La UD Ibiza provoca el descenso matemático del Formentera en el derbi pitiuso

0
567

Víctor M. Victoria El derbi pitiuso de la Liga Nacional juvenil se saldó con un importante triunfo para la UD Ibiza sobre el Formentera (1-3), que resultó crucial para los intereses de ambos conjuntos. Los celestes dan un salto en la clasificación y encarrilan su permanencia en la categoría una temporada más, si bien dependen de los resultados de los equipos de Baleares en la División de Honor, mientras los rojinegros culminan un año para el olvido con el descenso matemático. El conjunto formenterer está ubicado en el farolillo rojo con dieciocho puntos de desventaja sobre el Alaior, equipo que marca la teórica salvación, a falta de seis jornadas por disputar, por lo que los números dictan que el club de Sant Francesc volverá a competir en categoría regional. Javier García Alba adelantó a los visitantes en el arranque de la cita (14’), actuación que se vio refrendada después por el acierto de Samuel Elías (25’). La reacción local llegó por medio de Pedro Verdera (38’), que otorgó a los suyos con su acierto algo de esperanza antes del descanso. Pero en la reanudación, Taruki Valls volvió a poner tierra de por medio (52’) y los tres puntos volaron como el viento hacia tierras ibicencas. El equipo que dirige Manu Tarrazo escala hasta la undécima posición con 35 puntos, y obtiene sensaciones positivas para la recta final del curso, que se prevé de lo más exigente, con el decisivo partido ante el Ferreries en Can Cantó a la vuelta de las vacaciones. El conjunto de Christian Núñez, por contra, pasa una semana más en lo más bajo de la tabla con solo ocho unidades, e intentará ahora cerrar el curso con dignidad, con el duelo ante el Poblense como próximo compromiso.

El Portmany, por su parte, consiguió un triunfo valioso para la esperanza ante el Bunyola (4-0), que le permite pensar todavía en salvar la categoría. Muy difícil, pero no imposible para el conjunto que dirige Iván Granados, que encontró siete minutos de frenesí ofensivo en el segundo acto para tumbar a un rival directo, y acercarse de esta manera a la zona de salvación, que ahora marca el Alaior con seis puntos de distancia y un partido más disputado. Tras un primer acto sin goles, con mejor ejercicio de las defensas sobre los ataques, el primer tanto de Santino Bernasconi (58’) desató toda la furia ofensiva de los locales, quienes llenos de confianza vieron hasta tres veces más portería por medio de Adrián Aranda (59’ y 83’) y Sergio Beltrán (65’), para alegría suprema de la afición congregada en el Municipal. El cuadro mallorquín no pudo acometer las acometidas de su adversario, que vislumbran ahora un horizonte con algo de optimismo. A falta de seis jornadas por disputar, el conjunto de San Antonio se mantiene en la antepenúltima posición de la tabla con 20 puntos, seis menos que su predecesor, y con un partido menos jugado, si bien también está a expensas de los resultados en superior categoría. El próximo duelo contra el Menorca con la casaca de visitante representa una oportunidad perfecta para seguir creyendo en el milagro de mantener la categoría.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.