Vicent Torres (noudiari.es) / No hay lugar a dudas. La Unión Deportiva Ibiza-Eivissa tendrá prioridad a la hora de elegir los horarios de los entrenamientos y de los partidos durante la temporada 2018-19, según el convenio que firmaron la entidad que preside Amadeo Salvo y el Ayuntamiento de Vila el pasado 31 de octubre de 2017 y que tiene vigencia hasta el curso 2019-20.

La clave la tiene el ascenso a Segunda División B que el equipo de Vila logró después de abonar a la Real Federación Española de Fútbol más de 482.000 euros por la plaza que dejó vacante el Lorca. Según el texto firmado por el exteniente de alcalde, Alfonso Molina, y el propio Salvo, el City tenía preferencia durante la temporada 2017-18, un privilegio que sigue vigente cada vez que se consiga la plaza en una categoría superior.

“En el caso de que ascienda en un futuro inmediato una o más categorías, [La UD Ibiza-Eivissa] tendrá nuevamente derecho en la elección de horarios de entreno y partidos por parte de la entidad y de todos los clubes que sean filiales y colaboradores”, indica el convenio.

No obstante, el Patronat Municipal d’Esports podrá “en cualquier circunstancia” realizar cambios “para el desarrollo y buen funcionamiento del estadio”. Unas modificaciones que también deberán ser “acordadas” con la entidad de Salvo.

El origen es la “imperiosa necesidad” de renovación del césped del campo municipal dado “su mal estado y ante el aumento de categoría de algunos clubes”, como el Ibiza y la Penya Blanc i Blava de Liga Nacional juvenil.

Amadeo Salvo donó un césped con un valor de 115.382,6 euros, a lo que se añade el coste del transporte del material hasta la isla, y la retirada del antiguo tapete y la puesta en funcionamiento del nuevo.

Asimismo, por el montante total de estos conceptos, el presidente del club se comprometió a hacer una donación en metálico de 50.921,22 euros a pagar en los meses de febrero de 2018, 2019 y 2020.

Blanco y en botella

Vicent Torres (noudiari.es) / No hay lugar a dudas. La Unión Deportiva Ibiza-Eivissa tendrá prioridad a la hora de elegir los horarios de los entrenamientos y de los partidos durante la temporada 2018-19, según el convenio que firmaron la entidad que preside Amadeo Salvo y el Ayuntamiento de Vila el pasado 31 de octubre de 2017 y que tiene vigencia hasta el curso 2019-20. La clave la tiene el ascenso a Segunda División B que el equipo de Vila logró después de abonar a la Real Federación Española de Fútbol más de 482.000 euros por la plaza que dejó vacante el Lorca. Según el texto firmado por el exteniente de alcalde, Alfonso Molina, y el propio Salvo, el City tenía preferencia durante la temporada 2017-18, un privilegio que sigue vigente cada vez que se consiga la plaza en una categoría superior. “En el caso de que ascienda en un futuro inmediato una o más categorías, [La UD Ibiza-Eivissa] tendrá nuevamente derecho en la elección de horarios de entreno y partidos por parte de la entidad y de todos los clubes que sean filiales y colaboradores”, indica el convenio. No obstante, el Patronat Municipal d’Esports podrá “en cualquier circunstancia” realizar cambios “para el desarrollo y buen funcionamiento del estadio”. Unas modificaciones que también deberán ser “acordadas” con la entidad de Salvo. El origen es la “imperiosa necesidad” de renovación del césped del campo municipal dado “su mal estado y ante el aumento de categoría de algunos clubes”, como el Ibiza y la Penya Blanc i Blava de Liga Nacional juvenil. Amadeo Salvo donó un césped con un valor de 115.382,6 euros, a lo que se añade el coste del transporte del material hasta la isla, y la retirada del antiguo tapete y la puesta en funcionamiento del nuevo. Asimismo, por el montante total de estos conceptos, el presidente del club se comprometió a hacer una donación en metálico de 50.921,22 euros a pagar en los meses de febrero de 2018, 2019 y 2020.

No hay comentarios

Dejar respuesta