El delantero de la Peña ha jugada ocho partidos y acumula siete dianas (Foto: Francisco Natera).
El delantero de la Peña ha jugada ocho partidos y acumula siete dianas (Foto: Francisco Natera).

Juli se está ganando por méritos propios el calificativo de matador. El delantero de la Peña Deportiva, una jornada más, ha vuelto a ser el gran protagonista de su equipo después de marcar dos de los tres goles peñistas ante el Menorca, enchufando el de la victoria en el descuento (m. 93). El ex del Rápid, que no empezó la temporada por mor de una lesión, lleva jugados ocho partidos y acumula un total de siete dianas. Sin duda, un excepcional promedio goleador que está ayudando al plantel a certificar la permanencia en la categoría.

Tras el pinchazo de la semana pasada frente al Ciuadela (1-3), los muchachos de Raúl Casañ y Juan San Vicente estaban obligados a no ceder más puntos de su feudo para sellar cuanto antes la salvación. Y los blancos no falllaron. El equipo mejoró sus prestaciones respecto a la anterior jornada y, a base de maza y martillo, ha conseguido una victoria que acerca a la Peña a su objetivo: continuar una añito más en el torneo balear.

Juli, quien si no, adelantó al conjunto local nada más empezar el choque (m. 9). El grupo santaeulaliense había hecho lo más difícil, pero un error defensivo en el 17 permitió que el Menorca igualara el duelo por mediación de Isma en una de las pocas ocasiones de gol que creó en este arranque. Hasta el descanso, la Peña trató de reconducir la situación con un nuevo tanto, pero el rival, agazapado atrás, no dejó espacios y los ataques peñistas morían antes de llegar a puerta.

La segunda mitad empezó mal para los intereses peñistas, ya que en el 58, Iker adelantó al Menorca en el marcador para desesperación de la afición de Santa Eulalia. El gol, de todos modos, no desanimó a la Peña, que se volcó en busca del arco rival una y otra vez, aunque sin acierto. Pero la expulsión de un jugador visitante en el 65 dio vida al bloque de Raúl Casañ y Juan San Vicente, que continuó trabajando y controlando el partido. El gol, aún así, se hacía de rogar y el grupo menorquín seguía fuerte, pero una nueva expulsión de uno de sus futbolistas (m. 85) acabó por romper al adversario y la Peña lo aprovechó para igular el duelo. Jorge hacía justicia en el marcador en el 90 y la hinchada lo festejaba con pasión, mientras el entrenador y el delegado del Menorca, en la grada por ser sancionados, no daban crédito a lo ocurrido.

Y cuando todo apuntaba  a las tablas, apareció Juli para rescatar a la Peña. El delantero, sobre la bocina, salvó los muebles con un chicharro que vale su peso en oro, ya que el grupo suma tres puntos vitales para conseguir una salvación que prácticamente está sellada. “El equipo hoy ha estado de diez; así como la jornada pasada no estuvimos bien, esta tarde ha sido todo lo contrario. Con este triunfo, pienso que estamos casi salvados, aunque todavía deberíamos ganar, al menos, un partido más”, apuntó Juan San Vicente, el segundo de a bordon, al acabar el encuentro. “Ahora tenemos dos partidos muy difíciles, ante el Son Oliva fuera y frente al Mallorca B en casa, pero vamos a ver si somos capaces de sumar tres puntitos más”, concluyó el míster.

3-2. Juli, ¡qué grande eres!

El delantero de la Peña ha jugada ocho partidos y acumula siete dianas (Foto: Francisco Natera).
El delantero de la Peña ha jugada ocho partidos y acumula siete dianas (Foto: Francisco Natera).
Juli se está ganando por méritos propios el calificativo de matador. El delantero de la Peña Deportiva, una jornada más, ha vuelto a ser el gran protagonista de su equipo después de marcar dos de los tres goles peñistas ante el Menorca, enchufando el de la victoria en el descuento (m. 93). El ex del Rápid, que no empezó la temporada por mor de una lesión, lleva jugados ocho partidos y acumula un total de siete dianas. Sin duda, un excepcional promedio goleador que está ayudando al plantel a certificar la permanencia en la categoría. Tras el pinchazo de la semana pasada frente al Ciuadela (1-3), los muchachos de Raúl Casañ y Juan San Vicente estaban obligados a no ceder más puntos de su feudo para sellar cuanto antes la salvación. Y los blancos no falllaron. El equipo mejoró sus prestaciones respecto a la anterior jornada y, a base de maza y martillo, ha conseguido una victoria que acerca a la Peña a su objetivo: continuar una añito más en el torneo balear. Juli, quien si no, adelantó al conjunto local nada más empezar el choque (m. 9). El grupo santaeulaliense había hecho lo más difícil, pero un error defensivo en el 17 permitió que el Menorca igualara el duelo por mediación de Isma en una de las pocas ocasiones de gol que creó en este arranque. Hasta el descanso, la Peña trató de reconducir la situación con un nuevo tanto, pero el rival, agazapado atrás, no dejó espacios y los ataques peñistas morían antes de llegar a puerta. La segunda mitad empezó mal para los intereses peñistas, ya que en el 58, Iker adelantó al Menorca en el marcador para desesperación de la afición de Santa Eulalia. El gol, de todos modos, no desanimó a la Peña, que se volcó en busca del arco rival una y otra vez, aunque sin acierto. Pero la expulsión de un jugador visitante en el 65 dio vida al bloque de Raúl Casañ y Juan San Vicente, que continuó trabajando y controlando el partido. El gol, aún así, se hacía de rogar y el grupo menorquín seguía fuerte, pero una nueva expulsión de uno de sus futbolistas (m. 85) acabó por romper al adversario y la Peña lo aprovechó para igular el duelo. Jorge hacía justicia en el marcador en el 90 y la hinchada lo festejaba con pasión, mientras el entrenador y el delegado del Menorca, en la grada por ser sancionados, no daban crédito a lo ocurrido. Y cuando todo apuntaba  a las tablas, apareció Juli para rescatar a la Peña. El delantero, sobre la bocina, salvó los muebles con un chicharro que vale su peso en oro, ya que el grupo suma tres puntos vitales para conseguir una salvación que prácticamente está sellada. "El equipo hoy ha estado de diez; así como la jornada pasada no estuvimos bien, esta tarde ha sido todo lo contrario. Con este triunfo, pienso que estamos casi salvados, aunque todavía deberíamos ganar, al menos, un partido más", apuntó Juan San Vicente, el segundo de a bordon, al acabar el encuentro. "Ahora tenemos dos partidos muy difíciles, ante el Son Oliva fuera y frente al Mallorca B en casa, pero vamos a ver si somos capaces de sumar tres puntitos más", concluyó el míster.

3 Comentarios

  1. Si la casta que le ponéis al final de los partidos la pusieráis desde el principio, seguro que jugaríamos otra liga y dejaríamos de hablar de si nos faltan x puntos o x partidos para continuar un año más en la Liga Nacinal. Si os lo proponéis, podéis hacer algo muy geande. Los sueños a veces también se cumplen

Dejar respuesta