El delantero del San Rafael, en una imagen de archivo (Foto: Francisco Natera).
El delantero del San Rafael, en una imagen de archivo (Foto: Francisco Natera).

noudiari.es El exceso de celo del delantero del San Rafael Adrián Ramos le ha privado de jugar hasta once encuentros por sanción en las dos últimas temporadas y lo que llevamos de esta y tras la roja que ha visto está jornada, tras responder a la agresión de un futbolista del Santanyí, está a la espera de conocer el alcance del nuevo castigo que le impondrán.

Sin duda, estos números son más propios de un defensa que no de un delantero como él y poco corrientes para alguien que, además, luce el brazalete de capitán. No es Ramos un delantero agresivo ni pendenciero, pero suele caer en todas las provocaciones, algo que le resta caché de entre las muchas virtudes que acumula como jugador, una etiqueta de esas que nadie quiere que le cuelguen y que debe empezar a desprenderse por su propio bien y el de sus compañeros.

En la campaña 2011-12, Ramos vio un total de 13 cartulinas amarillas y se perdió dos encuentros por acumulación, algo que entra dentro de los márgenes de la normalidad. Sin embargo, el pasado ejercicio, 2012-13, el ariete rafaler vio hasta 20 cartulinas entre amarillas y rojas y se perdió por ello los partidos correspondientes a las jornadas 1º, 12º, 25º, 31º y 36º, cinco en total. En lo que va de este curso, Ramos ya ha sido amonestado con con nueve cartulinas amarillas y dos rojas. En la jornada 6º fue sancionado con dos partidos por menosprecio al colegiado, en la 10º vio dos amarillas y fue castigado con un partido y en la 23º tampoco pudo estar al lado de sus compañeros por acumulación de tarjetas.

Los dígitos cantan y no hablan para nada en favor del futbolista ibicenco, a quien quizá se le haya tomado la matrícula pero no sin motivo para ello, puesto que su predisposición en el terreno de juego, donde muchas veces va pasado de vueltas, no contribuyen a que pase desapercibido para los árbitros. Ese es el talón de Aquiles de un jugador excepcional al que a veces le pierde su pronto y el hecho de no pararse a contar hasta diez antes de actuar, de responder a una agresión o de protestar una acción al colegiado. Nadie salvo él tiene la posibilidad de poner solución a un asunto que ya ha tratado en más de una ocasión con sus técnicos y del que tendrá que volver a responder en el vestuario en la próxima sesión técnica del San Rafael.

Ramos, once partidos sin jugar por sanción en tres temporadas y a la espera de un nuevo castigo

El delantero del San Rafael, en una imagen de archivo (Foto: Francisco Natera).
El delantero del San Rafael, en una imagen de archivo (Foto: Francisco Natera).
noudiari.es El exceso de celo del delantero del San Rafael Adrián Ramos le ha privado de jugar hasta once encuentros por sanción en las dos últimas temporadas y lo que llevamos de esta y tras la roja que ha visto está jornada, tras responder a la agresión de un futbolista del Santanyí, está a la espera de conocer el alcance del nuevo castigo que le impondrán.Sin duda, estos números son más propios de un defensa que no de un delantero como él y poco corrientes para alguien que, además, luce el brazalete de capitán. No es Ramos un delantero agresivo ni pendenciero, pero suele caer en todas las provocaciones, algo que le resta caché de entre las muchas virtudes que acumula como jugador, una etiqueta de esas que nadie quiere que le cuelguen y que debe empezar a desprenderse por su propio bien y el de sus compañeros.En la campaña 2011-12, Ramos vio un total de 13 cartulinas amarillas y se perdió dos encuentros por acumulación, algo que entra dentro de los márgenes de la normalidad. Sin embargo, el pasado ejercicio, 2012-13, el ariete rafaler vio hasta 20 cartulinas entre amarillas y rojas y se perdió por ello los partidos correspondientes a las jornadas 1º, 12º, 25º, 31º y 36º, cinco en total. En lo que va de este curso, Ramos ya ha sido amonestado con con nueve cartulinas amarillas y dos rojas. En la jornada 6º fue sancionado con dos partidos por menosprecio al colegiado, en la 10º vio dos amarillas y fue castigado con un partido y en la 23º tampoco pudo estar al lado de sus compañeros por acumulación de tarjetas.Los dígitos cantan y no hablan para nada en favor del futbolista ibicenco, a quien quizá se le haya tomado la matrícula pero no sin motivo para ello, puesto que su predisposición en el terreno de juego, donde muchas veces va pasado de vueltas, no contribuyen a que pase desapercibido para los árbitros. Ese es el talón de Aquiles de un jugador excepcional al que a veces le pierde su pronto y el hecho de no pararse a contar hasta diez antes de actuar, de responder a una agresión o de protestar una acción al colegiado. Nadie salvo él tiene la posibilidad de poner solución a un asunto que ya ha tratado en más de una ocasión con sus técnicos y del que tendrá que volver a responder en el vestuario en la próxima sesión técnica del San Rafael.

2 Comentarios

  1. Teniendo en cuenta que es una de los jugadores mejor remunerados de la plantilla, y viendo como el resto nos partimos la cara y no nos borramos a la primera de cambio, bien valdría que de una vez por todas se le sancionará tocándole de verdad el bolsillo, eso si cuando cobremos, y que la sanción se reparta entre el resto de espartanos. La semana pasada ya le perdonaron la expulsión por dejarle el ojo hecho un cisma a un central del collerense de un codazo, y esta semana vuelve a las andadas. Comportate Valentino Rossi, que nos jugamos mucho y tu no aportas mucho últimamente.

  2. Antes de nada,insulta a tu compañero de equipo,pero no comparandole con valentino rossi….q ha ganado ramos?.
    Y segundo,hablas como si jugases en el san rafi….por lo tanto no eres el potro ibicenco,sino el cobarde ibicenco. Diselo eso en.el vestuario espartano. Vaya cobarde…a la cara las.cosas,no meter mierds a tu compañero. Asi no os salvareis

Dejar respuesta