Algunos de los miembros de la simpática y animosa peña.
Algunos de los miembros de la simpática y animosa peña.

David Alba Las expresiones con las palabras “huevos” y “cojones” son algo muy español. Si uno es valiente tiene “un par de huevos”, pero si tiene miedo está “acojonado” (por poner un ejemplo). Los deportes de equipo tampoco son una excepción. Un futbolista fantástico es un jugador “cojonudo” aunque “tiene huevos la cosa” cuando falla, sin oposición, en la boca de gol. Sin embargo, lo que “cuesta un huevo” en determinadas categorías es tener una afición fiel que se desgañite para apoyar al equipo. ‘Peña, échale huevos’ es una de estas aficiones.

Creada a mediados de la temporada pasada, sus miembros, como “moscas cojoneras” para desgracia de los equipos rivales de la Peña Deportiva de Fútbol Sala, no paran de animar desde el graderío. Piden, haciendo honor a su “cojonudo” nombre, que su conjunto vaya a por todas, que tengan redaños para afrontar los momentos difíciles.

“Somos un grupo de amigos que a apoyamos a varios colegas que juegan en el equipo de fútbol sala -explica David Checa, presidente de esta simpática afición-. Nos pidieron un empujón para ganar la liga y acabaron siendo campeones”. Checa, que también es ‘speaker’ de la Peña Deportiva de Tercera, indica que en la actualidad el grupo que preside está compuesto por 25 personas de edades comprendidas “entre 13 y 41 años”.

El presidente de ‘Peña, échale huevos’ destaca la gran comunión que tienen con el equipo de fútbol sala que durante la pasada campaña agradecieron públicamente, en más de una ocasión, la fuerza que transmitía su afición desde la grada. “Somos gente con ganas de pasarlo bien y de hacerlo pasar bien a los demás”, dice el presidente que espera que la Peña pueda mantenerse “los años que hagan falta” en la categoría de bronce.

Imagen corporativa de la Peña Échale Huevos.
Imagen corporativa de la Peña Échale Huevos.

“Nos reunimos dos horas antes para preparar el partido y recoger los instrumentos”, señala Checa que admite que por cuestiones laborales no pudieron viajar con el equipo para darles su apoyo. Pero este año puede ser diferente (para fortuna de los jugadores peñistas). No obstante, el objetivo principal de ‘Peña, échale huevos’ es hacer del Polideportivo de Santa Eulalia “un fortín” para que “no se escapen puntos”.

“Tiene que ser un infierno, pero de buen rollo”, aclara Checa que advierte que no son una afición violenta. “No vamos a ser angelitos y no vamos a tirar florecitas, pero en el momento que sepamos que un miembro de nuestra peña ha faltado al respeto de manera gorda al rival quedará expulsado”.

El secreto de ‘Peña, échale huevos’ está en la gran hermandad que tienen con los jugadores. “Hacemos torradas juntos; donde van ellos, vamos nosotros…”, explica. Tampoco “se tocan los huevos” los comercios de Santa Eulalia. Apoyan a los que apoyan al equipo de fútbol sala pagando las camisetas de los supporters. “Hay establecimientos que han colaborado para que podamos lucir estas camisetas y a cambio nosotros haremos pancartas grandes en donde se mostrarán los locales que nos han ayudado: vamos todos de la mano”, asegura Checa.

Letra de ‘Échale huevos’

“A ver sin nos entendemos

los jugadores y la afición,

ustedes mátense en el campo

que nosotros lo hacemos en la animación.

¡Échale huevos, ponle más corazón,

porque este año hay que salir campeón!

¡Vamos mi Peña no le falles a toda tu gente!

¡Échale huevos te canta tu afición con toda el alma

y con todo el corazón!

¡Vamos mi Peña, no nos falles y vamos adelante!”

Una afición “de cojones”

Algunos de los miembros de la simpática y animosa peña.
Algunos de los miembros de la simpática y animosa peña.
David Alba Las expresiones con las palabras "huevos" y "cojones" son algo muy español. Si uno es valiente tiene "un par de huevos", pero si tiene miedo está "acojonado" (por poner un ejemplo). Los deportes de equipo tampoco son una excepción. Un futbolista fantástico es un jugador "cojonudo" aunque "tiene huevos la cosa" cuando falla, sin oposición, en la boca de gol. Sin embargo, lo que "cuesta un huevo" en determinadas categorías es tener una afición fiel que se desgañite para apoyar al equipo. 'Peña, échale huevos' es una de estas aficiones. Creada a mediados de la temporada pasada, sus miembros, como "moscas cojoneras" para desgracia de los equipos rivales de la Peña Deportiva de Fútbol Sala, no paran de animar desde el graderío. Piden, haciendo honor a su "cojonudo" nombre, que su conjunto vaya a por todas, que tengan redaños para afrontar los momentos difíciles. "Somos un grupo de amigos que a apoyamos a varios colegas que juegan en el equipo de fútbol sala -explica David Checa, presidente de esta simpática afición-. Nos pidieron un empujón para ganar la liga y acabaron siendo campeones". Checa, que también es 'speaker' de la Peña Deportiva de Tercera, indica que en la actualidad el grupo que preside está compuesto por 25 personas de edades comprendidas "entre 13 y 41 años". El presidente de 'Peña, échale huevos' destaca la gran comunión que tienen con el equipo de fútbol sala que durante la pasada campaña agradecieron públicamente, en más de una ocasión, la fuerza que transmitía su afición desde la grada. "Somos gente con ganas de pasarlo bien y de hacerlo pasar bien a los demás", dice el presidente que espera que la Peña pueda mantenerse "los años que hagan falta" en la categoría de bronce.
Imagen corporativa de la Peña Échale Huevos.
Imagen corporativa de la Peña Échale Huevos.
"Nos reunimos dos horas antes para preparar el partido y recoger los instrumentos", señala Checa que admite que por cuestiones laborales no pudieron viajar con el equipo para darles su apoyo. Pero este año puede ser diferente (para fortuna de los jugadores peñistas). No obstante, el objetivo principal de 'Peña, échale huevos' es hacer del Polideportivo de Santa Eulalia "un fortín" para que "no se escapen puntos". "Tiene que ser un infierno, pero de buen rollo", aclara Checa que advierte que no son una afición violenta. "No vamos a ser angelitos y no vamos a tirar florecitas, pero en el momento que sepamos que un miembro de nuestra peña ha faltado al respeto de manera gorda al rival quedará expulsado". El secreto de 'Peña, échale huevos' está en la gran hermandad que tienen con los jugadores. "Hacemos torradas juntos; donde van ellos, vamos nosotros...", explica. Tampoco "se tocan los huevos" los comercios de Santa Eulalia. Apoyan a los que apoyan al equipo de fútbol sala pagando las camisetas de los supporters. "Hay establecimientos que han colaborado para que podamos lucir estas camisetas y a cambio nosotros haremos pancartas grandes en donde se mostrarán los locales que nos han ayudado: vamos todos de la mano", asegura Checa. Letra de 'Échale huevos' "A ver sin nos entendemos los jugadores y la afición, ustedes mátense en el campo que nosotros lo hacemos en la animación. ¡Échale huevos, ponle más corazón, porque este año hay que salir campeón! ¡Vamos mi Peña no le falles a toda tu gente! ¡Échale huevos te canta tu afición con toda el alma y con todo el corazón! ¡Vamos mi Peña, no nos falles y vamos adelante!"

No hay comentarios

Dejar respuesta