¡Marchando una de Liga Nacional!

0
822
El Formentera logró el ascenso el pasado mes de mayo al coronarse campeón de la Preferente.

Víctor M. Victoria La Liga Nacional Juvenil alza el telón este fin de semana con una nueva y emocionante temporada que contará con tres representantes pitiusos entre los equipos participantes: el Portmany, la UD Ibiza y el Formentera, que logró el ascenso el pasado mes de mayo al coronarse campeón de la Preferente. El conjunto rojinegro ocupa ahora el lugar de la Peña Deportiva de Santa Eulària, que se vio relegada a la tercera división del balompié regional tras un sufrido y doloroso descenso. Esta vez, un total de 18 equipos compiten en este curso 2023/24 en el segundo escalafón del fútbol juvenil, en una temporada que arranca el 2 de septiembre y se extenderá hasta el 12 de mayo, con una plaza reservada al ascenso a División de Honor y tres al descenso.

El mejor clasificado pitiuso el curso pasado fue el Portmany de San Antonio, que concluyó el curso en una notable sexta posición de la mano de Juan José López Gordillo, que ha dejado la nave para convertirse en segundo entrenador del CD Ibiza. Su lugar al frente del equipo rojillo lo ocupa ahora Oliver Torres, técnico de dilatada trayectoria en el fútbol de Ibiza y que afronta con “mucha ilusión” este reto deportivo, no exento eso sí de cambios. De la plantilla de la campaña pasada tan sólo continúan dos jugadores, pues muchos futbolistas han terminado su periplo juvenil o han optado por continuar los estudios fuera de la isla. Para compensar semejante pérdida, los de San Antonio han reclutado un grupo de jugadores de la descendida Peña Deportiva, de otros equipos como la Penya Independent y de su segundo juvenil, que compitió con buen rendimiento en Regional Preferente hasta junio.

A la hora de hacer una valoración de la competición que ahora empieza, Ovi afirma que “disponemos de una plantilla joven pero bien compensada y equilibrada, a pesar de las múltiples bajas. La pretemporada ha sido buena y el equipo ha respondido en todos los partidos, pero ahora falta saber cómo vamos a jugar con la presión de los puntos. Es un tópico pero debemos ir partido a partido, sin sentir esa presión de tener que ganar. Centrarnos primero en conseguir la permanencia y luego mirar hacia arriba. Este año, con cuatro equipos mallorquines en la División de Honor, la competición va a estar más abierta. Veo al Manacor con un buen equipo, pues mantiene el bloque del año pasado, y el Atlético Baleares o el Andratx también van a competir muy bien. Pero lo más importante es que nuestros jugadores no sientan esa presión por ganar, sin mirar mucho la clasificación, y estoy seguro de que llegarán buenos resultados”.

El segundo representante ibicenco la temporada pasada fue la UD Ibiza, quien bajo la batuta del preparador Manu Tarrazo acabó el curso en décima posición. El técnico ibicenco repite al frente del proyecto, y al igual que sus vecinos de San Antonio, los celestes enfrentan un cambio generacional importante por la pérdida de jugadores, varios de ellos emigrados a categorías más altas, y la base del equipo la conforman jugadores de segundo año juvenil. Por ello, desde el club de Can Misses no se marcan objetivos que cumplir y se abonan al cortoplacismo, esto es, pensar solamente en el próximo partido.

Tarrazo destaca que “afrontamos un cambio generacional muy grande, pero esperamos una competición bonita, en la que iremos partido a partido, sin mirar más allá. Hay que hacerse fuertes en casa porque los duelos en otras islas siempre son complicados. Estoy contento porque varios de nuestros jugadores han ido a competir fuera, y eso es algo positivo porque significa que nuestro club está bien valorado. Nuestra idea es puramente formativa, que los chavales estén listos para el primer equipo, y si tienen opciones de jugar en otros lugares es para estar contentos. Del resto de equipos veo bien al Atlético Baleares, al Mallorca B, al Manacor y el San Francisco puede tener sus opciones también. Pero nuestro único objetivo es el próximo domingo, ir partido a partido y ser mejor cada día, nada más. En nuestra isla, esta es una categoría complicada para competir porque no hay tantos jugadores, y muchos de ellos se van a estudiar fuera. Por eso solo nos centramos en formar jugadores”.

Y el tercer contendiente pitiuso en discordia será el Formentera, que regresa a la Liga Nacional tras el apretado pulso que le ganó a la Penya Independent en Regional Preferente. El técnico uruguayo Christian Núñez sustituye al exitoso Maikel al frente de la nave rojinegra, y lo hace con “una enorme ilusión” ante un reto para él desconocido, pues nunca ha dirigido un equipo en esta categoría. Para ello dispone de una plantilla corta en efectivos pero enorme en compromiso, pues en la menor de las pitiusas las escaseces son todavía más grandes, pero el competir en Liga Nacional ha generado una gran ilusión en la isla tras varios años sin hacerlo. El bloque de jugadores se conoce casi de memoria, pues compiten juntos desde la categoría prebenjamín, pero los refuerzos han sido escasos, solamente dos fichajes. Es por ello que el preparador quiere que su equipo, ante todo, disfrute de la experiencia de competir entre lo mejor del fútbol autonómico, sin obsesionarse por la salvación.

Según el técnico Christian, “las ilusiones son muy grandes en este nuevo desafío, y preveo una competición dura y de grandes aprendizajes. Me hubiera gustado disfrutar de más entrenos pero llegaremos bien al debut liguero, y vamos a ir de menos a más a lo largo del curso. El objetivo es que el equipo disfrute de la experiencia y los chavales aprendan a competir, sin perder la esperanza de alcanzar la salvación. No es fácil traer jugadores que no sean de la isla, pero hay un buen fútbol base y si vienen de fuera tiene que ser para sumar más calidad de la que tenemos aquí. Estamos ante una categoría muy difícil, con jugadores de mucha calidad, que ya entrenan en primeros equipos y en breve darán el salto a profesionales. Para mí es un reto diferente, difícil, pero entrenar a un club como el Formentera siempre es ilusionante para cualquier entrenador”.

La primera jornada ha deparado interesantes enfrentamientos para nuestros representantes. El Portmany recibirá el sábado a las 16:30 horas al Alaior menorquín, equipo recién ascendido a la categoría y que puede ser un rival asequible para el equipo que entrena Oli. También contra un equipo de Menorca debutará la UD Ibiza, esta vez a domicilio, en un duelo programado para el domingo a las 11 horas y que puede estar marcado por las fuertes rachas de viento que se esperan. Finalmente, el Formentera hará su debut también como visitante ante el Santa Catalina, el sábado a las 17 horas, en un duelo que llega pronto para los pupilos de Christian, que deberán librarse de los habituales nervios que acompañan un estreno de categoría.

Fútbol Pitiuso dará amplia cobertura de los partidos de los equipos pitiusos en la Liga Nacional Juvenil con una crónica cada fin de semana. Les deseamos la mejor de las suertes a nuestros tres representantes.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.