Meca: «Somos dos campeones y a doble partido puede pasar cualquier cosa»

0
29
Meca (i), durante un encuentro con la Peña en el año 2004.
Meca (i), durante un encuentro con la Peña en el año 2004.

diariodeibiza.es. A Ginés Meca le cuesta recordar en qué temporada formó parte de la Peña Deportiva, pero tras consultarlo con su esposa acierta a señalar que fue en el 2004, año en el que también contrajeron matrimonio. El delantero, ahora en las filas de La Hoya Lorca, volverá a Santa Eulària casi una década después para enfrentarse a su exequipo, al que asegura que respetan «mucho». «Somos dos campeones y a doble partido puede pasar cualquier cosa», declaró.

El atacante afirmó que tanto La Hoya Lorca como la Peña «han hecho una gran temporada» y dijo que «no hay favorito» claro para esta eliminatoria. «Hay que temerle a cualquier equipo. Tenemos que pelearlo y veremos lo que pasa».

Una vez que conoció que se deberían cruzar con los peñistas («caprichos del destino», manifestó), él mismo ha sido el que le ha contado algunas cosas al entrenador del equipo, Sebas Jurado, explicándole, por ejemplo, las dimensiones del campo del rival y que además es de césped artificial.

Manifestó que no se va a sentir raro midiéndose a la Peña Deportiva, algo que nunca pensó que sucedería: «Otros años me he enfrentando a exconjuntos mío. Estoy contento de que nos haya tocado. Pensaba que no iba a volver allí y me da alegría jugar de nuevo en Santa Eulària».

El murciano, que llegó a la isla con 23 años (ahora tiene 32), subrayó que estuvo «muy a gusto» en el club de la Villa del Río, pero con el que no completó la temporada ya que en diciembre pidió la baja «para estar más cerca de la familia».

Dejó «bastantes amigos» en la entidad y actualmente aún quedan varios integrantes de aquella plantilla que dirigió Carlos Simón por segunda campaña consecutiva (la anterior habían sido campeones de Liga). Raúl Gómez, hoy capitán peñista, ya jugaba en aquella Peña, lo mismo que el incombustible Paco Maline, además del entrenador de porteros actual, Francisco Torres, en aquel entonces uno de los guardametas del plantel junto a Jordi Marí.

En la Peña Deportiva, Meca ya dio buena cuenta de su olfato goleador en el tiempo que estuvo vistiendo la camiseta blanca. Esta campaña, con La Hoya Lorca, ha recogido 17 veces el balón de la portería rival, pero no está conforme con el registro: «Me he quedado corto», apuntó el segundo máximo artillero del grupo XIII de Tercera División.

Este domingo será una de las grandes amenazas del campeón murciano. Raúl Gómez advirtió ayer de que deberán «tener mucho cuidado» con Meca. «Recuerdo que era un jugador muy apático, que parecía que no participaba en el juego, pero cada balón que quedaba muerto en el área iba para adentro. Era un asesino del gol. Tenía un látigo en las dos piernas y un buen remate de cabeza. Y el olfato de gol no lo ha perdido», remarcó el lateral peñista, que también comentó que en La Hoya hay muchos jugadores capaces de ver puerta con facilidad además de Meca.

Esa y otras virtudes han sido claves en el campeón murciano, un equipo al que le gusta «sacar la pelota jugada desde atrás», una filosofía que hasta ahora les ha «funcionado muy bien», explicó el ariete de Águilas.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.