Por Pablo Sierra del Sol

Juanvi Roig celebró a la pata coja el alirón del Club Deportivo Ibiza en Regional. Los futbolistas de Iván Córdoba amagaron con mantearle cuando se acabó el partido en el que golearon al Santa Gertrudis. Roig se salvó de surcar el aire de Can Misses por los pelos. “¿Pero es que no veis cómo estoy?”, les dijo entre risas mientras los jugadores saltaban a su alrededor agitando botellas de agua como si fueran de cava. Hace poco que el presidente de la entidad vilera ha podido quitarse el yeso y salir de casa sin muletas. Durante su recuperación, el CD Ibiza pasó la primera ronda del playoff de ascenso y sacaba un empate a dos goles en el campo del Andratx en la ida de la última eliminatoria para subir a Tercera. El decisivo duelo del domingo lo vivirá Juanvi Roig en plenitud de facultades. Y aunque no quiere vender la piel del oso antes de cazarlo porque sabe que el fútbol “no son matemáticas puras”, tiene la corazonada de que el CD Ibiza va a subir. “Pero si quieren mantearme van a tenerme que coger entre ocho o nueve jugadores, que yo peso unos kilitos”, bromea un presidente que se sigue sintiendo un aficionado más del club que intenta recuperar el sentimiento de Sa Deportiva.

En 2012, Roig fue uno de los socios fundadores de un club que se articuló desde el primer momento en torno a gente de Vila que había tenido relación -profesional, sentimental o ambas- con la extinta Sociedad Deportiva Ibiza. “Llegar hasta el título de Regional y plantarse en la ronda definitiva para subir a Tercera ha sido muy duro. Son méritos que reflejan el trabajo de años. La clave es que esta temporada hemos conseguido implicar a un buen número de empresarios locales que le tienen cariño al club y quieren verlo jugar en Tercera”, dice Roig. Su junta salió a competir con un presupuesto de 30 mil euros, que aumentará a 45 mil por las inversiones extra que se han hecho en los últimos meses para reforzar aún más una plantilla llena de futbolistas que acumulan muchos minutos en el grupo XI de Tercera División. El presidente asegura que todos los gastos quedarán cubiertos: “En el CD Ibiza no hay engaños: si tenemos diez, nos gastamos nueve”.

El domingo espera que Can Misses pase de los 500 espectadores. “Los necesitamos para que el Andratx note todavía más la presión de jugar en un campo tan grande”, dice Roig. Serán 90 minutos (120, si hay prórroga; nunca penalties, ya que el CD Ibiza subiría como privilegio de ser el campeón pitiuso si se llegara con empate a dos al final del tiempo extra) llenos de tensión.

-Iván sabe perfectamente cómo tiene que jugar el equipo. No es un técnico al que le guste especular y seguro que salimos a por el partido con cabeza. Que el Andratx empatara la ida en el 94 y medio -según mi reloj- no nos ha afectado. El resultado que logramos en Mallorca es buenísimo.

Si el domingo acaba el CD Ibiza bañándose en el mar para celebrar el ascenso, Roig dice que la resaca será dulce. La directiva se ampliará si suben a Tercera porque hará falta más gente que ayude en el trabajo del día a día, que se multiplicará. “Seguramente entre algún empresario. Yo ya he dicho claramente que no tengo ningún afán de protagonismo. Si algún empresario que apoye económicamente al club quiere encabezar la gestión, yo le cedo el puesto encantado. Ante todo, soy un socio y un hincha del CD Ibiza”. El club espera contar con más de 100 mil euros de presupuesto si ascendiera, una cantidad más que suficiente para hacer una campaña más que digna en la nueva categoría. Además del apoyo que le ofrecen caras clásicas como Toni Moreras o Joan Riera, el dueño del restaurante Ca’n Alfredo, negocios como el Hostal Talamanca están apostando fuerte por “una entidad formada por gente de aquí, que nunca se va a ir del fútbol ibicenco”.

Lo que parece un dardo al proyecto de la Unión Deportiva Ibiza, acaba siendo, en realidad, un deseo de buena suerte para la entidad que preside Amadeo Salvo. Juanvi Roig detesta el ambiente marrullero que a veces enturbia las relaciones entre directivas. Por eso, quiere que la UD Ibiza elimine al Getafe B y acabe subiendo el día de San Juan, cuando se jugará el último partido de la promoción hacia el fútbol de bronce. “Sería bueno para la isla tener un equipo en Segunda B. Lo digo de corazón. Somos clubes con proyectos diferentes, pero vecinos al fin y al cabo. A nosotros nos interesa que ellos no estén en Tercera y lo mismo pasa al revés”.

El tiempo dirá si los dos Ibiza volverán a cruzarse en partido oficial.

El catálogo de buenas intenciones de Juanvi

Por Pablo Sierra del Sol Juanvi Roig celebró a la pata coja el alirón del Club Deportivo Ibiza en Regional. Los futbolistas de Iván Córdoba amagaron con mantearle cuando se acabó el partido en el que golearon al Santa Gertrudis. Roig se salvó de surcar el aire de Can Misses por los pelos. "¿Pero es que no veis cómo estoy?", les dijo entre risas mientras los jugadores saltaban a su alrededor agitando botellas de agua como si fueran de cava. Hace poco que el presidente de la entidad vilera ha podido quitarse el yeso y salir de casa sin muletas. Durante su recuperación, el CD Ibiza pasó la primera ronda del playoff de ascenso y sacaba un empate a dos goles en el campo del Andratx en la ida de la última eliminatoria para subir a Tercera. El decisivo duelo del domingo lo vivirá Juanvi Roig en plenitud de facultades. Y aunque no quiere vender la piel del oso antes de cazarlo porque sabe que el fútbol "no son matemáticas puras", tiene la corazonada de que el CD Ibiza va a subir. "Pero si quieren mantearme van a tenerme que coger entre ocho o nueve jugadores, que yo peso unos kilitos", bromea un presidente que se sigue sintiendo un aficionado más del club que intenta recuperar el sentimiento de Sa Deportiva. En 2012, Roig fue uno de los socios fundadores de un club que se articuló desde el primer momento en torno a gente de Vila que había tenido relación -profesional, sentimental o ambas- con la extinta Sociedad Deportiva Ibiza. "Llegar hasta el título de Regional y plantarse en la ronda definitiva para subir a Tercera ha sido muy duro. Son méritos que reflejan el trabajo de años. La clave es que esta temporada hemos conseguido implicar a un buen número de empresarios locales que le tienen cariño al club y quieren verlo jugar en Tercera", dice Roig. Su junta salió a competir con un presupuesto de 30 mil euros, que aumentará a 45 mil por las inversiones extra que se han hecho en los últimos meses para reforzar aún más una plantilla llena de futbolistas que acumulan muchos minutos en el grupo XI de Tercera División. El presidente asegura que todos los gastos quedarán cubiertos: "En el CD Ibiza no hay engaños: si tenemos diez, nos gastamos nueve". El domingo espera que Can Misses pase de los 500 espectadores. "Los necesitamos para que el Andratx note todavía más la presión de jugar en un campo tan grande", dice Roig. Serán 90 minutos (120, si hay prórroga; nunca penalties, ya que el CD Ibiza subiría como privilegio de ser el campeón pitiuso si se llegara con empate a dos al final del tiempo extra) llenos de tensión.
-Iván sabe perfectamente cómo tiene que jugar el equipo. No es un técnico al que le guste especular y seguro que salimos a por el partido con cabeza. Que el Andratx empatara la ida en el 94 y medio -según mi reloj- no nos ha afectado. El resultado que logramos en Mallorca es buenísimo. Si el domingo acaba el CD Ibiza bañándose en el mar para celebrar el ascenso, Roig dice que la resaca será dulce. La directiva se ampliará si suben a Tercera porque hará falta más gente que ayude en el trabajo del día a día, que se multiplicará. "Seguramente entre algún empresario. Yo ya he dicho claramente que no tengo ningún afán de protagonismo. Si algún empresario que apoye económicamente al club quiere encabezar la gestión, yo le cedo el puesto encantado. Ante todo, soy un socio y un hincha del CD Ibiza". El club espera contar con más de 100 mil euros de presupuesto si ascendiera, una cantidad más que suficiente para hacer una campaña más que digna en la nueva categoría. Además del apoyo que le ofrecen caras clásicas como Toni Moreras o Joan Riera, el dueño del restaurante Ca'n Alfredo, negocios como el Hostal Talamanca están apostando fuerte por "una entidad formada por gente de aquí, que nunca se va a ir del fútbol ibicenco". Lo que parece un dardo al proyecto de la Unión Deportiva Ibiza, acaba siendo, en realidad, un deseo de buena suerte para la entidad que preside Amadeo Salvo. Juanvi Roig detesta el ambiente marrullero que a veces enturbia las relaciones entre directivas. Por eso, quiere que la UD Ibiza elimine al Getafe B y acabe subiendo el día de San Juan, cuando se jugará el último partido de la promoción hacia el fútbol de bronce. "Sería bueno para la isla tener un equipo en Segunda B. Lo digo de corazón. Somos clubes con proyectos diferentes, pero vecinos al fin y al cabo. A nosotros nos interesa que ellos no estén en Tercera y lo mismo pasa al revés". El tiempo dirá si los dos Ibiza volverán a cruzarse en partido oficial.

1 Comentario

Dejar respuesta