“Me considero agresivo y potente”

0
999

José Omar de la Cruz Mangas (Ibiza, 2001) reforzará la plantilla de la Peña Deportiva la próxima temporada. El club ha cerrado el fichaje de un intenso centrocampista que destaca por su capacidad defensiva. Omar conoce bien la Segunda Federación después de haber disputado 37 partidos durante las dos últimas temporadas con el Club Deportivo Ibiza. “Me considero un futbolista agresivo y potente, con capacidades defensivas y habilidades para organizar y darle continuidad al juego del equipo. [La última campaña] Estuve dos o tres meses fuera del campo por la rotura de isquiotibiales que sufrí. Ahora me encuentro muy bien físicamente”, explica el mediocentro.

Omar está “muy feliz por venir a Santa Eulària” porque considera que ficha “por un club que está trabajando muy bien”. “Soy un jugador con hambre, con muchas ganas de seguir aprendiendo. Esas ganas de comerme el mundo es lo que intento trasladar al campo y es lo que haré en la Peña. Este club tiene un proyecto que se ha traducido en buenos resultados”, dice.

Gracias a su doble nacionalidad hispanodominicana, Omar ha podido disputar tres partidos con la selección sub’23 de la república antillana. En 2021 se enfrentó a México, Costa Rica y Estados Unidos en el clasificatorio para los Juegos Olímpicos de Tokio. Además, fue convocado por la absoluta de la República Dominicana en un amistoso contra Serbia, sin llegar a debutar.

Las primeras patadas a un balón las pegó Omar de la Cruz en la cantera de la Penya Blanc-i-Blava. Su formación se completó en una de las escuelas futbolísticas más prestigiosas de Catalunya: la del Club de Futbol Damm. “El tiempo que pasé en Barcelona influyó mucho en mi manera de jugar. Venía de las ligas de Ibiza y aquella experiencia me ayudó a entender mejor el fútbol”. El centrocampista cambió el juvenil A de la Damm por el del Real Mallorca, también en División de Honor. De bermellón vistió solamente una temporada antes de poner rumbo a Calahorra (donde debutó en Segunda B y Primera Federación), pero guarda buen recuerdo de Son Bibiloni: “En Mallorca aprendí lo que era estar en un gran club: la competitvidad que había entre los propios compañeros me sirvió para evolucionar y mejorar como centrocampista. Fue también una época gratificante”.

Bajo la batuta de Áxel Vizuete, este jugador con ficha sub’23 tratará de demostrar en la Peña Deportiva la capacidad de trabajo y el nivel de sacrificio que le alaban los técnicos que lo han tenido a sus órdenes anteriormente.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.