Alineación titular de la Peña el día del Poblense (Foto: Francisco Natera).
Alineación titular de la Peña el día del Poblense (Foto: Francisco Natera).

diariodeibiza.es La Peña Deportiva solo ha sumado un punto de los últimos seis posibles en la Liga, un registro pobre para lo que acostumbran los ibicencos, segundos clasificados de la competición. El play-off de ascenso a la Segunda B no peligra de momento –los peñistas tienen nueve puntos de ventaja con respecto al Poblense, el quinto en la tabla–, pero el bloque de Mario Ormaechea debe despertar de su momentáneo letargo. Hoy, ante el Binissalem (16.30 horas en el campo de Santa Eulària), el conjunto de la Villa del Río necesita saborear de nuevo la victoria.

De paso también descolgaría a un previsible rival para colarse en la liguilla. Los mallorquines están a cuatro puntos del Formentera, cuarto clasificado, y a diez de la Peña, que de endosarle tres más abriría una brecha casi inalcanzable.

A pesar de no jugar mal, los de Ormaechea no están marcando goles últimamente (llevan dos encuentros sin hacerlo). Su sequía coincide con la de su máximo goleador, Salinas, que es además pichichi de la categoría con 23 tantos. También se está echando en falta la ausencia del delantero Ayrton, que reparecerá después de tres partidos fuera por lesión.

Los que no podrán jugar son los extremos Alexander (que sufre una microrrotura en el cuádriceps) y Tomillero (está sancionado).

El técnico de los peñistas declaró que el encuentro será «complicado» pero confía en que su equipo pueda mantener el tono exhibido hasta ahora en su campo, donde no ha perdido todavía.

El Binissalem solo tiene la baja de Paco Plata, que sufre molestias físicas. «Fuera de casa no damos lo mejor de nosotros», declaró Tomeu Pons, técnico visitante.

Toca despertar del letargo

Alineación titular de la Peña el día del Poblense (Foto: Francisco Natera).
Alineación titular de la Peña el día del Poblense (Foto: Francisco Natera).
diariodeibiza.es La Peña Deportiva solo ha sumado un punto de los últimos seis posibles en la Liga, un registro pobre para lo que acostumbran los ibicencos, segundos clasificados de la competición. El play-off de ascenso a la Segunda B no peligra de momento –los peñistas tienen nueve puntos de ventaja con respecto al Poblense, el quinto en la tabla–, pero el bloque de Mario Ormaechea debe despertar de su momentáneo letargo. Hoy, ante el Binissalem (16.30 horas en el campo de Santa Eulària), el conjunto de la Villa del Río necesita saborear de nuevo la victoria. De paso también descolgaría a un previsible rival para colarse en la liguilla. Los mallorquines están a cuatro puntos del Formentera, cuarto clasificado, y a diez de la Peña, que de endosarle tres más abriría una brecha casi inalcanzable. A pesar de no jugar mal, los de Ormaechea no están marcando goles últimamente (llevan dos encuentros sin hacerlo). Su sequía coincide con la de su máximo goleador, Salinas, que es además pichichi de la categoría con 23 tantos. También se está echando en falta la ausencia del delantero Ayrton, que reparecerá después de tres partidos fuera por lesión. Los que no podrán jugar son los extremos Alexander (que sufre una microrrotura en el cuádriceps) y Tomillero (está sancionado). El técnico de los peñistas declaró que el encuentro será «complicado» pero confía en que su equipo pueda mantener el tono exhibido hasta ahora en su campo, donde no ha perdido todavía. El Binissalem solo tiene la baja de Paco Plata, que sufre molestias físicas. «Fuera de casa no damos lo mejor de nosotros», declaró Tomeu Pons, técnico visitante.

No hay comentarios

Dejar respuesta