Por Manu Gon

Francisco Joaquín Pérez Rufete, conocido futbolísticamente como Rufete y Javier Olaizola serán rivales este domingo por la mañana en Valencia en el partido de vuelta que enfrentará al Ibiza y al Atlético Levante. Lo harán como entrenadores y en juego estará un puesto en Segunda División B la temporada que viene.  Será el segundo y definitivo asalto, después de la victoria agónica del equipo ibicenco por 1-0 y una nueva oportunidad para el reencuentro de dos personas que seguramente se conocen muy bien, ya que, entre otras cosas, compartieron vestuario en el Real Mallorca durante la temporada 1998-1999.

Aquel equipo estaba dirigido por el argentino Héctor Cúper, actual entrenador de la selección nacional de Egipto y cerró la mejor temporada de su historia. Sin ir más lejos, no conoció la derrota hasta la jornada 10, cuando cayó en el José Zorrilla de Valladolid tras sumar cinco victorias y cuatro empates. Además, hasta ese partido, había ganado los dos choques de la Supercopa ante el FC Barcelona, que le había ganado la temporada anterior en la final de la Copa del Rey, y cuatro de la extinta Recopa de Europa. Finalmente, los bermellones acabaron el curso en tercera posición y su portero, el argentino Carlos ‘El lechuga’ Roa acabó como Zamora.

Rufete.

De aquel equipo destacaba fundamentalmente la defensa, con Marcelino, Fernando Niño, Siviero, Carreras, Lauren, Miquel Soler o Javier Olaizola, un lateral derecho de fuerza, brega, capacidad de anticipación y muy buen marcaje que había jugado en el Eibar, en el Toulouse francés y en el Real Burgos antes de llegar el Real Mallorca. Aquel año, a las órdenes de Cúper, disputó 15 partidos, acumulando 4 tarjetas amarillas y sin sumar ningún gol. Nacido en San Sebastián el 28 de noviembre de 1969 y hermano de Julio Olaizola, defensa de aquella Real Sociedad que ganó dos títulos de Liga en 1980-1981 y 1981-1982, está considerado uno de los jugadores más importantes de la historia del club. Vistió su camiseta en 272 partidos, desde la temporada 1995-1996 hasta la 2004-2005, cuando decidió colgar las botas. Capitán del equipo, disfrutó de la época más gloriosa de la entidad, levantando una Super Copa de España y una Copa del Rey, además de ser finalista de la desaparecida Recopa en 1999.

Olaizola de bermellón.

En aquel equipo casi de leyenda, en el que también figuraban, entre otros, Engonga, Ariel El caño Ibagaza, Martí, Stankovic, Leo Biagini, Paunovic o Luque, figuraba Rufete, un joven extremo derecho de 22 años nacido en Benejúzar, Alicante. Procedente de la cantera del FC Barcelona, llegaba buscando minutos para hacerse un hueco en la élite tras haber debutado con el equipo culé en el último partido de la temporada 1995-1996. Sin embargo, su paso por Mallorca no surtió el efecto deseado. No disputó ningún minuto a las órdenes de Cúper y en el mercado de invierno fue traspasado al Málaga, donde jugó dos temporadas. De ahí pasó al Valencia para disputar cinco años magníficos, siendo pieza clave en el equipo que dirigido por Rafa Benítez conquistó el histórico doblete de Liga y UEFA en 2004 y la Supercopa de Europa del año siguiente. Posteriormente fichó por el Espanyol en la 2006-2007 y se retiró en el Hércules de Alicante en la 2010-2011. Fue internacional en tres ocasiones.

A pesar de que el actual entrenador del Ibiza no jugó ningún minuto en el Real Mallorca, seguramente ambos tendrán muchos recuerdos en común del tiempo que pasaron juntos en una temporada histórica para el club bermellón. Sin embargo, todo eso quedará aparcado durante unas horas, las que dure el partido de vuelta de la gran final entre los unionisas y levantinistas de este domingo. Y es que en juego estará ni más ni menos que una plaza en Segunda B el año que viene.

Rufete y Olaizola, de compañeros a rivales

Por Manu Gon Francisco Joaquín Pérez Rufete, conocido futbolísticamente como Rufete y Javier Olaizola serán rivales este domingo por la mañana en Valencia en el partido de vuelta que enfrentará al Ibiza y al Atlético Levante. Lo harán como entrenadores y en juego estará un puesto en Segunda División B la temporada que viene.  Será el segundo y definitivo asalto, después de la victoria agónica del equipo ibicenco por 1-0 y una nueva oportunidad para el reencuentro de dos personas que seguramente se conocen muy bien, ya que, entre otras cosas, compartieron vestuario en el Real Mallorca durante la temporada 1998-1999. Aquel equipo estaba dirigido por el argentino Héctor Cúper, actual entrenador de la selección nacional de Egipto y cerró la mejor temporada de su historia. Sin ir más lejos, no conoció la derrota hasta la jornada 10, cuando cayó en el José Zorrilla de Valladolid tras sumar cinco victorias y cuatro empates. Además, hasta ese partido, había ganado los dos choques de la Supercopa ante el FC Barcelona, que le había ganado la temporada anterior en la final de la Copa del Rey, y cuatro de la extinta Recopa de Europa. Finalmente, los bermellones acabaron el curso en tercera posición y su portero, el argentino Carlos 'El lechuga' Roa acabó como Zamora.
Rufete.
De aquel equipo destacaba fundamentalmente la defensa, con Marcelino, Fernando Niño, Siviero, Carreras, Lauren, Miquel Soler o Javier Olaizola, un lateral derecho de fuerza, brega, capacidad de anticipación y muy buen marcaje que había jugado en el Eibar, en el Toulouse francés y en el Real Burgos antes de llegar el Real Mallorca. Aquel año, a las órdenes de Cúper, disputó 15 partidos, acumulando 4 tarjetas amarillas y sin sumar ningún gol. Nacido en San Sebastián el 28 de noviembre de 1969 y hermano de Julio Olaizola, defensa de aquella Real Sociedad que ganó dos títulos de Liga en 1980-1981 y 1981-1982, está considerado uno de los jugadores más importantes de la historia del club. Vistió su camiseta en 272 partidos, desde la temporada 1995-1996 hasta la 2004-2005, cuando decidió colgar las botas. Capitán del equipo, disfrutó de la época más gloriosa de la entidad, levantando una Super Copa de España y una Copa del Rey, además de ser finalista de la desaparecida Recopa en 1999.
Olaizola de bermellón.
En aquel equipo casi de leyenda, en el que también figuraban, entre otros, Engonga, Ariel El caño Ibagaza, Martí, Stankovic, Leo Biagini, Paunovic o Luque, figuraba Rufete, un joven extremo derecho de 22 años nacido en Benejúzar, Alicante. Procedente de la cantera del FC Barcelona, llegaba buscando minutos para hacerse un hueco en la élite tras haber debutado con el equipo culé en el último partido de la temporada 1995-1996. Sin embargo, su paso por Mallorca no surtió el efecto deseado. No disputó ningún minuto a las órdenes de Cúper y en el mercado de invierno fue traspasado al Málaga, donde jugó dos temporadas. De ahí pasó al Valencia para disputar cinco años magníficos, siendo pieza clave en el equipo que dirigido por Rafa Benítez conquistó el histórico doblete de Liga y UEFA en 2004 y la Supercopa de Europa del año siguiente. Posteriormente fichó por el Espanyol en la 2006-2007 y se retiró en el Hércules de Alicante en la 2010-2011. Fue internacional en tres ocasiones. A pesar de que el actual entrenador del Ibiza no jugó ningún minuto en el Real Mallorca, seguramente ambos tendrán muchos recuerdos en común del tiempo que pasaron juntos en una temporada histórica para el club bermellón. Sin embargo, todo eso quedará aparcado durante unas horas, las que dure el partido de vuelta de la gran final entre los unionisas y levantinistas de este domingo. Y es que en juego estará ni más ni menos que una plaza en Segunda B el año que viene.

No hay comentarios

Dejar respuesta