Christian: “Estoy muy agradecido a la vida”

13
207
El jugador del Formentera desprende mucha energía y proyecto optimismo a raudales (Foto: Fútbol Pitiuso).
El jugador del Formentera desprende mucha energía y proyecto optimismo a raudales (Foto: Fútbol Pitiuso).

Francisco Natera. El pasado más reciente de Christian Mancebo, jugador juvenil del Formentera, está marcado por un terrible accidente de tráfico que apunto estuvo de costarle la vida. El 29 de junio de 2013, este chaval de 17 años volvió a nacer. El casco que llevaba puesto cuando circulaba con su ciclomotor saltó por los aires y no impidió que se golpeara la cabeza tras colisionar con una motocicleta en un cruce. De no ser por la rápida intervención de un médico que conducía su coche en el lugar de los hechos, el joven formenterense, posiblemente, hubiera fallecido en la carretera.

Christian fue trasladado de urgencia a Son Espases, en Palma de Mallorca, y allí estuvo siete días en coma inducido. Después, fue operado de un hematoma de grandes dimensiones en la cabeza con éxito. La rehabilitación fue sacrificada, dura. Pero sus enormes ganas de vivir, además del gran apoyo que recibió en todo momento de su familia, compañeros y amigos, ayudaron al goleador rojinegro a salir adelante. Y el 28 de septiembre, Christian volvió a pisar un terreno de juego para enfrentarse al Sant Jordi en un partido de pretemporada.

El delantero, junto con el doctor Pedro Ureta, quien le reanimó hasta tres veces en el lugar del accidente (Foto: Fútbol Pitiuso).
El delantero, junto con el doctor Pedro Ureta, quien le reanimó hasta tres veces en el lugar del accidente (Foto: Fútbol Pitiuso).

La historia de este futbolista es de esas que estremecen, pero que afortunadamente tienen un final feliz. Christian y su familia lo pasaron fatal, aunque después de una sufrida convalecencia, el crack del Formentera vuelve a sonreír y afronta la vida con renovadas ilusiones y con más ganas de luchar que nunca. Este superviviente es un ejemplo de superación personal y el mejor espejo donde mirarnos para aprender a valorar los pequeños detalles del día a día. Christian ha vuelto a vestirse de corto y la vida, esa que apunto estuvo de jugarle una mala pasada, le ha regalado un campeonato y un ascenso a Liga Nacional.

El delantero formenterense, milagrosamente, no tiene secuelas físicas ni psicológicas y ni mucho menos ha perdido ese instinto depredador que le llevaron a debutar con el primer equipo en Tercera División en la 2012-2013. El pasado fin de semana, en el último partido de Liga, Christian marcó 4 de los 10 goles que los suyos le enchufaron a la Peña Deportiva B y, merecidamente, se convirtió en el gran protagonista del ascenso. “Es lo mejor que me ha pasado durante los últimos meses. Subir a Nacional es una gran recompensa y creo que el Formentera y la isla merecen este éxito deportivo”, apunta el chaval, que ha anotado esta temporada 15 chicharros entre Copa y Liga.

Christian se tatuó la fecha del accidente en un antebrazo porque ese día volvió a nacer (Foto: Fútbol Pitiuso).
Christian se tatuó la fecha del accidente en un antebrazo porque ese día volvió a nacer (Foto: Fútbol Pitiuso).

El atacante recuerda que el accidente fue espantoso y tiene muy claro que si está vivo es porque un médico le asistió en aquella carretera. “Sé que he vuelto a nacer y también sé que es gracias al doctor Pedro Ureta, quien me estuvo reanimado sin parar hasta que llegó la ambulancia. Siempre le estaré muy agradecido por todo lo que hizo por mí. Mi primer gol se lo dediqué a él”, asegura Christian, un joven muy creyente. “También pasaba por allí el cura Miguel Ángel, que también me estuvo atendiendo. Casualidad o no, tuve mucha suerte de encontrarme a un médico y a un religioso”, añade.

Dice el chaval que el fútbol le ha ayudado mucho en estos duros momentos y que gracias al deporte y al apoyo de toda su gente y de todo la familia del Formentera ha podido afrontar los últimos meses con mucha esperanza y motivación. “Ahora veo la vida de otro modo; cosas que antes hacían hoy por hoy me parecen una tontería y he aprendido que hay que ponerle a todo mucho sacrificio y esfuerzo. Si te caes 100 veces hay que levantarse 101, ya que si no estás jodido”, sostiene el joven, que ha aprendido a otorgarle el valor que la vida tiene.

“Estoy muy agradecido a la vida. Me siento orgulloso de lo que he logrado. Soy feliz, tengo amigos, una familia que me quiere y practico un deporte que me apasiona. Sigo proyectando cosas y trato de crecer cotidianamente. El año que viene quiero irme a estudiar a Ibiza y me gustaría fichar por algún equipo de allí, si puede ser en Liga Nacional mejor, ya que seguiré siendo juvenil”, explica el delantero, que sueña, también, con el ascenso a Segunda B del conjunto de Luis Elcacho. “Si nosotros hemos podido subir, ellos también pueden hacerlo. Tienen un equipazo y son todos muy buena gente. Merecen subir”, concluye un Christian vital, valiente y con una ganas tremendas de disfrutar de todo lo que le rodea.

 

13 Comentarios

  1. Es un milagro ya q sigas con nosotros… Gracias a todos x el apoyo q te han dado y al D. Pedro. Eres grande sigue luchando y creciendo con sacrificio y esfuerzo como ya sabes. Un besote tq

  2. El fútbol siempre da una segunda oportunidad la vida no siempre aprovechará y siéntete muy afortunado,hagas lo que hagas decidas lo que decidas,se muy feliz tu familia que te quiere mucho.

  3. tienes que celebrar que estas bien ,y saber que tu familia y amigos estan contigo,a seguir luchando y muchos animos ,ramon alba,sebastian,katherine,un beso

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.