Ha tardado cuatro jornadas, pero el Formentera B ha podido celebrar junto a su hinchada la primera victoria del curso. Los pupilos de Paco Cabezuelo, de esta manera, cortan una racha de dos derrotas consecutivas y suman tres puntos que valen un potosí de cara a sus aspiraciones. No puede decir lo mismo el CD Ibiza, que sigue sin saber lo que es ganar esta temporada.

Al plantel formenterense le ha bastado tan sólo una primera parte primorosa para sentenciar el partido. Los locales, muy superiores a su rival, se han ido al descanso con clara ventaja en el marcador gracias a los goles de Palomo, que se estrena como goleador esta campaña, y de Jazz. De los ibicencos, que se desplazaron a la pitiusa menor con importantes bajas, apenas hubo noticias en ataque.

En la segunda parte, los locales movieron el banquillo para oxigenar al equipo y su juego bajó enteros, circunstancia que aprovechó el grupo deportivista para asomarse al área del Formentera B, aunque de manera estéril. Al final, el CD Ibiza, que acabó con un jugador menos tras la expulsión de Suso, maquilló el resultado con un chicharro de falta directa de Carlos en el tiempo añadido.

2-1. El Formentera B celebra su primer triunfo ante un CD Ibiza que sigue sin saber lo que es ganar

Ha tardado cuatro jornadas, pero el Formentera B ha podido celebrar junto a su hinchada la primera victoria del curso. Los pupilos de Paco Cabezuelo, de esta manera, cortan una racha de dos derrotas consecutivas y suman tres puntos que valen un potosí de cara a sus aspiraciones. No puede decir lo mismo el CD Ibiza, que sigue sin saber lo que es ganar esta temporada. Al plantel formenterense le ha bastado tan sólo una primera parte primorosa para sentenciar el partido. Los locales, muy superiores a su rival, se han ido al descanso con clara ventaja en el marcador gracias a los goles de Palomo, que se estrena como goleador esta campaña, y de Jazz. De los ibicencos, que se desplazaron a la pitiusa menor con importantes bajas, apenas hubo noticias en ataque. En la segunda parte, los locales movieron el banquillo para oxigenar al equipo y su juego bajó enteros, circunstancia que aprovechó el grupo deportivista para asomarse al área del Formentera B, aunque de manera estéril. Al final, el CD Ibiza, que acabó con un jugador menos tras la expulsión de Suso, maquilló el resultado con un chicharro de falta directa de Carlos en el tiempo añadido.

1 Comentario

Dejar respuesta