El exjugador del Portmany se siente feliz en Mallorca.
El exjugador del Portmany se siente feliz en Mallorca.

David Alba Manu Ribas sigue luchando por abrirse hueco en la defensa del Mallorca juvenil de División de Honor. En este inicio de temporada el jugador ibicenco no está jugando mucho, pero no pierde la ilusión por conseguir la titularidad. “Estoy muy contento de formar parte de este gran equipo”, indica con humildad del central, que sabe que jugar con asiduidad en un equipo como el bermellón se paga caro. Y para Manu no hay otra cosa en la cabeza que pagar el precio. “No me planteo otra cosa que seguir aquí -destaca con convicción-. Es una buena oportunidad para seguir creciendo día a día”.

En este sentido asegura que la “competitividad” sólo está en “grandes clubes como el Mallorca” y está “muy contento” de poder formar parte de la plantilla. De esta forma, el jugador, de 18 años, destaca que en los entrenamientos “no se puede ir a sacar un cinco (haciendo un símil con las notas del colegio)”. “Hay que estar preparado para subir del ocho para seguir mejorando”, espeta. En aspectos personales también se encuentra en perfectas condiciones. “Los compañeros lo hacen fácil todo -señala-. Siempre tienen tiempo para ir de compras, ir a tomar algo o, incluso, sentarnos a hablar de cualquier tema”, revela.

La incombustible lucha de Manu en el Mallorca

El exjugador del Portmany se siente feliz en Mallorca.
El exjugador del Portmany se siente feliz en Mallorca.
David Alba Manu Ribas sigue luchando por abrirse hueco en la defensa del Mallorca juvenil de División de Honor. En este inicio de temporada el jugador ibicenco no está jugando mucho, pero no pierde la ilusión por conseguir la titularidad. "Estoy muy contento de formar parte de este gran equipo", indica con humildad del central, que sabe que jugar con asiduidad en un equipo como el bermellón se paga caro. Y para Manu no hay otra cosa en la cabeza que pagar el precio. "No me planteo otra cosa que seguir aquí -destaca con convicción-. Es una buena oportunidad para seguir creciendo día a día".En este sentido asegura que la "competitividad" sólo está en "grandes clubes como el Mallorca" y está "muy contento" de poder formar parte de la plantilla. De esta forma, el jugador, de 18 años, destaca que en los entrenamientos "no se puede ir a sacar un cinco (haciendo un símil con las notas del colegio)". "Hay que estar preparado para subir del ocho para seguir mejorando", espeta. En aspectos personales también se encuentra en perfectas condiciones. "Los compañeros lo hacen fácil todo -señala-. Siempre tienen tiempo para ir de compras, ir a tomar algo o, incluso, sentarnos a hablar de cualquier tema", revela.

No hay comentarios

Dejar respuesta