Ibiza Conduce

Paco Natera Es una hazaña histórica que ninguno de ellos olvidará fácilmente. El ascenso a División de Honor del juvenil de la Peña Deportiva que ha dirigido hacia el éxito Raúl Casañ desde el banquillo, marca un antes y un después en la memoria del club santaeulaliense. El triunfo del proyecto del filial peñista a lo largo de esta inolvidable campaña está al alcance de muy pocos y, por eso, se quedará grabado en el recuerdo de todos los integrantes de una plantilla que ha saboreado por méritos propios las mieles de la gloria deportiva.

Marc Soldat, capitán del filial de la Peña, señaló que “la clave para alcanzar el éxito de lograr el ascenso ha estado en el trabajo, en la humildad y en que en la plantilla hemos sido como una familia. Lo mejor de todo ha sido el grupo, porque no creo que haya habido nada malo para recordar de este año”.

Sobre la gran temporada que han protagonizado, Marc Soldat recordó que “hubo una racha de dos empates seguidos ante Mallorca y Menorca en la que pensamos que iba a sernos muy difícil que lo consiguiéramos, pero seguimos trabajando y nunca perdimos la confianza en nosotros mismos”.

El capitán, que no podrá la próxima campaña disfrutar junto a sus compañeros de la nueva categoría, al pasar por edad a sénior, destaca que “las sensaciones que tengo por el ascenso son increíbles, estoy que no me lo creo aún, pero también siento un poco de tristeza porque no podré jugar en División de Honor el próximo año porque acabo la etapa juvenil y pasaré a ser sénior. No sé qué es lo que voy a hacer,  aún debo ver las ofertas y las posibilidades que tengo”.

Elio, otro de los grandes protagonistas de la plantilla peñista y autor de los dos últimos goles que sirvieron para certificar este ascenso, indicó que “la verdad es que me siento orgulloso de todo el equipo por el esfuerzo que ha hecho. La intensidad en los entrenamientos y el buen rollo en nuestra plantilla han sido fundamentales para lograr el objetivo. Hasta mitad de la temporada no se lo creía nadie. Después, gracias a que los resultados fueron acompañándonos, empezamos a coger confianza, a creernos que era posible, y fuimos a por todas”.

Elio, que se ha estado sacrificando especialmente al tener que desplazarse desde Formentera cada martes y jueves para poder entrenar junto a sus compañeros, comentó que “lo he hecho con mucho gusto porque lo que yo quería era jugar en categoría nacional. Ha sido un gran esfuerzo porque tenía que entrenar lunes y viernes solo aquí en Formentera y otros dos días en Santa Eulària, con lo cual debía hacerlo todo muy rápido para poder coger la barca para ir y volver a Formentera”.

Sobre su actuación en este histórico ascenso, Elio apuntó que “meter dos goles, el 3-2 y 4-2, y ver la alegría de todos los compañeros cuando venían a felicitarme es algo que me hace sentir orgulloso de haber podido participar en este proyecto”.

Por su parte, Brian, el central que llegó en febrero a la Villa del Río procedente del Sabadell, manifestó que “conseguir el ascenso hace que me sienta muy contento por el equipo, por el club y por la afición. Llegar faltando diez partidos y poder formar parte de este ascenso histórico ha sido algo increíble. En los momentos más complicados hemos estado siempre unidos y lo hemos sabido sacar adelante. La sensación que siento después de haberlo logrado es de completa euforia porque me ilusiona mucho estar en la máxima categoría juvenil el año que viene”.

Asimismo, el defensa peñista valoró que “es la primera vez en la historia del club que el juvenil sube a División de Honor. Es una lástima que algunos de los compañeros no puedan estar el próximo por la edad con nosotros porque en esta plantilla somos como una familia. Nadie creía que íbamos a poder estar arriba hasta el final, pero hemos demostrado que luchando, día a día, este ascenso sí que era posible”.

Galería de fotos del ascenso a División de Honor (I)
Galería de fotos del ascenso a División de Honor (II)
Vídeos de la celebración

cirf

Una proeza de leyenda para el recuerdo

Ibiza ConducePaco Natera Es una hazaña histórica que ninguno de ellos olvidará fácilmente. El ascenso a División de Honor del juvenil de la Peña Deportiva que ha dirigido hacia el éxito Raúl Casañ desde el banquillo, marca un antes y un después en la memoria del club santaeulaliense. El triunfo del proyecto del filial peñista a lo largo de esta inolvidable campaña está al alcance de muy pocos y, por eso, se quedará grabado en el recuerdo de todos los integrantes de una plantilla que ha saboreado por méritos propios las mieles de la gloria deportiva.Marc Soldat, capitán del filial de la Peña, señaló que “la clave para alcanzar el éxito de lograr el ascenso ha estado en el trabajo, en la humildad y en que en la plantilla hemos sido como una familia. Lo mejor de todo ha sido el grupo, porque no creo que haya habido nada malo para recordar de este año”.Sobre la gran temporada que han protagonizado, Marc Soldat recordó que “hubo una racha de dos empates seguidos ante Mallorca y Menorca en la que pensamos que iba a sernos muy difícil que lo consiguiéramos, pero seguimos trabajando y nunca perdimos la confianza en nosotros mismos”.El capitán, que no podrá la próxima campaña disfrutar junto a sus compañeros de la nueva categoría, al pasar por edad a sénior, destaca que “las sensaciones que tengo por el ascenso son increíbles, estoy que no me lo creo aún, pero también siento un poco de tristeza porque no podré jugar en División de Honor el próximo año porque acabo la etapa juvenil y pasaré a ser sénior. No sé qué es lo que voy a hacer,  aún debo ver las ofertas y las posibilidades que tengo”.Elio, otro de los grandes protagonistas de la plantilla peñista y autor de los dos últimos goles que sirvieron para certificar este ascenso, indicó que “la verdad es que me siento orgulloso de todo el equipo por el esfuerzo que ha hecho. La intensidad en los entrenamientos y el buen rollo en nuestra plantilla han sido fundamentales para lograr el objetivo. Hasta mitad de la temporada no se lo creía nadie. Después, gracias a que los resultados fueron acompañándonos, empezamos a coger confianza, a creernos que era posible, y fuimos a por todas”.Elio, que se ha estado sacrificando especialmente al tener que desplazarse desde Formentera cada martes y jueves para poder entrenar junto a sus compañeros, comentó que “lo he hecho con mucho gusto porque lo que yo quería era jugar en categoría nacional. Ha sido un gran esfuerzo porque tenía que entrenar lunes y viernes solo aquí en Formentera y otros dos días en Santa Eulària, con lo cual debía hacerlo todo muy rápido para poder coger la barca para ir y volver a Formentera”.Sobre su actuación en este histórico ascenso, Elio apuntó que “meter dos goles, el 3-2 y 4-2, y ver la alegría de todos los compañeros cuando venían a felicitarme es algo que me hace sentir orgulloso de haber podido participar en este proyecto”.Por su parte, Brian, el central que llegó en febrero a la Villa del Río procedente del Sabadell, manifestó que “conseguir el ascenso hace que me sienta muy contento por el equipo, por el club y por la afición. Llegar faltando diez partidos y poder formar parte de este ascenso histórico ha sido algo increíble. En los momentos más complicados hemos estado siempre unidos y lo hemos sabido sacar adelante. La sensación que siento después de haberlo logrado es de completa euforia porque me ilusiona mucho estar en la máxima categoría juvenil el año que viene”.Asimismo, el defensa peñista valoró que “es la primera vez en la historia del club que el juvenil sube a División de Honor. Es una lástima que algunos de los compañeros no puedan estar el próximo por la edad con nosotros porque en esta plantilla somos como una familia. Nadie creía que íbamos a poder estar arriba hasta el final, pero hemos demostrado que luchando, día a día, este ascenso sí que era posible”.Galería de fotos del ascenso a División de Honor (I) Galería de fotos del ascenso a División de Honor (II) Vídeos de la celebracióncirf

No hay comentarios

Dejar respuesta