Bizafor

R. Sundaysson Su vinculación con el San Rafael comenzó a los 18 años y, desde entonces, lleva la friolera de más de 35 años ligado en lo más profundo de su ser a la historia de la entidad rafeler. Aunque actualmente desempeña funciones como miembro de la directiva, Joan Ribas es un hombre de club que aporta todo su saber y toda su experiencia dentro del mundo del fútbol, pues no en vano conoce todas las caras de este deporte.

“Mi relación con el San Rafael se inició cuando yo era todavía muy joven. Al cumplir los 18 años entré como jugador y durante todos estos años he hecho en el club de casi todo. He sido futbolista, ayudante, delegado y, ahora, formo parte también de la actual junta directiva. Por ayudar al San Rafael hago lo que sea necesario”, señaló Joan Ribas.

Desde sus comienzos con la pelota en el San Rafael mucho ha llovido sobre el mundo del balompié y muchas otras cosas han cambiando en la vida desde aquella época. Sirva como botón de muestra la simpática anécdota que nos relató.

“Recuerdo cuando jugábamos el campeonato sub-23, que ya no existe, y acabamos ganando aquí en Ibiza. Fuimos a Palma y también ganamos, así que nos tocó ir a la península a jugar contra el Tarrasa. Después de llegar a Barcelona, cuando salimos para Tarrasa, el autobús se equivocó con una de las carreteras que había por aquellos entonces y se perdió por el camino dando vueltas y vueltas. Al final, salimos por una carretera desde la que se veía el campo de fútbol en el que teníamos que jugar pero no podíamos pasar hacia el otro lado porque en medio había un río. No te imaginas la que se formó en el autobús y lo que nos reímos. A nuestro delegado casi le da algo de lo nervioso que se puso porque ya íbamos tarde para estar a la hora del encuentro”.

Hoy en día el fútbol se ha desarrollado hasta alcanzar cotas espectaculares y ha acabado convirtiéndose en un deporte cuyas exigencias económicas y deportivas son máximas para unos y para otros, llevando al extremo de sus capacidades a los clubes modestos como el San Rafael, una entidad que, no obstante, ha podido adaptarse con éxito a las necesidades y a los cambios que se han ido produciendo en el deporte.

“Pienso que el San Rafael, con el paso de los años, ha sabido evolucionar para bien. Es un club muy humilde y trabajador, con unos recursos y unos medios bastante limitados, que ha ido creciendo con algunos altibajos, según la época. Siempre se ha mantenido dentro de una línea de trabajo desde la humildad, constante y sin salirse nunca de sus posibilidades económicas”, recordó el veterano rafeler.

Como parte activa del organigrama del club, Joan Ribas, confía en que el club blue  pueda continuar con su proyección y ampliando, en la medida de lo posible, sus metas deportivas, por lo que a este respecto indicó que “ahora las cosas en el club están bastante bien. El esfuerzo que se ha hecho en los últimos años se está notando y ya van llegando los frutos de ese buen trabajo. Este año el equipo de Tercera ha estado muy cerca del play-off de ascenso, mientras que el amateur se clasificó para jugar la liguilla de ascenso. En líneas generales, el año ha sido muy bueno”.

“Teniendo en cuenta que nuestro proyecto deportivo se ha hecho sin salirnos del presupuesto que teníamos marcado y que nuestro objetivo en Tercera era mantener la categoría, a lo mejor el año que viene podemos aspirar deportivamente a conseguir algo más. Esta temporada hemos competido muy bien. El San Rafael ha sabido plantarle cara a muchos rivales que cuentan con presupuestos mucho más fuertes que el nuestro. El club está en una buena línea de trabajo. Queremos seguir confiando en la gente joven porque eso ayuda a que los chavales se impliquen más y la gente te lo agradece, sobre todo en el pueblo”, apuntó el directivo del San Rafi.

Joan Ribas, toda una vida ligada al San Rafael

Bizafor R. Sundaysson Su vinculación con el San Rafael comenzó a los 18 años y, desde entonces, lleva la friolera de más de 35 años ligado en lo más profundo de su ser a la historia de la entidad rafeler. Aunque actualmente desempeña funciones como miembro de la directiva, Joan Ribas es un hombre de club que aporta todo su saber y toda su experiencia dentro del mundo del fútbol, pues no en vano conoce todas las caras de este deporte. “Mi relación con el San Rafael se inició cuando yo era todavía muy joven. Al cumplir los 18 años entré como jugador y durante todos estos años he hecho en el club de casi todo. He sido futbolista, ayudante, delegado y, ahora, formo parte también de la actual junta directiva. Por ayudar al San Rafael hago lo que sea necesario”, señaló Joan Ribas. Desde sus comienzos con la pelota en el San Rafael mucho ha llovido sobre el mundo del balompié y muchas otras cosas han cambiando en la vida desde aquella época. Sirva como botón de muestra la simpática anécdota que nos relató. “Recuerdo cuando jugábamos el campeonato sub-23, que ya no existe, y acabamos ganando aquí en Ibiza. Fuimos a Palma y también ganamos, así que nos tocó ir a la península a jugar contra el Tarrasa. Después de llegar a Barcelona, cuando salimos para Tarrasa, el autobús se equivocó con una de las carreteras que había por aquellos entonces y se perdió por el camino dando vueltas y vueltas. Al final, salimos por una carretera desde la que se veía el campo de fútbol en el que teníamos que jugar pero no podíamos pasar hacia el otro lado porque en medio había un río. No te imaginas la que se formó en el autobús y lo que nos reímos. A nuestro delegado casi le da algo de lo nervioso que se puso porque ya íbamos tarde para estar a la hora del encuentro”. Hoy en día el fútbol se ha desarrollado hasta alcanzar cotas espectaculares y ha acabado convirtiéndose en un deporte cuyas exigencias económicas y deportivas son máximas para unos y para otros, llevando al extremo de sus capacidades a los clubes modestos como el San Rafael, una entidad que, no obstante, ha podido adaptarse con éxito a las necesidades y a los cambios que se han ido produciendo en el deporte. “Pienso que el San Rafael, con el paso de los años, ha sabido evolucionar para bien. Es un club muy humilde y trabajador, con unos recursos y unos medios bastante limitados, que ha ido creciendo con algunos altibajos, según la época. Siempre se ha mantenido dentro de una línea de trabajo desde la humildad, constante y sin salirse nunca de sus posibilidades económicas”, recordó el veterano rafeler. Como parte activa del organigrama del club, Joan Ribas, confía en que el club blue  pueda continuar con su proyección y ampliando, en la medida de lo posible, sus metas deportivas, por lo que a este respecto indicó que “ahora las cosas en el club están bastante bien. El esfuerzo que se ha hecho en los últimos años se está notando y ya van llegando los frutos de ese buen trabajo. Este año el equipo de Tercera ha estado muy cerca del play-off de ascenso, mientras que el amateur se clasificó para jugar la liguilla de ascenso. En líneas generales, el año ha sido muy bueno”. “Teniendo en cuenta que nuestro proyecto deportivo se ha hecho sin salirnos del presupuesto que teníamos marcado y que nuestro objetivo en Tercera era mantener la categoría, a lo mejor el año que viene podemos aspirar deportivamente a conseguir algo más. Esta temporada hemos competido muy bien. El San Rafael ha sabido plantarle cara a muchos rivales que cuentan con presupuestos mucho más fuertes que el nuestro. El club está en una buena línea de trabajo. Queremos seguir confiando en la gente joven porque eso ayuda a que los chavales se impliquen más y la gente te lo agradece, sobre todo en el pueblo”, apuntó el directivo del San Rafi.

1 Comentario

Dejar respuesta