El presidente de la UD Ibiza, en la grada de Can Misses viendo a su equipo.
El presidente de la UD Ibiza, en la grada de Can Misses viendo a su equipo.

@futbolpitiuso Periódico de Ibiza y Formentera publica en su edición de hoy que Amadeo Salvo, presidente de la UD Ibiza, está negociando con los directivos del San Rafael para hacerse con el control de la entidad que preside Paco Bonet. Según el citado diario, el empresario valenciano estaría dispuesto a invertir 600.000 euros la temporada que viene con el fin de hacer un equipo de garantías que subiese a Segunda División B. La idea es que a corto plazo se cambiase el nombre del club rafeler por otro donde apareciese la denominación Ibiza.

Periódico de Ibiza y Formentera asegura que con esta operación Amadeo Salvo se garantizaría recortar los plazos en su objetivo de llevar su proyecto deportivo a lo más alto del fútbol español. Incluso, el presidente de la UD Ibiza se ahorraría el pago de la deuda que mantiene su club y que tendría que abonar cuando alcanzase la categoría nacional. De todas maneras, no está nada claro que los directvos del San Rafael accediesen a pactar con el propietario de la multinacional Power Electronics.

Salvo quiere hacerse con el San Rafael

El presidente de la UD Ibiza, en la grada de Can Misses viendo a su equipo.
El presidente de la UD Ibiza, en la grada de Can Misses viendo a su equipo.
@futbolpitiuso Periódico de Ibiza y Formentera publica en su edición de hoy que Amadeo Salvo, presidente de la UD Ibiza, está negociando con los directivos del San Rafael para hacerse con el control de la entidad que preside Paco Bonet. Según el citado diario, el empresario valenciano estaría dispuesto a invertir 600.000 euros la temporada que viene con el fin de hacer un equipo de garantías que subiese a Segunda División B. La idea es que a corto plazo se cambiase el nombre del club rafeler por otro donde apareciese la denominación Ibiza.Periódico de Ibiza y Formentera asegura que con esta operación Amadeo Salvo se garantizaría recortar los plazos en su objetivo de llevar su proyecto deportivo a lo más alto del fútbol español. Incluso, el presidente de la UD Ibiza se ahorraría el pago de la deuda que mantiene su club y que tendría que abonar cuando alcanzase la categoría nacional. De todas maneras, no está nada claro que los directvos del San Rafael accediesen a pactar con el propietario de la multinacional Power Electronics.

No hay comentarios

Dejar respuesta