo que todos los otros. Lo que quiero es que si nos ganan sea porque han sido mejores, no porque hayan puesto más ganas. Vamos a trabajar y morir por este modesto pero importante club».Por último, Vicente Román lamentó la situación económica que vive la entidad porque, en su opinión, ha repercutido clara y negativamente en la trayectoria del equipo: «Todos sabemos desde el mes de agosto que habría problemas para cobrar. Si todo el mundo hubiera cobrado nadie se hubiera marchado. Es difícil trabajar sin cobrar, pero a pesar de ellos este plantel lo ha hecho y ha demostrado que quiere al Sant Rafel. Nuestra obligación ahora es conseguir que el equipo no pierda la categoría»

No hay comentarios

Dejar respuesta