Córdoba y Toledo estrechan la mano en la delegación de los árbitros.
Córdoba y Toledo estrechan la mano en la delegación de los árbitros.

diariodeibiza.es El presidente del Comité Balear de Árbitros de Fútbol, Bartolomé Riera Morro, se ha desplazado a Ibiza para oficializar el relevo del responsable de la delegación pitiusa. En el acto institucional, Riera agradeció la labor realizada por Gregorio Toledo durante 14 años y presentó a Julián Córdoba como máximo responsable a partir de ahora de los árbitros de Ibiza y Formentera.

Gregorio Toledo se emocionó en su marcha, en la que recibió un reloj como obsequio y recuerdo de su despedida, que tuvo lugar en el local que el Comité de Árbitros tiene en la delegación pitiusa de la Federació de Futbol de les Illes Balears.

Toledo decidió poner fin a su etapa al frente de los colegiados porque no podía dedicarle el tiempo que precisa la delegación tras jubilarse, aunque también reconoció que tenía una relación «tirante» con algunos directivos federativos. «Me voy porque después de 14 años es bueno que haya un relevo, pero seguro que alguna persona se alegra de mi marcha», comentó Toledo, que añadió que tras tomar la decisión de marcharse, los mismos vocales que no tenían una buena relación con él le ofrecieron el cargo a Julián Córdoba.

«Será un buen delegado. Es mi amigo, le conozco y sé que la delegación queda en buenas manos», declaró.

Toledo nació en Tobarra (Albacete) hace 68 años y vino a Ibiza en el año 1970 para hacer el servicio militar. Se quedó en la isla para trabajar y durante varios años arbitró partidos de fútbol.

Después compaginó su trabajo con los banquillos y dirigió equipos del Hospitalet, Atlético Jesús, Talamanca, Atlético Isleño y Portmany, hasta que en el año 2002 fue nombrado delegado pitiuso del Comité de Árbitros, un cargo que nadie quería en aquella época.

Cuando llegó había unos 15 árbitros y ahora, en su despedida, ha dejado arbitrando a unos 40, de los que la mayoría son jóvenes.

El tobarreño admitió que ha vivido «de todo un poco», aunque reconoció que ahora los problemas o los altercados con árbitros son «puntuales».

«Ahora hay más educación, en todos los sentidos. Antes los futbolistas eran más problemáticos, pero ahora se comportan mejor. También hay que reconocer que los árbitros de ahora están más y mejor preparados», admitió.

Toledo aseguró que había hecho su trabajo «lo mejor posible» y se despidió con estas palabras: «Quiero dar las gracias a todos los árbitros, a los que quiero y respeto, porque se han portado muy bien y también quiero agradecer a los delegados Pepe Roselló y Vicente Bufí su colaboración y su respaldo. A todos, gracias».

Córdoba apuesta por la juventud
Julián Córdoba empezó a arbitrar partidos en Ibiza en el año 2000, por lo que tiene mucha experiencia y tras ser el responsable de las asignaciones arbitrales en los últimos tiempos y ejercer de delegado extraoficialmente desde finales de año, ahora ha asumido toda la responsabilidad al frente de un colectivo al que siempre ha defendido.

Para Julián Córdoba, es un reto que asume con ilusión: «Quiero seguir la línea de Gregorio Toledo porque ha hecho un buen trabajo, pero también me gustaría cambiar algunas cosas y aportar mis propias ideas. Puedo decir que habrá cambios, pero todo a su tiempo, poco a poco», explicó.

El nuevo delegado de los colegiados pitiusos considera que es de vital importancia hacer bien las designaciones y declaró que quiere apostar por la juventud: «Necesitamos nuevas hornadas de chicos y chicas que quieran arbitrar y para ello llevaremos a cabo alguna campaña y otra cosa que quiero hacer es promocionar los ascensos, concretamente a Tercera División, en la que solo quedará Alberto Morena», relató.

Julián Córdoba toma el mando

Córdoba y Toledo estrechan la mano en la delegación de los árbitros.
Córdoba y Toledo estrechan la mano en la delegación de los árbitros.
diariodeibiza.es El presidente del Comité Balear de Árbitros de Fútbol, Bartolomé Riera Morro, se ha desplazado a Ibiza para oficializar el relevo del responsable de la delegación pitiusa. En el acto institucional, Riera agradeció la labor realizada por Gregorio Toledo durante 14 años y presentó a Julián Córdoba como máximo responsable a partir de ahora de los árbitros de Ibiza y Formentera. Gregorio Toledo se emocionó en su marcha, en la que recibió un reloj como obsequio y recuerdo de su despedida, que tuvo lugar en el local que el Comité de Árbitros tiene en la delegación pitiusa de la Federació de Futbol de les Illes Balears. Toledo decidió poner fin a su etapa al frente de los colegiados porque no podía dedicarle el tiempo que precisa la delegación tras jubilarse, aunque también reconoció que tenía una relación «tirante» con algunos directivos federativos. «Me voy porque después de 14 años es bueno que haya un relevo, pero seguro que alguna persona se alegra de mi marcha», comentó Toledo, que añadió que tras tomar la decisión de marcharse, los mismos vocales que no tenían una buena relación con él le ofrecieron el cargo a Julián Córdoba. «Será un buen delegado. Es mi amigo, le conozco y sé que la delegación queda en buenas manos», declaró. Toledo nació en Tobarra (Albacete) hace 68 años y vino a Ibiza en el año 1970 para hacer el servicio militar. Se quedó en la isla para trabajar y durante varios años arbitró partidos de fútbol. Después compaginó su trabajo con los banquillos y dirigió equipos del Hospitalet, Atlético Jesús, Talamanca, Atlético Isleño y Portmany, hasta que en el año 2002 fue nombrado delegado pitiuso del Comité de Árbitros, un cargo que nadie quería en aquella época. Cuando llegó había unos 15 árbitros y ahora, en su despedida, ha dejado arbitrando a unos 40, de los que la mayoría son jóvenes. El tobarreño admitió que ha vivido «de todo un poco», aunque reconoció que ahora los problemas o los altercados con árbitros son «puntuales». «Ahora hay más educación, en todos los sentidos. Antes los futbolistas eran más problemáticos, pero ahora se comportan mejor. También hay que reconocer que los árbitros de ahora están más y mejor preparados», admitió. Toledo aseguró que había hecho su trabajo «lo mejor posible» y se despidió con estas palabras: «Quiero dar las gracias a todos los árbitros, a los que quiero y respeto, porque se han portado muy bien y también quiero agradecer a los delegados Pepe Roselló y Vicente Bufí su colaboración y su respaldo. A todos, gracias». Córdoba apuesta por la juventud Julián Córdoba empezó a arbitrar partidos en Ibiza en el año 2000, por lo que tiene mucha experiencia y tras ser el responsable de las asignaciones arbitrales en los últimos tiempos y ejercer de delegado extraoficialmente desde finales de año, ahora ha asumido toda la responsabilidad al frente de un colectivo al que siempre ha defendido. Para Julián Córdoba, es un reto que asume con ilusión: «Quiero seguir la línea de Gregorio Toledo porque ha hecho un buen trabajo, pero también me gustaría cambiar algunas cosas y aportar mis propias ideas. Puedo decir que habrá cambios, pero todo a su tiempo, poco a poco», explicó. El nuevo delegado de los colegiados pitiusos considera que es de vital importancia hacer bien las designaciones y declaró que quiere apostar por la juventud: «Necesitamos nuevas hornadas de chicos y chicas que quieran arbitrar y para ello llevaremos a cabo alguna campaña y otra cosa que quiero hacer es promocionar los ascensos, concretamente a Tercera División, en la que solo quedará Alberto Morena», relató.

No hay comentarios

Dejar respuesta