0-1. Pepe Bernal tumba al Espanya

0
18

No hay quien pare a la Peña Deportiva de Santa Eulària. El conjunto que entrena Mario Ormaechea ha conseguido en el campo del España su vigésimasegunda victoria en la Liga, 0-1, con un tanto de bella factura de Pepe Bernal, que desde la distancia ha conectado un potente libre directo que ha supuesto, en el minuto 30 de partido, el tanto que a la postre daría los tres puntos al equipo ibicenco, que sigue lanzado hacia la gloria.

No hacía una buena tarde para jugar al fútbol. Fuertes rachas de viento han deslucido el encuentro y han impedido que ninguno de los dos contendientes realizara en esta ocasión un fútbol brillante. En líneas generales, el choque ha sido igualado, con dominio alterno y repartido por rachas, como la tarde misma. Han sido más incisivos y batalladores en ataque los peñistas, a los que les sale todo si se dejan el alma en ello y que pudieron ganar por mayor margen de goles, aunque también pudieron irse con el rabo entre las piernas. No concretaron ante puerta algunas de las ocasiones más claras de las que dispusieron y en la segunda parte hubo que sufrir.

Es la Peña un equipo camaleónico y sabe adaptarse a las circunstancias. Si hay que padecer para ganar, se hace y punto. Sabe atacar pero también defenderse con uñas y dientes cuando el guión lo exige como pago por la victoria, que justifica los medios y más en una categoría como la Tercera, en la que para sacar los partidos adelante muchas veces hay que ponerse el mono de trabajo y en la que no siempre vale el juego preciosista ni rizar el rizo.

Tiró de oficio la Peña para ralentizar el ímpetu de un España que con el partido perdido se volcó en busca de la igualada para salvar al menos un punto que le hubiera ido de perlas para no desviarse en exceso de su objetivo de asegurar la permanencia en la categoría. Sus ocasiones, sin embargo, hallaron la dureza de la madera en vez de la suavidad de la red. Si ante un rival como es el líder, contundente, no atinas y metes las ocasiones que se te presentas estás perdido, date por muerto, porque de conceder facilidades, nada. Y es en este espíritu de lucha y ambición donde se sustenta el éxito del cuadro de Ormaechea, exigente hasta la saciedad con la convicción de que éste, el de la entrega desmedida, es el camino. Nadie se lo puede discutir, al menos con argumentos.

noudiari.es

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.