Francisco Natera. El primer amistoso del verano entre dos equipos de Liga Nacional juvenil se saldó con una victoria por la mínima de la Peña Deportiva frente al Portmany, encuentro que tuvo lugar ayer en Santa Eulalia. Luna e Iker fueron los autores de los tantos que permitieron remontar el gol inicial de Lluís. Todos, en la segunda parte.

El choque fue el típico de pretemporada. Falto de ritmo, desajustes defensivos e imprecisiones a la hora de tocar el balón fueron la tónica general del juego. Aún así, ambos equipos se entregaron al máximo hasta que las fuerzas lo permitieron. Los dos entrenadores aprovecharon el envite para hacer sus pruebas y dar minutos a todos sus efectivos.

El primer tiempo arrancó con dos rivales dispuestos a buscar la portería contraria, pero sin muchas ideas en los metros finales, lo que propició que al descanso se marchasen con tablas en el marcador (0-0). Fue en la segunda parte cuando el decorado varió y a los diez minutos, Lluís adelantaba al Portmany.

La Peña no se vino abajo y luchó por conseguir la igualada, la cual llegó merced al talento y la calidad de un hombre: Luna, que superó al portero rival con maestría. Era el minuto 65. El tanto oxigenó a los jugadores entrenados por Nacho Villodre, quienes creyeron en la remontada.

Y ésta llegó sobre la bocina gracias a un chicharrito in extremis de Iker, que hizo saltar de sus asientos a los pocos aficionados que se dieron cita en el municipal santaeulaliense. La Peña celebró un triunfo merecido que le permite ganar en confianza y continuar con el trabajo previo al inicio de la competición.

“La verdad es que ha sido un partido trabado que ha servido más bien para ganar físico y no para sacar conclusiones. Todavía falta ritmo, pero los dos equipos hemos peleado mucho durante los 90 minutos”, señaló Martín Macarro, jugador de la Peña, al finalizar el partido.

“Competimos bien, a pesar de la época en la que estamos. El partido nos sirvió de mucho para poder ver a nuestros chicos y hacer una lectura a nivel individual y colectivo”, destacó Carlos Marí, uno de los entrenadores del Portmany.

2-1. Luna e Iker dan el triunfo a la Peña frente al Portmany

Francisco Natera. El primer amistoso del verano entre dos equipos de Liga Nacional juvenil se saldó con una victoria por la mínima de la Peña Deportiva frente al Portmany, encuentro que tuvo lugar ayer en Santa Eulalia. Luna e Iker fueron los autores de los tantos que permitieron remontar el gol inicial de Lluís. Todos, en la segunda parte. El choque fue el típico de pretemporada. Falto de ritmo, desajustes defensivos e imprecisiones a la hora de tocar el balón fueron la tónica general del juego. Aún así, ambos equipos se entregaron al máximo hasta que las fuerzas lo permitieron. Los dos entrenadores aprovecharon el envite para hacer sus pruebas y dar minutos a todos sus efectivos. El primer tiempo arrancó con dos rivales dispuestos a buscar la portería contraria, pero sin muchas ideas en los metros finales, lo que propició que al descanso se marchasen con tablas en el marcador (0-0). Fue en la segunda parte cuando el decorado varió y a los diez minutos, Lluís adelantaba al Portmany. La Peña no se vino abajo y luchó por conseguir la igualada, la cual llegó merced al talento y la calidad de un hombre: Luna, que superó al portero rival con maestría. Era el minuto 65. El tanto oxigenó a los jugadores entrenados por Nacho Villodre, quienes creyeron en la remontada. Y ésta llegó sobre la bocina gracias a un chicharrito in extremis de Iker, que hizo saltar de sus asientos a los pocos aficionados que se dieron cita en el municipal santaeulaliense. La Peña celebró un triunfo merecido que le permite ganar en confianza y continuar con el trabajo previo al inicio de la competición. "La verdad es que ha sido un partido trabado que ha servido más bien para ganar físico y no para sacar conclusiones. Todavía falta ritmo, pero los dos equipos hemos peleado mucho durante los 90 minutos", señaló Martín Macarro, jugador de la Peña, al finalizar el partido. "Competimos bien, a pesar de la época en la que estamos. El partido nos sirvió de mucho para poder ver a nuestros chicos y hacer una lectura a nivel individual y colectivo", destacó Carlos Marí, uno de los entrenadores del Portmany.

2 Comentarios

Dejar respuesta