De espaldas al éxito

0
657

Víctor M. Victoria El Portmany tampoco pudo salir victorioso en su duelo contra el Poblense (2-3) en el debut de Iván Granados al frente de su banquillo, en la jornada 14 de la Liga Nacional Juvenil. Y eso que los rojillos empezaron acertados con el tanto de Sergio Beltrán en el arranque de la cita (10’), que hacía presagiar una tarde positiva. Pero el conjunto mallorquín no se descompuso y antes del descanso estableció la igualada por medio de Miquel Quetglas (38’). Tras el paso por vestuarios, la situación se puso más complicada con el segundo tanto visitante, esta vez obra de Assier González (52’), y entonces los de San Antonio tiraron de garra para buscar el tanto de la igualada, que llegó por medio de Víctor Juan (80’), para alegría de la afición congregada en el Municipal. Pero en los instantes finales llegó el jarro de agua fría con el tanto final de Josep Rettich (90’), que privó a los locales de sumar al menos un punto. Tiene trabajo psicológico el nuevo técnico del banquillo de San Antonio, pues el equipo se ubica penúltimo con seis puntos, aunque a cinco solo de la teórica salvación. El próximo partido contra La Salle a domicilio puede servir de revulsivo.

La UD Ibiza tampoco pudo hacer frente al poderío del líder de la categoría, el Atlético Baleares, y cayó derrotada en su visita a su feudo por 3-0. El equipo que dirige Manu Tarrazo hizo lo posible por competir contra un adversario de otra liga, que se mantiene invicto desde el arranque de temporada, y que acabó imponiendo su enorme calidad. Sergi Marí encarriló el duelo para los mallorquines en el primer acto (19’), y con la exigua renta en contra aguantaron los celestes buena parte del duelo, hasta que emergió la figura de Pedro Marín (75’) para poner mucha distancia entre ambos contendientes. En los minutos finales, Félix Martínez firmó la sentencia (87’) y los tres puntos se quedaron en casa. Con este tropiezo, la UD Ibiza se mantiene en la zona media de la clasificación con 15 puntos, sin saber todavía ganar con la casaca de foráneo, y espera mejorar sensaciones dentro de siete días en casa contra el potente Manacor.

El Formentera, finalmente, plantó batalla contra uno de los gallitos de la categoría, el San Francisco B, que sólo pudo sentenciar el duelo en los minutos finales del partido (1-2). El equipo que entrena Christian Núñez sigue estando cerca de los puntos, sobre todo cuando actúa en Sant Francesc, pero continúa con la pólvora mojada y sin efectividad en el remate, situación que le condena al farolillo de la clasificación. Ante el segundo clasificado, los rojinegros no se vinieron abajo con el primer golpe recibido por Jordi Leon (34’), y se mantuvieron con opciones de empatar hasta el final del partido. Entonces, Ismael firmó el segundo tanto visitante (90’), y el tanto final de penalti de Adrián (90’) solo añadió algo de emoción al duelo. Los tres puntos volaron hacia Palma, pero las sensaciones no fueron del todo negativas por la magnanimidad del adversario. El Formentera se queda con cuatro puntos, a siete de la salvación, como colista de la categoría y espera plantar batalla en su próximo duelo contra la Penya Arrabal.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.