El pivote defensivo lucha un balón presionado por el jugador del Puig López en un partido de esta temporada (Foto: Diario de Ibiza).
El pivote defensivo lucha un balón presionado por el jugador del Puig López en un partido de esta temporada (Foto: Diario de Ibiza).

Francisco Natera. Este domingo, a la hora del vermut, las doce del mediodía, Jesús se viste de gala para recibir al Portmany en la tercera jornada de la Regional Preferente. El conjunto rojiblanco afronta la cita con la moral por las nubes después de la victoria frente al Luchador (0-3) y confía en dar la campanada ante los de Pepe Arabí, líder de la liguilla con 4 puntos, los mismos que suman el Puig d’en Valls y la formación de Mariano Díez. Los sanantonienses, no obstante, también encaran el choque con la máxima confianza después de la goleada que le endosó al Ciudad de Ibiza (1-5), por lo que se prevé una intensa y emocionante batalla.

El Jesús todavía tienen la espina clavada de la paliza que le infligió el Portmany en la segunda vuelta de la Interpueblos y saltará al campo en busca de venganza, tal y como apunta Álex Pérez, pivote defensivo del plantel santaeulaliense. “Que no se crean que nos van a meter 8 goles. Podremos perder, pero no nos van a golear. Queremos vendetta y vamos tratar de darles un susto. Este equipo está a su máximo nivel y podemos conseguir la victoria si somos capaces de jugar como sabemos”, sostiene el jugador.

De todos modos, el mediocentro augura un partido complicado porque “delante tendremos a un plantel de Tercera División que tiene mucha calidad”. Eso sí, Álex lanza un aviso a su rival: “Vamos a plantarles cara. Al final vamos a jugar once contra once y todo puede pasar. No son invencibles”. El rojiblanco, en este sentido, recuerda que ante el Puig, el campeón de la fase regular, no logró abrir la lata. “En el primer partido, el Portmany se atascó y ante nosotros podría pasar lo mismo. Encima, nosotros estamos generando muchas ocasiones de gol últimamente y si aprovechamos alguna podemos liarla”, comenta.

Preguntado por si el Jesús se colgará del larguero como hizo el plantel de Buti, Álex explica: “Hasta mañana jueves no sabremos qué táctica emplearemos, pero no creo que vayamos a echar un cerrojo. Jugaremos como siempre lo hemos hecho”. El centrocampista, además, resalta el buen rollo reinante en la caseta del equipo y considera que esta unión es la principal amenaza a la que se enfrentará el Portmany, aunque también insistió en la pegada de Oliva, Gustavo y Walter. “Arriba tenemos suficente chicha como para hacer gol”, concluye.

Álex Pérez: “Que no se crea el Portmany que nos va a meter ocho goles. Queremos vendetta”

El pivote defensivo lucha un balón presionado por el jugador del Puig López en un partido de esta temporada (Foto: Diario de Ibiza).
El pivote defensivo lucha un balón presionado por el jugador del Puig López en un partido de esta temporada (Foto: Diario de Ibiza).
Francisco Natera. Este domingo, a la hora del vermut, las doce del mediodía, Jesús se viste de gala para recibir al Portmany en la tercera jornada de la Regional Preferente. El conjunto rojiblanco afronta la cita con la moral por las nubes después de la victoria frente al Luchador (0-3) y confía en dar la campanada ante los de Pepe Arabí, líder de la liguilla con 4 puntos, los mismos que suman el Puig d'en Valls y la formación de Mariano Díez. Los sanantonienses, no obstante, también encaran el choque con la máxima confianza después de la goleada que le endosó al Ciudad de Ibiza (1-5), por lo que se prevé una intensa y emocionante batalla.El Jesús todavía tienen la espina clavada de la paliza que le infligió el Portmany en la segunda vuelta de la Interpueblos y saltará al campo en busca de venganza, tal y como apunta Álex Pérez, pivote defensivo del plantel santaeulaliense. "Que no se crean que nos van a meter 8 goles. Podremos perder, pero no nos van a golear. Queremos vendetta y vamos tratar de darles un susto. Este equipo está a su máximo nivel y podemos conseguir la victoria si somos capaces de jugar como sabemos", sostiene el jugador.De todos modos, el mediocentro augura un partido complicado porque "delante tendremos a un plantel de Tercera División que tiene mucha calidad". Eso sí, Álex lanza un aviso a su rival: "Vamos a plantarles cara. Al final vamos a jugar once contra once y todo puede pasar. No son invencibles". El rojiblanco, en este sentido, recuerda que ante el Puig, el campeón de la fase regular, no logró abrir la lata. "En el primer partido, el Portmany se atascó y ante nosotros podría pasar lo mismo. Encima, nosotros estamos generando muchas ocasiones de gol últimamente y si aprovechamos alguna podemos liarla", comenta.Preguntado por si el Jesús se colgará del larguero como hizo el plantel de Buti, Álex explica: "Hasta mañana jueves no sabremos qué táctica emplearemos, pero no creo que vayamos a echar un cerrojo. Jugaremos como siempre lo hemos hecho". El centrocampista, además, resalta el buen rollo reinante en la caseta del equipo y considera que esta unión es la principal amenaza a la que se enfrentará el Portmany, aunque también insistió en la pegada de Oliva, Gustavo y Walter. "Arriba tenemos suficente chicha como para hacer gol", concluye.

1 Comentario

Dejar respuesta