Álex Arabí ha anunciado recientemente en las redes sociales que deja su cargo como director deportivo del San Rafael después de una intensa y fructífera etapa en los despachos. Asegura el responsable azulón que está cansado después de 7 temporadas ocupando diferentes cargos en el club que preside Paco Bonet y que ahora se va a tomar un respiro para descansar, poner orden a sus nuevos proyectos y dedicarle tiempo a su familia. Arabí, nieto de uno de los fundadores de la histórica entidad, siente al Sanra en su corazón y, pese a que ahora va a hacer un paréntesis, nunca dará la espalda del todo a la gran familia blue.

El técnico, titulado con Nivel 3, sostiene a Fútbol Pitiuso que su objetivo a corto plazo es entrenar a algún equipo la temporada que viene. “Yo soy entrenador y quiero ejercer como tal; es lo que me apasiona y por lo que me he estado preparando durante los últimos tiempos, así que me gustaría poder sentarme en el banquillo de algún plantel de la isla el curso que viene”, aclara Álex Arabí, que no oculta cuál es su verdadero sueño, como fiel amante del club sanantoniense que es. “Mi sueño es entrenar al San Rafael algún día; poder dirigir a la primera plantilla de la entidad en Tercera División sería una satisfacción personal muy grande, además de ser todo un orgullo”, apunta.

“Sueño con entrenar al San Rafael”

Álex Arabí ha anunciado recientemente en las redes sociales que deja su cargo como director deportivo del San Rafael después de una intensa y fructífera etapa en los despachos. Asegura el responsable azulón que está cansado después de 7 temporadas ocupando diferentes cargos en el club que preside Paco Bonet y que ahora se va a tomar un respiro para descansar, poner orden a sus nuevos proyectos y dedicarle tiempo a su familia. Arabí, nieto de uno de los fundadores de la histórica entidad, siente al Sanra en su corazón y, pese a que ahora va a hacer un paréntesis, nunca dará la espalda del todo a la gran familia blue. El técnico, titulado con Nivel 3, sostiene a Fútbol Pitiuso que su objetivo a corto plazo es entrenar a algún equipo la temporada que viene. "Yo soy entrenador y quiero ejercer como tal; es lo que me apasiona y por lo que me he estado preparando durante los últimos tiempos, así que me gustaría poder sentarme en el banquillo de algún plantel de la isla el curso que viene", aclara Álex Arabí, que no oculta cuál es su verdadero sueño, como fiel amante del club sanantoniense que es. "Mi sueño es entrenar al San Rafael algún día; poder dirigir a la primera plantilla de la entidad en Tercera División sería una satisfacción personal muy grande, además de ser todo un orgullo", apunta.

No hay comentarios

Dejar respuesta