Redescubriendo la verdadera Ibiza

0
815

Víctor M. Victoria Descubrir la verdadera Ibiza, aquella isla que todavía permanece alejada de los efectos de la masificación, es posible gracias a la actividad de Sup Ibiza, dedicada a la organización de eventos deportivos y recreativos a través del paddle surf, una modalidad acuática que gana adeptos en los últimos tiempos.

Se trata de una práctica deportiva que pueden realizar desde niños a ancianos, capaz de adaptarse a todos los intereses sin mayores dificultades, desde aguas calmadas al deslizamiento en olas o aguas más turbulentas. Y todo ello con una simple tabla adaptada y una pala de remo.

Así, con el norte de la isla como epicentro operativo, esta empresa que dirige el ibicenco Germán García Castelló oferta rutas de dos horas para surfear por acantilados, cuevas y calas de aguas cristalinas, donde es posible realizar snorkel y quedarse maravillado con las bellezas del fondo acuático.

“Cuesta encontrarlos, pero todavía hay sitios en la isla donde se vive un ambiente de plena naturaleza y calma. La intención de nuestra actividad es llevar al turista a estos lugares y darle un sentido diferente a la isla, alejado de las discotecas, hoteles y restaurantes de lujo”, resume Germán García.

El empresario subraya que la práctica del paddle surf “es muy fácil para todos los usuarios, y por eso engancha tanto. En solo cinco minutos tienes la tabla controlada, el equilibrio sobre ella se hace estable y el cuerpo se adapta”. A partir de ahí, debes abrir bien tus ojos para disfrutar de una belleza única como la de este mágico archipiélago.

Además, esta práctica deportiva ofrece diferencias con otras especialidades, como el kayak, que la hacen más apta para sus usuarios. “Al ir de pie, tienes mucha libertad de movimientos, pero también puedes sentarte o ponerte de rodillas. En caso de caída, subir a la tabla es realmente sencillo”, sostiene Germán.

Saliendo desde la flamante playa de Portinatx, una de las más preciosas del archipiélago, y durante dos horas y media de recorrido, la actividad ofrece vistas en recovecos brutales, coronados con pasajes en pequeñas cuevas para disfrutar de una fauna marina única mediante la práctica del buceo con tubo.

La travesía de Sup Ibiza, sin embargo, también ha encontrado algunos escollos en su ruta. “Cuesta mucho obtener los permisos, la burocracia nos ha hecho estancarnos, y por enseñar una Ibiza diferente y promocionar la isla, te persiguen. Dicen que quieren promocionar el deporte y no solo la fiesta, pero no es verdad”, denuncia Germán.

“En Alemania u Holanda -agrega el empresario- mueven unas 200 personas al día para surfear por lagos o canales, lugares que no tienen los encantos de Ibiza. Pero allí los ayuntamientos realmente ayudan y dejan los espacios para ello. Aquí son todo patadas y problemas y llegamos a unas 20 personas al día, cuando podrían ser muchas más”.

El buen clima que caracteriza a las Pitiusas permite además que la práctica del paddle surf se pueda extender a todo año. “Si en invierno caes al agua los días soleados, es un bañito revitalizante, pero ya está, se te pasa enseguida porque estás haciendo deporte. Pero al residente, que incluso tiene un 50% de descuento, es casi imposible moverlo lejos del verano”.

La temporada actual, en cualquier caso, está resultando atípica, tal vez porque la meteorología ha sido cambiante, y el calor de verdad no ha llegado todavía. Junio ha empezado tranquilo y se presenta como una oportunidad perfecta para disfrutar desde una tabla de paddle surf de otra visión de la isla, más genuina, más natural, más auténtica. La de siempre.

Compartir
Artículo anteriorEl talón del Cedé
Artículo siguienteSon de Plata

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.