El caso Lorca no deja indiferente a nadie y está volviendo loco a más de un aficionado de la isla. De un día para otro, el Ibiza ha pasado de tener muy complicado, por no decir imposible, ascender a Segunda División B por la vía administrativa a recuperar de nuevo la esperanza y la ilusión de lograr el salto de categoría, objetivo que se le resistió la temporada pasada después de caer eliminado en la tanda de penaltis en el campo del Atlético Levante. La Federación Española del Fútbol, al parecer y según apuntan algunos digitales, no ha recibido el justificante del pago de la deuda por parte del Lorca (cifrada en 485.000 euros), por lo que  el club murciano, que tenía de plazo hasta esta medianoche para liquidar lo adeudado, podría perder su plaza en el fútbol de bronce, pese a que ayer se informaba en varios medios de comunicación de Murcia el interés que tenían dos grupos inversores lorquinos en comprar la entidad a su propietario, el empresario chino Xu Gembao y evitar, de esta manera, el descenso.

Por lo tanto, mañana miércoles, la RFEF podría poner en marcha el proceso de adjudicación de la vacante que dejaría el conjunto lorquino y según la normativa, los clubes que tienen prioridad para relevar al Lorca son los de Tercera de la Región de Murcia y después los descendidos de Segunda B del mismo territorio. Si ninguna entidad solicitase el puesto, será cuando entren en acción los equipos de Tercera División del resto de España. En ese momento sería cuando al Ibiza se le abriría de par en par la puerta de la esperanza por competir en la 2018-2019 en el tercer nivel del balompié nacional. Eso sí, tendría que abonar a la Federación los casi medio millón de euros que ha dejado a deber el plantel blanquiazul.

El club que preside Amadeo Salvo, así pues, estará muy atento en las próximas horas a los movimientos que lleguen desde tierras murcianas porque aún podría tener sus opciones intactas. Es más, si tuviera que rivalizar con alguna otra entidad por la vacante del Lorca, cuenta con ventaja después de haber sumado el curso anterior un total de 101 puntos (entre Liga y playoff). Además, el precedente del caso Peña Deportiva, que la campaña pasada ascendió por haber llegado más lejos en la promoción que el Poblense (que quedó en mejor posición en Liga), avala la candidatura de la institución de Can Misses. Sea como fuere, toca esperar, al menos, tres días más para saber qué equipo, finalmente, se lleva el gato al agua. Esperemos que sea el Ibiza y que las Pitiusas puedan disfrutar una campaña más de la Segunda División B.

De locos

El caso Lorca no deja indiferente a nadie y está volviendo loco a más de un aficionado de la isla. De un día para otro, el Ibiza ha pasado de tener muy complicado, por no decir imposible, ascender a Segunda División B por la vía administrativa a recuperar de nuevo la esperanza y la ilusión de lograr el salto de categoría, objetivo que se le resistió la temporada pasada después de caer eliminado en la tanda de penaltis en el campo del Atlético Levante. La Federación Española del Fútbol, al parecer y según apuntan algunos digitales, no ha recibido el justificante del pago de la deuda por parte del Lorca (cifrada en 485.000 euros), por lo que  el club murciano, que tenía de plazo hasta esta medianoche para liquidar lo adeudado, podría perder su plaza en el fútbol de bronce, pese a que ayer se informaba en varios medios de comunicación de Murcia el interés que tenían dos grupos inversores lorquinos en comprar la entidad a su propietario, el empresario chino Xu Gembao y evitar, de esta manera, el descenso. Por lo tanto, mañana miércoles, la RFEF podría poner en marcha el proceso de adjudicación de la vacante que dejaría el conjunto lorquino y según la normativa, los clubes que tienen prioridad para relevar al Lorca son los de Tercera de la Región de Murcia y después los descendidos de Segunda B del mismo territorio. Si ninguna entidad solicitase el puesto, será cuando entren en acción los equipos de Tercera División del resto de España. En ese momento sería cuando al Ibiza se le abriría de par en par la puerta de la esperanza por competir en la 2018-2019 en el tercer nivel del balompié nacional. Eso sí, tendría que abonar a la Federación los casi medio millón de euros que ha dejado a deber el plantel blanquiazul. El club que preside Amadeo Salvo, así pues, estará muy atento en las próximas horas a los movimientos que lleguen desde tierras murcianas porque aún podría tener sus opciones intactas. Es más, si tuviera que rivalizar con alguna otra entidad por la vacante del Lorca, cuenta con ventaja después de haber sumado el curso anterior un total de 101 puntos (entre Liga y playoff). Además, el precedente del caso Peña Deportiva, que la campaña pasada ascendió por haber llegado más lejos en la promoción que el Poblense (que quedó en mejor posición en Liga), avala la candidatura de la institución de Can Misses. Sea como fuere, toca esperar, al menos, tres días más para saber qué equipo, finalmente, se lleva el gato al agua. Esperemos que sea el Ibiza y que las Pitiusas puedan disfrutar una campaña más de la Segunda División B.

1 Comentario

Dejar respuesta